Archivo | enero 30th, 2015

Un monstruo verde, un cuento de Gabriel Gallar -->

Un monstruo verde, un cuento de Gabriel Gallar

Cuando la madre se lo dijo, sintió  un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo. Quedó muda y pasmada,  sólo pudo responderle con gesto de fastidio.

Era una tarde de noviembre, calurosa, seca. Desde la tierra brotaba, como un rebote del sol, más calor.

Miró hacia la punta del surco. “Ya falta menos” –se consoló.

Siguió inclinándose rítmicamente. Trabajaba rápido, eficiente. Se detenía sólo cada dos surcos para beber agua de un balde de lata que la esperaba bajo la sombra de un añoso carolino.

Le dolía la cintura y las manos pegajosas por el desbrote del ajo. Gotas de sudor le cosquilleaban entre los ojos e intentaba sacarlas con un sacudón de cabeza. Se restregaba la cara con la punta de la manga de su camisa terrosa.

Se apuraba cada vez más, intentando no pensar en la noticia que le dio su madre. Pretendía aturdirse.

Desbrotó tres surcos sin parar. El calor siestero se tornaba insoportable, pero ella lo toleraba. Cuando llegó a la punta se sentó a la sombra. Con un jarro se desparramó agua por el torso sudado.

Tenía doce años y las manos agrietadas por la tierra, por el cabo del azadón, por la totora escarchada de agosto, por el sarmiento áspero de la viña.

Cerró los ojos y vio todo rojo. El sol se quedaba bajo los párpados. No sabía insultar, pero le hubiese gustado. Suspiró sin convicción. Se incorporó odiando esa chacra, esa tierra ajena y emprendió con bronca otro surco más.

Ya no le interesaba apurarse. Se detenía ante cada planta. La contemplaba, estudiaba el brote y casi lo acariciaba antes de arrancarlo. Eludía los cascotes del surco y se secaba el sudor con un trapo que llevaba en el bolsillo.

Furtivas lágrimas comenzaron a mezclarse con las gotas de transpiración. No quería ni debía llorar porque ya era grande. Miró hacia el cielo. Era muy azul, demasiado azul para ella. Escuchó un grito que le llegó desde la otra punta del surco. Su padre le hacía señas de que había que apurarse.

“Cierto”- se dijo- “A dos pesos por surco nunca vamos a arribar.”

Hasta el atardecer trabajó sin pensar. Miró hacia el oeste y calculó que ya era hora de volver a casa. Corrió sin demorarse a contar cuántos surcos había desbrotado. Se lavó la cara y los brazos con agua fresca.

Sentada en la galería comenzó, pacientemente a sacarse la tierra de entre las uñas con la punta de un palito. Cavilaba. La madre la sacó del ensimismamiento: -“Ayudame a tender la ropa antes de que oscurezca.”

Más tarde entró al cuarto en penumbras. Su hermana dormitaba una fiebre de dos días.

-“¿Te enteraste?” –le preguntó susurrando. La hermana la miró con ojos desviados y asintió con  un movimiento de la cabeza.

-“¿Vos vas a ir?”-volvió a susurrar.

-“No.”  “La mami dijo que me quede en la cama.”

- “Lo que me faltaba.”- protestó. –“Tener que ir sola.”

Durante la cena casi no probó bocado. Mantuvo los ojos fijos en el plato con sopa. Comieron en silencio, como siempre. Pretendía que la cena se extendiera indefinidamente. Quería detener el tiempo en la fijeza de su mirada.

Al fin, alguien dijo algo y tomó conciencia de la realidad. Bebió la sopa fría, aunque eso ya no importaba.

Se tiró en la cama. La habitación olía a ajos, ella también. De reojo confirmó que su hermana dormía. Se acarició el rostro aún ardiente y quieta, muy quieta, como queriendo no estar o no ser, entrecerró los ojos. Pensamientos que no deseaba, imágenes en súbito desorden y cierta angustia en el pecho la hicieron removerse entre las sábanas.

Desde la cocina llegaba una musiquita de radio que la fastidiaba. Atisbó por la ventana abierta de par en par. Este noviembre no da respiro. El calor persiste y hace más tardía a la noche. –“Estúpidos grillos que no saben otra cosa.” –se desquitó en silencio.

No sabía qué hacer. Si intentar dormir o permanecer en vigilia. Su hermana decía palabras incomprensibles, susurrantes. Tiritaba. Le acarició la frente que hervía como la siesta al secano. Empapó un trozo de tela y lo acomodó bajo la nuca.

El trajín de la jornada la iba venciendo. En el instante en que, agotados por la fatiga, los ojos se cerraban, se incorporaba repentinamente sobre la cama. Agitada, sobresaltada, sollozante.

Así pasó gran parte de la noche. Pero el cuerpo, cansado de sol y de surcos terminó por rendirse.

Entonces la bruma del miedo comenzó a aclararse en las imágenes del sueño. Se veía limpia, recién peinada con el cabello tirante sujeto con una tirita roja. El guardapolvo almidonado, impecable; los zapatos brillantes de betún negro; el rostro resplandeciente.

Estaba parada en el cruce del callejón con la calle asfaltada por donde aparecería el colectivo verde. Casi no tenía miedo, sólo ansiedad. Estaba absolutamente sola. No alcanzaba a divisar su casa. Al clarear, estaba esperando un micro por primera vez en su vida.

“¿Cómo será…?”- se preguntaba. “Pagar el boleto, buscar un asiento y que el micro arranque no sé para dónde y que no me entren mareos…”

Lo que más temía era no saber bajarse y seguir viajando arriba del micro y luego perderse.

Miraba hacia el este y no aparecía. “¡Por qué nos tuvimos que mudar para acá!” – protestaba. “Si antes cruzábamos la finca a pie y llegábamos a la escuela.”

Y soñó que a lo lejos vio venir al colectivo. Al principio le pareció un monstruo verde, gigante. Y que tuvo coraje de levantar el brazo para ordenarle al monstruo que se detuviera y que realmente se detuvo.

Y soñaba que tenía la certeza de que se bajaría en el sitio exacto con alegría y que le iba a contar a sus compañeros esta fantástica aventura… Cuando sintió un remezón en el brazo y entreabrió los ojos turbios de sueño.

Su madre, en camisón, le susurraba algo. No entendía lo que pasaba… Iba en el micro, contenta y de repente…

“¡Vamos – insistió la madre-, levantate rápido.” “Te vas a ir en bicicleta porque no tenemos para el micro.”

Suspiró profundamente. Con los ojos inmensamente abiertos se reconoció en su pieza. Se incorporó de un brinco y abrazó a su madre que no entendía nada.

Casi de un sorbo bebió el te y, como si este fuera el día más feliz de su vida, pedaleó canturreando hacia la escuela.

Escrito en Escribe el VecinoComentarios (0)

Ritual del vino 2015: Peregrinación en la montaña -->

Ritual del vino 2015: Peregrinación en la montaña

Pedir para que nieve, agradecer los deshielos, rogarle a la Pachamama que siga dando sus brazos para que los viñedos sobrevivan. Nuevamente el vino, los amigos, los glaciares y las expresiones artísticas se unen en este peregrinar al Aconcagua para agradecer. Un grupo de montañistas, artistas, pobladores, arrieros, guías de montaña, hosteleros, músicos, municipales, escaladores, turistas y periodistas deciden reunirse todos los años en la luna de enero para renovar este pedido y al mismo tiempo agradecer.

Compartimos el cronograma del encuentro que se realiza por estos días:

DÍA 1: PENITENTES (viernes, 30 de enero)
Salida al medio día rumbo a Penitentes donde a la noche habrá un encuentro en el Refugio Cruz de Caña, la idea es preparar la expedición a Confluencia al día siguiente.
Dos opciones de servicios:
1- Hospedaje en el Refugio “Cruz de caña” cuyo valor es de $ 270 – por persona e incluye cena y desayuno-
2- Dormir en carpa, cena y desayuno $ 150.
DÍA 2: PUENTE DEL INCA – CONFLUENCIA (sábado, 31 de enero)
Encuentro en Puente del Inca en horas del mediodía donde se realizará una una muestra fotográfica, el pintado de un mural por el afamado Walter Lucero, títeres para los chicos del lugar y la actuación de artistas amigos. También se construirá una apacheta en el lugar para compartir con expedicionarios y visitantes. Almuerzo comunitario y a la canasta entre todos los participantes. A las 17 hs. el grupo que sale a Confluencia parte a Horcones para comenzar la caminata.
Dos opciones de estadía:
1- Pensión completa con los servicios de Lanko x día $ 500.
2- Campamento comunitario x día $ 100.
DÍA 3: CONFLUENCIA (domingo, 1 de febrero)
Salida a la mañana a las vertientes naturales del C° Tolosa para luego al mediodía celebrar la ceremonia central del Ritual en apachetas a la entrada de Playa Ancha – Parque Aconcagua. El regreso tiene dos aspectos a tener en cuenta: Se puede salir del parque Aconcagua el mismo domingo a la tarde o bien, el lunes por la mañana. Y en el caso del transporte de regreso, corre por cuenta de cada participante.
Informes: 155525677

Escrito en CulturaComentarios (0)

Gente que sale -->

Gente que sale

Fiesta de la Vendimia en la Plaza

El sábado 6 de diciembre se llevó a cabo en nuestra plaza, la Fiesta distrital “Vendimia del Tiempo y la Nostalgia”, con la actuación de diversos ballets. Esa noche resultó coronada María Luz Robinson como representante de Chacras de Coria.

Loly Marziani porta la urna de los votos por el Día de Chacras y abraza a su amigo pa’ la foto.

Zoe, Patricia, Julia y Nicolás en la Vendimia del pueblo.

La ex Leona (2001- 2004) Marina Di Giácomo con Giuliana y Agustín Fernández.

Las voces del evento: Edgardo Montivero y Liliana fueron los encargados de llevar adelante el espectáculo.

Cristóbal Cruz y Ana Marta Gabrielli, de la Delegación Municipal.

Carlos Lared, Jorge Fanhoe, Fredy Sosa, Guillermo Eyeratchar, Aldo de Dominicis y Marcelo Frugoni.

La feria de la Casita y el Jardín Parroquial

La comunidad del Jardín Parroquial, la Casita de Apoyo Escolar y los chicos de Crecer Felices organizaron una Feria de Alimentación Saludable en la plaza, cuya premisa fue ofrecer lo aprendido sobre alimentos saludables. La meta fue recaudar fondos para ayudar al Jardín en su mantenimiento. También se mostró lo aprendido durante el año en los diversos talleres de arte, reciclado y demás, recibidos por los chicos de estas instituciones.

Natalia, Patricia, Melisa, María José, Roque y Lalo en el puesto de la Salita de dos, de la Señorita Marisel. Ofrecían sanguches, gelatina, licuados y dulces caseros.

Daiana, Fernanda, Maia, Olga, Karina, Sol y Camila. El puesto de la Salita amarilla se especializó en tartas de frutas.

Las pequeñas artistas del taller de pintura le adornan la cara a Federico, otro integrante de Crecer Felices.

Los chicos de Crecer Felices. Andrés Bauco, Macarena Mosso, Josefina Vicchi, Juan Francisco Vera y Juan Cruz Pérez.

De tías y sobrinas. Rita Guarrochena y Malena Sabez.

Muy bien acompañada Sandra Silvestri, del Colegio San Nicolás.

El joven López, uno de los iniciadores de Crecer Felices, Rubén Silva y Amparo Gómez.

Juan y Renata Dillon, padre e hija, por las callles del pueblo.

Escrito en Destacados, Gente que SaleComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Considera que la velocidad vehicular en Chacras es excesiva?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Parcialmente Nuboso
Parcialmente Nuboso
23°C
sensación térmica: 22°C
humedad: 46%
 
Correveidile en Facebook

 

enero 2015
L M X J V S D
« dic   feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Chacrificados

Edición Papel