Archivo | Vecinales

Robos en Chacras, cerca de la residencia del gobernador -->

Robos en Chacras, cerca de la residencia del gobernador

Los vecinos de Chacras de Coria están preocupados por una serie de robos que se vienen dando en las últimas semanas. Lo curioso es que ocurren siempre en el mismo lugar, una cuadra específica que pareciera una “zona liberada”.

Por Christian Sanz, director de MTN

Allí ocurre de todo, principalmente el robos de ruedas y la rotura de vidrios de vehículos para tomar lo que hay dentro de estos.

No son pocas las quejas que han llegado a la redacción de MTN por parte de vecinos preocupados al respecto. La última fue una mujer a la que le rompieron los vidrios de su camioneta y le sustrajeron su notebook.

Ocurrió en la extensa cuadra de la calle Enólogo Raúl de la Mota, entre Italia y Delhez, justo a la vuelta del ostentoso colegio San Nicolás.

Es el mismo lugar que todos y cada uno de los damnificados señalan a la hora de denunciar los hechos de inseguridad que los ha complicado.

Con dos particularidades: primero, a pocas cuadras de allí hay una comisaría; segundo, la casa del gobernador Rodolfo Suarez se deja ver a 200 metros del lugar de marras, con custodios y todo.

Así y todo, los robos no cesan. “Ya le han robado a mucha gente, hay zona liberada. Los vecinos ya no hacen denuncias”, dijo uno de los damnificados a este diario, quien puso el foco en un tema fundamental: en el lugar, no hay cámaras de seguridad.

MTN intentó hablar con la comisario de Chacras de Coria, Alejandra Alaniz, pero se excusó de dar explicaciones y derivó la consulta con su segundo, el subcomisario Federico Henríquez.

Cuando se trató de tener una comunicación con este último, tampoco quiso hacer mención alguna al respecto e invitó a este medio a tomar contacto con el Ministerio de Seguridad de Mendoza.

¿Qué decir al respecto? ¿Cómo se explica que aquellos que deben dar cuenta de lo que ocurre en torno a la inseguridad de sus propios terruños no digan nada de nada?

Entretanto, ¿quién dará respuesta a las inquietudes de los vecinos de Chacras, que ven con preocupación lo que ocurre en la periferia de sus propias viviendas?

Las preguntas se acumulan, pero nadie parece dispuesto a responderlas.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

La velocidad en Chacras: Un exceso que preocupa -->

La velocidad en Chacras: Un exceso que preocupa

Imprudencia ante todo. Las calles de Chacras de Coria hace rato se convirtieron en autopistas para colectivos, vehículos, motos y sobre todo para conductores que a la hora de manejar no respetan las señales o más bien las transgreden. El teléfono al volante es figurita repetida en el distrito. Con operativos selectivos, las autoridades aseguran controlar lo que parece haberse ido de las manos. ¿Zona 30? La iniciativa de bajar un cambio, que hace años tuvo la Unión Vecinal Chacras de Coria como propuesta al plan de ordenamiento territorial, por lo cual surgió una ordenanza, parece haber quedado en el olvido. Muchos ciclistas son también responsables del caótico andar chacrense. El concepto de “pueblo sin prisa” es el que motiva a rescatar valores y restablecer una vida más pausada, con autos que circulen a la velocidad debida para que peatones y niños se sientan seguros. Responsabilidad al andar, por favor. Para no lamentar accidentes ni tragedias, para recuperar la armonía y la seguridad en las calles, en especial en Darragueira, Besares, Loria, Italia, Viamonte, Liniers, Álzaga, Pueyrredón y Almirante Brown.

Por Sofía Pavez – Especial para Correveidile

Una de las circunstancias más preocupantes que se desprende de los datos de siniestralidad está vinculada a los motociclistas que realizan envíos a domicilio y que en muchos casos, poco respetan las reglas de tránsito, exceden los límites y pasan a los autos por la derecha, entre otras infracciones. Cansados y preocupados por la falta de conciencia al volante, vecinos piden medidas efectivas y disciplinarias para evitar accidentes, sobre todo en las zonas con mayor flujo vehicular. Durante el tiempo de encierro y ante la disminución de autos en la vía pública, los automovilistas han aumentado aún más la velocidad. Tanto es así que el peligro creció y disminuyó la presencia policial.

Según manifestaron a Correveidile, solicitan la implementación de mesetas peatonales acompañadas de señaléticas. Dichos reductores están conformados por una elevación prolongada del pavimento y su colocación resulta más económica que la de las tachas, que además se salen al poco tiempo de su colocación. En este sentido, el chacrense Ricardo Romagnoli sostuvo: “Se aprovechan de la capacidad de sus vehículos y pueden causar accidentes, circulan con gran rapidez y eso reduce la posible reacción que tiene un conductor ante un imprevisto”. Calles como Loria, que es la entrada al pueblo, Besares, Pueyrredón, Italia o Viamonte son las principales afectadas, entre otras. “La gente quiere y necesita salir y para eso hay que valorar el espacio donde vivimos. Pedimos medidas esenciales, cartelería, multas y acciones legales porque queremos tranquilidad”, agregó. Por su parte, su coterráneo Humberto Ferrari expresó: “Los autos y motos pasan sin respetar al peatón, es un descontrol y esto se debe a que hay escasos controles. Los reductores de velocidad como las tachas son un dolor de cabeza ya que destrozan los autos y se salen con facilidad”.

La vecina Johana Barrios también opinó al respecto: “Hay mucha omnipotencia en las personas, que no quieren escuchar hablar de límites y de precauciones, lo sienten como un recorte a la libertad. Ellos sobrestiman sus capacidades y posibilidades. No usan el cinturón de seguridad, ni controlan la velocidad, utilizan el celular o han bebido alcohol al conducir.” Ante este panorama creciente, nos comunicamos con el subsecretario de Seguridad Ciudadana Héctor Garzón y con el supervisor general de la Policía Vial del departamento, Antonio Cáceres, quienes expresaron: “Somos conscientes de que Chacras es una ciudad muy transitada y que las personas no respetan el límite de velocidad y mucho menos la señalética. Nos comprometemos a realizar acciones en las intersecciones donde hay mayor riesgo. Pero necesitamos tiempo y generar conciencia en los conductores”. Además Garzón mencionó que siempre costó ordenar el distrito, que tuvo un gran crecimiento demográfico, gastronómico y comercial sin considerar lo que eso provocaría en la circulación de las calles: “Sin embargo, queremos conversar y proyectar con vecinos de la zona para encontrar juntos una posible solución que sea factible y eficaz al tema”. Cáceres agregó: “Tenemos puntos rojos que son las zonas accidentológicas de todo Luján. Ante el pedido de los vecinos realizamos reductores de velocidad como tachas, mesetas, badenes y lomos de burro. Mientras dure la pandemia estamos limitados de personal, aunque nos comprometemos en estos días a avanzar en calle Pueyrredón y Viamonte”.

Asimismo sostuvo que con la incorporación de vehículos adquiridos por el Municipio recientemente, hay varios destinados a controlar y garantizar la seguridad en las calles. Situación en contexto En el año 2009 -durante la gestión de Omar Parisi- por iniciativa de la Unión Vecinal Chacras de Coria, se promulgó la ordenanza N°9003 en relación al distrito “Chacras 30” -Pueblo sin prisa-, creada por el Concejo Deliberante, que menciona la necesidad de prevenir accidentes viales en las arterias principales, conflictivas y más transitadas del pueblo. Hace hincapié en regular y establecer áreas urbanas denominadas “Zona 30”. Por otro lado, la ordenanza N°13.649-2020 -en relación a la intersección de calles Álzaga y Pueyrredón- considera y garantiza controles en la vía pública junto a la instalación de reductores que aseguren tranquilidad tanto al peatón como al conductor.

El presidente del Concejo Deliberante Andrés Sconfienza y vecino de la zona se refirió a “Chacras Zona 30”: “Las ordenanzas no se cumplen y por eso necesitamos generar una campaña de concientización, con mucha focalización visual para que la gente respete los 30 kilómetros por hora para un pueblo sin prisa. Los cambios son posibles y requieren de compromiso”. Es una realidad que Chacras se convirtió en una de las ciudades con mayor disminución de presencia policial y de medios físicos reductores de velocidad. Los conductores no respetan los límites y han transformado al distrito en una zona peligrosa. Se necesitan medidas preventivas por parte de la Municipalidad y comprensión en las personas para devolverle a la ciudad la calidad de vida y la paz alterada con cambios que ahora exigen una revisión.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

El recuerdo de Onelia Cobos: La partida de la querida Yuyi -->

El recuerdo de Onelia Cobos: La partida de la querida Yuyi

“Había  en mi niñez una pared para cada madreselva, un definido lugar para el perfume en la calle de piedras…” – Yuyi Truglio.

Quien pudo sentir y decir de este modo, recordando  su niñez, nos recuerda que su espíritu fue primariamente poético y romántico. No podía ser de otro modo: formó parte del grupo de maestras emblemáticas de la Escuela Teresa O’Connor por mucho tiempo y su regreso diario a Luján de Cuyo, donde vivía, hacía sentir celosamente, algo así como un abandono al lugar, hasta el día siguiente, cuando su alegría, su ternura, sus ocurrencias, su diversión permanente, entraban de nuevo al patio grande de la magnolia blanca.

Su palabra oral y escrita abrían el deleite del otro y los niños de primer grado percibían una calidez de mamá gata con cachorros nuevos en su aula repleta siempre de risas y diversión. Ser diferente y no proclamarlo. Ser diferente y dejar siempre una estela de algo inasible, un brillo de estrellas, una tibieza de paraíso, es lo que siempre quedaba a su pasar.

La partida de Yuyi nos revela y devela una vez más a Chacras de Coria, lugar mágico donde reina el asombro, esa metafísica presencia que explica, de algún modo, que almas como la suya fuera elegida para pasar y dejar una estela de servicio existencial. Han pasado muchos años y es increíble la vigencia de su persona al evocar su partida. La sombra de su sonrisa pícara, está hoy aquí de nuevo para rememorar que vivir en Chacras es tocar la maravilla de haber conocido seres especiales como ella.

Escrito en VecinalesComentarios (0)

¿Un oasis de calma? No destruyamos lo que queda de Chacras de Coria -->

¿Un oasis de calma? No destruyamos lo que queda de Chacras de Coria

Hay una cuestión que tiene que ver con no entender a qué se deben los problemas de tránsito en el distrito. No son por falta de espacio sino por un modo inconveniente de resolver los viajes. Hay que procurar que la gente llegue al centro sin el auto.

Por Verónica Escudero*

Las estrategias tienen que estar orientadas a generar espacios donde uno pueda dejar el vehículo y seguir a pie con veredas de calidad, que es lo que pidieron los habitantes del distrito en las distintas reuniones realizadas con motivo del plan municipal de ordenamiento territorial. Las personas pidieron veredas y ciclovías como modos alternativos al auto para resolver las necesidades en este microcentro tan pequeño que tenemos, pero que justamente es parte de su encanto.

Si ponemos al auto en el medio de la escena vamos a destruir a este pueblo con características periurbanas. Ha perdido su encanto en distintas intervenciones y esto ya sería matar lo poco que queda. La falta de continuidad de una calle no debe verse como un obstáculo sino como una oportunidad para generar un oasis de calma que le permita a la gente caminar con tranquilidad, conversar o interactuar en las veredas. En la medida en que ponemos a los vehículos particulares y al tránsito como protagonistas todo lo demás se muere por inseguridad, riesgo de accidentes y porque la gente abandona estos lugares.

La velocidad empieza a protagonizar la escena en vez de su detención, que es lo que necesitamos para encontrarnos, mirar una vidriera o detenernos a comprar una cosa. La circulación empieza a ser la actividad predominante del lugar. Esto le cambia su carácter e impacta sobre su lógica y los elementos que lo caracterizaron y que son el principal atractivo de los visitantes y quienes lo eligieron para vivir.

En tránsito hay que diferenciar lo que es el “de paso” del “local”. El tránsito local, que es el que tiene por destino el microcentro de Chacras, debe ser circulado a baja velocidad y si es posible, dejar el auto antes de entrar a este espacio. No deberíamos impedir que la gente ingrese a Chacras porque los locales comerciales necesitan de estos consumidores y el espacio urbano del microcentro cobra dinamismo con estas personas, pero no en auto. Poner todo al servicio del auto es olvidarse de la dimensión humana que tienen los espacios urbanos. Entonces los problemas de congestión están más ligados a no haber resuelto estos viajes por un modo alternativo.

La ciudad capital es una clara muestra de las consecuencias que tiene el exceso de tránsito vehicular sobre el uso residencial y sobre el uso comercial. No destruyamos Chacras de Coria. Necesitamos un oasis de calma para vivir, compartir, conocer y comprar con tranquilidad y acompañados de nuestros niños. El trazado intrincado de Chacras de Coria nos protege, y preserva la intimidad de algunos vecindarios.

El acierto de haber conectado la calle Paso con el Corredor Cuatro, de haber mejorado y espero que se continúen las obras sobre Almirante Brown, son los ejes que deben canalizar el tránsito de paso en caso de que fuera necesario, porque el flujo entre el Acceso Sur y la Panamericana es inevitable.

La calle Mitre es el corazón de Chacras de Coria. Deberían mejorar los espacios abandonados, invertir para mejorar la fluidez peatonal, incluso entre la calle detrás de la estación de servicio (Pannocchia) y Viamonte, para dejar el auto en esa calle de borde y acercarse caminando hacia Mitre o Viamonte.

Es una estrategia muy buena la que hizo Jebbs, abriendo su local comercial hacia los dos frentes que tiene, porque permite el tránsito peatonal dejando el auto afuera. Así deberían trabajarse los predios donde termina la calle Mitre, que deberían posibilitar la circulación de peatones entre Pannocchia y Viamonte.

Se podrían dejar los autos ahí para llegar a pie, pero no han hecho una sola vereda ni quitado las de piedra bola. Lo único que han hecho es poner todo el sistema de Chacras a favor del auto y a al servicio del tránsito y este no es un espacio para circular sino para ser vivido.

Debemos recuperar la dimensión humana que tienen los espacios urbanos para que no sean inseguros: la gente abandona los lugares que protagoniza el auto. Lo que han generado en calle Loria, de haber mandado el tránsito con una rotonda que no funciona y con tachas, produce la venta de propiedades para muchos. ¿A quién se le ocurrió hacer eso? No sé si habrá sido planteado en función del colegio San Nicolás, pero la ciudad no puede organizarse en base a un problema de tránsito que genera un colegio.

Los problemas de tránsito deberían haber sido abordados en un estudio de impacto ambiental, esos colegios necesitan un estudio serio que deben resolver en el interior de ese predio o con propuestas por parte del emprendimiento. El lugar a su vez fue habilitado por el municipio, y esas consideraciones las debe tener el municipio.

*Vecina de Chacras de Coria. Arquitecta. Especialista en Planeamiento Regional.


Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

Vecina del siglo: Chicha Franco cumplió 100 años -->

Vecina del siglo: Chicha Franco cumplió 100 años

El pasado 4 de agosto, el teléfono de esta querida habitante chacrense no paró de sonar. Con un desayuno amoroso, un núcleo cercano de familiares celebraron su vida. Tal vez cuando cumpla 101 pueda realizarse la fiesta que muchos soñaron para ella, en las calles alrededor de la Plaza.

Por Onelia Cobos

Desde Junín, provincia de Buenos Aires, a Chacras de Coria. Muy jóvenes eran Francisco Aníbal y Chicha Franco. Ella modista. Él joyero y relojero. Muy pronto ambos eran dos bellísimas personas, queridas en el lugar.

Juntos habitaron el tiempo desde lugares distintos. Él desde la artesanal y mágica capacidad de  corregir el devenir diario, en juguetes con manecillas que se columpiaban sobre números estáticos: los relojes.

Y ella, desde la calma y la sin prisa de su trabajo creador de prendas de vestir, en una época “sin apuros ni corridas”, como fue el pasado en el pueblo. Instalada en una vibración terrena armónica y envolvente, su cercanía siempre ha producido el relajamiento de los sabios.

Poseedora de una salud impecable, una memoria intacta, toda su condición humana parece estar fuera del desgaste natural. Conoce el arte del ocio. Su relación con amigos y vecinos has sido siempre una transición al espacio creador y al disfrute de la comunicación.

Un elegante reloj de pie en el living de su casa mantiene el carácter fantástico del lugar y hace de la casa de troncos donde vive, un escenario de cuentos y aventuras.

La corta calle Delhez, sin salida a otra arteria, preserva el ensueño chacrense felizmente resguardado en la entrada de su hogar.

El año pasado, vecinos y familia, imaginaron un festejo comunitario en las calles de Chacras de Coria para este año, en el que cumplió 100 el pasado 4 de agosto. Estamos en el medio de una pandemia descomunal y universal que hace imposible todo encuentro.

Pero anhelamos que cuando pase este apocalipsis, el tiempo saldrá de su escondite, renovado, y buscará calles alrededor de la Plaza. Habrá globos de colores, flores y descorcharemos vino tinto para brindar con Chicha, por el privilegio de haberla tenido 100 años y muchos más seguramente, como ser tan singular y único, que ha podido hacer de las cosas simples de la vida, diamantes para el asombro.

Escrito en VecinalesComentarios (0)

A un año de la cruzada: El día en que la Estación Paso de Los Andes recobró vida -->

A un año de la cruzada: El día en que la Estación Paso de Los Andes recobró vida

El sábado 17 de agosto de 2019, la Asociación Ferrotur Trasandino Mendoza llevó adelante un emotivo acto en Chacras de Coria luego de realizar el primer viaje desde la Estación Canota -en Maipú- hasta la Estación Paso de Los Andes, ubicada en nuestro distrito de Luján de Cuyo, que desde 1993 había quedado olvidada.

Del encuentro, en el que también se recordó la muerte de San Martín, participaron vecinos de la zona, invitados y autoridades como el intendente Omar De Marchi, el secretario de Obras Públicas Rolando Baldasso, el Ballet Municipal de Luján de Cuyo, el Centro Tradicionalista de Chacras de Coria, Héroes de Malvinas y miembros de la asociación civil Chacras para Todos, quienes disfrutaron de la llegada del Ferrotur y de un corte de cintas que emocionó a los espectadores.

Para sostener vivo este nuevo tramo inaugurado, la asociación planea emprender viajes los sábados por la tarde, y compartir con vecinos y turistas paseos de manera gratuita. “Más adelante queremos hacer un recorrido diario con vehículos que hemos desarrollado exclusivamente para este fin, y que la actividad genere más turismo en Chacras de Coria”, comparte Marcelo Spinello, presidente de Ferrotur Trasandino Mendoza.

¿El próximo objetivo? “Llegar a Villa Nueva, Guaymallén y a la Estación Paso de Los Andes con un ferrobús nuevo que ya está funcionando. Aún no podemos abordar este tramo por arreglos que hay que continuar en las vías, como así también corte de árboles. Calculamos que será a fines de 2019, ya que es un emprendimiento de lucha y conquista propia de nuestra asociación, que implica mucho trabajo y dedicación”, expresa Spinello.

La Asociación Ferrotur Trasandino Mendoza es una entidad formada por un grupo de aficionados vinculados con el antiguo ferrocarril, que decidieron armar un equipo con el propósito de recuperar la estructura ferroviaria del ex Ferrocarril Trasandino, Ramal A12 de Mendoza. Desde hace años construyen vehículos y despejan las vías olvidadas con el fin de mantener despierta la memoria y atraer a los visitantes para que se sumen a un viaje diferente, con el sueño de volver la suya una actividad autosustentable.

Recuerdos del ayer

Gerda Hughes tiene 96 años, nació en Chacras de Coria, y al igual que su familia aún vive aquí:

“El tren paraba en la Estación Paso de Los Andes y tanto los pasajeros como los trabajadores se bajaban a desayunar en la Casa de Fiona, para luego continuar hacia Chile. Hablo de la década de 1930, 1940. Cuando el presidente Perón pasó por esta estación arrojó fotos con su imagen para quienes esperaban la llegada de la formación”, apunta.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

Adiós a un queridísimo vecino: Martín Ortiz -->

Adiós a un queridísimo vecino: Martín Ortiz

El 31 de julio falleció este histórico zapatero del pueblo chacrense. Sus familiares lamentan con profunda tristeza su partida y hablan conmovidos de su nobleza humana. Hace algunos años lo visitamos en su casa. Compartimos algunos párrafos para recordarlo. Hasta siempre, Martín.

“Sentado a la mesa con sus herramientas y vigilado por su perro, que responde al llamado de Amor sin destino, Martín Ortiz lustra unas botas negras con tachas y afloja la mirada del cuero para ver quién viene. “Del Correveidile”, aclaramos. Pronto deja el trabajo y sale de su banqueta de madera para sacarle el candado a una reja. Su casa es una de las pocas que quedan de cuando el Ferrocarril General Belgrano pasaba por la estación Paso de los Andes. “Chacras era hermoso en aquella época; uno de los puntos más lindos para vivir, tenía las mejores vistas”, recuerda el hombre nacido en San Luis el 29 de julio de 1937.

Criado en Santa Rosa, una ciudad ubicada al noreste de la provincia limítrofe, Martín llegó a Mendoza atraído por una serie de “changas”, allá por fines de los ’50. Una década más tarde, formaba parte de los trabajadores del Ferrocarril, donde además de ser soldador en la Cordillera -antes de su traslado a Luján-, arreglaba los calzados de los hombres de la cuadrilla. Después de años de trabajo, fue transferido a Chacras, donde le dieron una casa, realizó cursos de albañilería y tuvo cinco hijos: Pedro, José, María, Antonia y Gabriela. Más tarde llegarían los nietos y los bisnietos.

A pesar de tanta descendencia, Martín pasa sus días en la soledad del pueblo, rodeado de su perro y la presencia de María Inés Espinosa Ruiz, su compañera de vida, una chilena que se emociona cuando habla del “viejo”. El zapatero de Chacras fue también parrillero de los históricos lugares de comida El Lomo LocoLa Casona, donde vio pasar a Estela Raval, el Trío San Javier o Los Chalchaleros, entre otros músicos de la época. Desde 1991, recuerda, se dedica al arreglo de calzados. “Tengo clientes muy amables. A veces lo malo de mi oficio es tener los pedidos listos y que no los vengan a buscar”, dice, y señala una pila de zapatos, botas, carteras y bolsos que esperan el retiro de sus dueños.

Él disfruta de su oficio y tiene una mesa abarrotada de herramientas: martillo, pinzas, alicate, tijera, cuchillas y máquina de coser incluidas. “Con tal de trabajar, cualquier cosa”, dice el hombre de pocas palabras, que reúne a clientes de Luján y de Ciudad, de las tiendas, de la Municipalidad, de la policía. A Martín vienen los zapatos con historia, algunos de tanto caminar, otros de antaño, algunos sobrios y serios como sus dueños, otros alegres y coloridos. Calzados de trabajo y para salir, carteras coquetas y bolsos de uso diario. Vendrán a él los pares en desuso y volverán a los pies radiantes, con las huellas del zapatero de Chacras”.

Escrito en VecinalesComentarios (0)

En Chacras de Coria: Memorias del pueblo que fue -->

En Chacras de Coria: Memorias del pueblo que fue

Compartimos la cuarta parte de este relato que escribió Carlos Adduci sobre sus recuerdos en el pueblo de su infancia.


(…) Y pasábamos automáticamente de lo bélico a ser los reyes del volante, las carreras de autitos rellenos con masilla y con chapita adelante para que se deslizaran más; luego los robos sistemáticos y organizados de frutas de estación, mientras sus custodios dormían la bendita siesta, las figuritas de chapa, las bolitas de mil colores, las escondidas en la Panadería Los Andes con el guiño cómplice de Doña Ángela -que nos hacía el aguante-, para que Don Pedro no se enojara. Los partidos de pataditas con dos toques con la de trapo en la vereda de la escuela.
Si teníamos una pelota, ya fuera de media cosida, goma o cuero, no necesitábamos más nada: un recreo, una vereda o el potrero eran el estadio, y siempre estaba el sueño presente de que te descubrieran y te  llamaran de algún club para que les hicieras ganar el campeonato. El potrero de al lado de las vías era cosa seria. Porque ahí los fines de semana era la oportunidad de jugar con los mayores, cosa que nos hacía sentir importantes y valorados.  Como aquel sábado que con sólo 14 años, me quedó una para la bolea y se la puse en el ángulo al Cacho Piccioni. O cuando se jugaba con el Quique, el Titín y sus hermanos: el Negro, Néstor y Jorge, y te decían: “Vos jugá tranqui, pibe. Nosotros te apoyamos”…
Cómo olvidar a los Azpilcueta, al Zorro Piña. Potrero más que especial, porque había que parar la pelota para que pasara el tren despacio tocando su bocina. Imposible dejar de recordar aquella tarde contra el Barrio Collovati en que teníamos que definir por penales y mientras todos esperaban atentos al último de la serie, que me tocaba patear a mí, camino hacia el punto penal, acomodé la pelota y a un chiflido el Andrés se afanó el ansiado cajón de gaseosa y salió corriendo. Qué divertido, eran carcajadas recordando la cara de los contrarios que nos corrían detrás. Los sábados por la tarde y domingos, toda la atención la acaparaba el Grand Splendid, el cine de Chacras.
Creo a rigor de verdad, que no dejé de ver ni una sola, de Palito o Marrone, el Capitán Piluso, Un dólar marcado, Trinity, Dyango y hasta Adiós, cigüeña, adiós, que quedó marcada en mis retinas como una fotografía. Doña Rosa, mi abuela, me llevó a ver una prohibida para menores, El padrino, no sin tener que lidiar un buen rato con Don Angeleli para que me dejara pasar. Lejos la mejor película que vi. También en el cine di mi primer beso; puedo sentir  todavía la euforia y ansiedad que se mezclaba con el nerviosismo, hecho fundamental que dejaría paso a otra etapa, que ya venía al galope, a la que era ajeno todavía.


Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

En el casco histórico de Chacras de Coria: Polémica por el proyecto de expropiación de un terreno en Mitre y Viamonte -->

En el casco histórico de Chacras de Coria: Polémica por el proyecto de expropiación de un terreno en Mitre y Viamonte

Luego de que el Concejo Deliberante de Luján de Cuyo resolviera facultar al departamento ejecutivo a iniciar los trámites de expropiación del inmueble en cuestión, la reacción de vecinas y vecinos no demoró en llegar. Si la Municipalidad considera que la propuesta cubre las necesidades de reordenamiento urbano del distrito, podría disponer de un terreno de 2000 m2. Hay tres puntos de uso conflictivo con posibilidades fácticas de acondicionar, expresa la Resolución Nº 053-2020: la intersección de Benito de San Martín con Mitre; la calle Mitre con la Estación Ferroviaria Paso de los Andes y la intersección de Mitre y Viamonte.

La opinión de algunos vecinos:

Esteban Allasino (Jefe de Gabinete – Municipalidad de Luján de Cuyo): “Disposiciones como ésta que ha celebrado el Concejo Deliberante hay múltiples. Ellos entienden que se puede hacer una reserva a beneficio del municipio en un futuro y dejan ese asiento. Después, el municipio, llegado el momento, puede considerar válida esa reserva o no. Nosotros siempre hacemos una evaluación ante cualquier presentación para el mayor aprovechamiento hacia el resto de la comunidad. Si se presenta un proyecto y cumple con la normativa vigente, bienvenido sea. Dentro de la normativa permitimos todo y fuera de la normativa no permitimos nada. Hace un tiempo largo que no existe ningún tipo de excepción ni tratamiento diferencial: se cumple o no se cumple. Entonces, llegado el momento en que se interese alguien para hacer algo ahí, será momento de evaluarlo. Estamos muy familiarizados con este tipo de normativas porque hay centenares de las mismas que son evaluadas de acuerdo a su conveniencia. En la medida en que no se presente ningún proyecto las cosas quedan como están. Es verdad que el Concejo Deliberante tomó la iniciativa de dejar por escrito que ante la posibilidad de ser necesaria una apertura vial por la continuación de calle Mitre, uniendo Viamonte con Pannocchia ya quedara ese registro. Sin embargo es solamente una manifestación que hace el Concejo Deliberante y no tiene por qué hacerse efectivo en el mediano o corto plazo. Nosotros para Chacras y el conjunto de Luján estamos imaginando una ciudad a escala humana. En el último tiempo hemos avanzado fuertemente con obras de servicio peatonal y ciclístico, ampliando ciclovías y uniendo tramos para darle conectividad a los circuitos con Ciudad y Godoy Cruz”.

Gonzalo De Borbón: “Me dirijo a este medio para expresar mi opinión sobre la intención del municipio de conectar la calle Pannocchia con la Ruta Panamericana, con el objetivo de “mejorar el tráfico vehicular”, demoliendo parte del patrimonio arquitectónico de la villa de Chacras. Esta vez le va a tocar a lo que fue en algún momento el bar de Jelacich y también a la zona de la vieja estación de trenes. Esto lograría, aparte de seguir arrasando la belleza y la historia del pueblo, congestionar aún más sus ya agotadas calles. Si bien es cierto que el municipio ha hecho varios aportes muy importantes como la ciclovía, rotondas, cambios de circulación, creo que con esto debería, al menos, hacer una consulta a los vecinos, puesto que la propuesta va en contra de los criterios urbanísticos actuales, los cuales se basan en devolver los centros urbanos a las personas y no a los autos. No hay ninguna necesidad de conectar estas calles, ya que lo hacen por dos vías a pocos metros de ese lugar. Por otro lado, la zona de la estación de trenes es de los pocos lugares que quedan con la fisonomía antigua del pueblo, de una gran belleza. Imaginemos qué sería de pueblos como Purmamarca, Tilcara y tantos otros, si el criterio urbanístico fuese el de la circulación vehicular. Inclusive desde un punto de vista turístico comercial, que no comparto, sería mucho mejor un casco histórico peatonal y no una gran vía de circulación vehicular. La autorización que el Concejo Deliberante de Luján otorga al departamento ejecutivo, se refiere a este lugar como uno de los “cuellos de botella” que impiden la libre circulación de vehículos. Seguramente piensan en el codo que hay que hacer para entrar a calle Mitre desde el oeste, cuando es justamente este codo, aparte de una invitación a disfrutar de la belleza de la vieja estación, una forma natural de frenar la velocidad de los autos. Quizás lo que haga falta allí es simplemente una senda peatonal alejada de la calle para que las personas puedan transitar seguras (una abertura en la cerca es suficiente). Respecto a ideas, podría establecerse un centro de bicicletas de alquiler; mejorar veredas y sendas peatonales (calles como Pueyrredón no tienen vereda); realizar gestiones para transformar la antigua ferretería Quilici en algún centro cultural, auditorio, museo, etc.; recuperar y movilizar la idea de construir un museo de la memoria en la antigua casona de los Cerutti, como tantas otras acciones que convertirían a la villa de Chacras en un lugar hermoso para recorrer y disfrutar. En definitiva, creo que podrían destinarse estos fondos más bien a restaurar y valorar las construcciones antiguas existentes que a destruirlas. Muchas gracias”.

Luciana Savina: “Es fundamental cuidar el casco histórico de Chacras. Muchos de nosotros alguna vez vimos “Cinema Paradiso” y pensamos en Chacras de Coria. Aquella inolvidable obra del séptimo arte, además de constituirse como homenaje al cine, resulta un punto de encuentro alrededor del mundo para todos los que crecimos en un pueblo y lo vimos poco a poco desdibujarse. La nostalgia de su música puede emocionarnos y transportarnos al pasado, casi como si en lugar de una película fuese un recuerdo. Año tras año, aquellos que crecimos en Chacras nos vemos invadidos por cambios que no respetan la historia del espacio por el que transitan nuestras vidas y también lo hicieron las de nuestros ancestros. Cada esquina posee una anécdota que dota de riqueza cultural al pueblo y de bases, entendiendo que todo presente no debe despreciar el pasado con pretensiones vanguardistas, pues el árbol sin raíces muere. Por supuesto que el mundo avanza y quedarnos en el pasado no es una opción inteligente, pero cuidar el patrimonio histórico dista mucho de vivir en el “atraso” y constituye un verdadero rasgo de civilización. Desde principios del siglo XX el aumento demográfico y la globalización condujeron a un crecimiento estándar de las urbes. Como resultado, en muchas de éstas los edificios históricos fueron tirados abajo o recortados, un ejemplo claro es del Cabildo porteño, escenario de la Revolución de Mayo. Luego de cometer una serie de verdaderos crímenes contra el patrimonio, las autoridades a nivel mundial tomaron conciencia de la importancia de custodiar el patrimonio edilicio. La especialista Gloria Alcazar, señaló al respecto que “…la baja calidad del diseño urbano, debido a la falta de espacio y a la utilización masiva de materiales estandarizados, ha despertado en las ciudades una apetencia generalizada por la recuperación de sus cascos antiguos. Estos cascos, aunque no hayan sido declarados como conjunto histórico-artístico, poseen muchas veces indudable valor arquitectónico y ambiental y, sobre todo, presentan un trazado y diseño urbanos que permiten la recuperación de una calidad de vida de la que carece la macrociudad deshumanizada. Por ello, los diversos organismos de las administraciones central y local implicados en el tema, concienciados de la problemática sociológica y económica de legislaciones anteriores, han desarrollado y puesto en práctica nuevos instrumentos legales de tipo urbanístico, de rehabilitación y de gestión económica, orientados a conseguir no sólo la conservación de los centros históricos, sino también su incorporación y participación en la vida de la ciudad.” Es decir que hoy, a ningún gobernante de Florencia se le ocurriría construir una bicisenda sobre el Ponte Vecchio. Pero para quienes tenemos conciencia de la importancia de cuidar la fisonomía de Chacras, respetando su historia, la respuesta casi inmediata por parte de las autoridades suena a burla, “se trata del avance”. Pues bien, regresando a Europa, cualquiera que tuvo la suerte de recorrer los caminos europeos, de observar sus casas y calles medievales lo logró gracias al cuidado patrimonial de las generaciones anteriores. Nadie puede discutir que en Europa “hay avance”, hay avance a tal punto que cuidar el casco histórico es una prioridad. Hoy desde el Concejo Deliberante se aspira a expropiar el edificio de 1908, ubicado en Viamonte frente a Mitre, para unir dos calles. Con esto no solo acaban con el edificio de la vieja e icónica pulpería de los Jelacich, también van a realizar otra modificación que va contra las características del pueblo. Hace años que este tipo de verdaderas agresiones a nuestra integridad cultural se vienen soportando, los cambios en calle Italia hicieron morir al centro de Chacras. Ya nadie pasa por la plaza y parece que Chacras va muriendo de a poco, es hora de decir basta”.

Raúl Maures: “Me veo en la necesidad imperiosa de fijar mi posición y la de muchos chacrenses que por origen o por adopción nos sentimos parte de este pueblo. Y digo “pueblo” para resaltar que seguimos interesados en que Chacras de Coria siga siendo un lugar tranquilo para nuestros hijos, nietos y para toda aquella gente que quiere vivir en un lugar apacible. No soy de oponerme al desarrollo, pero veo que generar una expropiación tal como la que se quiere hacer con el inmueble de calle Viamonte a la altura de Mitre -ya sea para abrirla al tránsito o para un centro comercial que propone una conocida inmobiliaria de Mendoza y que publicita en medios digitales-, es de mi mayor preocupación. Veo que necesitan, ya por fines económicos o de avance inmobiliario, cambiarle el semblante a un lugar tradicional de Luján de Cuyo, en contradicción con el concepto urbano moderno de la pequeña región, el lugar apacible de vida, de baja contaminación, con baja concentración humana y comercial. Entiendo que la idea de la expropiación del terreno para abrir una calle y/o el proyecto comercial inmobiliario que consta de 22 oficinas, 11 locales comerciales, tal como se publicitó en diciembre de 2018 en la revista Área Tres, es sumamente retrógrada. Por el contrario, se están instalando en forma descentralizada islas o centros de servicios que lejos de afectar el urbanismo del lugar, concentran, en forma organizada y específicamente determinadas, negocios y oficinas que la comunidad requiere. En toda Mendoza y Luján no es una excepción de ello, se están haciendo ciclovías para que los ciudadanos se movilicen con seguridad y por medios menos contaminantes. Se generan espacios para dar mayor seguridad a la población y sobre todo a los niños, que en este hermoso pueblo son muchos y la Municipalidad y nuestros representantes en el Concejo de Deliberante parecen no entenderlo. ¿Cuál es la obsesión de las autoridades para abrir una calle o autorizar un emprendimiento con oficinas como el que pretende la inmobiliaria, cuando en el ejido urbano no hay lugar para estacionar? ¿Para qué otra calle si estamos atestados de vehículos en circulación? ¿Van a habilitar una calle para que luego, como en otros lugares del mundo, tengan que fijar restricciones para circular? Me parece contradictorio que exista una ordenanza para proteger el casco urbano de Chacras de Coria y sin más salgan representantes y privados apoyados por autoridades municipales a realizar un emprendimiento inmobiliario, que va en contra de esa misma ordenanza. También veo con preocupación la rotonda a construirse en calle Besares con la Panamericana. Es evidente que esa arteria en poco tiempo sufrirá una ampliación que implica cortar árboles y un corredor sumamente transitado. Ello significa dejar a Chacras de Coria cercada entre Besares, Pueyrredón, Carril San Martín y la Panamericana. Solo seremos una plaza, no un pueblo y menos un lugar para disfrutar y vivir tranquilamente. Es necesario que, como en tantos lugares del mundo avanzados económica y culturalmente, las decisiones sobre el espacio urbano sean tomadas conjuntamente con la comunidad del lugar. Invito a todos aquellos que consideren inviable el proyecto a que hagamos un reclamo público a las autoridades municipales. Defendamos y protejamos el hermoso lugar en que vivimos”.

Diana Santolini: “Vivimos con mi familia en Chacras de Coria desde 1980; acá nacieron mis hijos y siguen siendo parte del distrito (ahora ya tenemos nietos). Nos atrajo el lugar verde y fresco con su microclima, tranquilo y seguro para circular. El contacto con la naturaleza, el arbolado, los jardines, nos llevaron a vivir en esta zona. Por supuesto que ahora reside más gente que en esa época y hay más vehículos. Todo va cambiando, pero creo que el cambio tiene que ser hecho con inteligencia para que podamos darle la bienvenida a cosas nuevas y no para perder aspectos importantes que hacen a la esencia del lugar. No necesitamos fomentar el movimiento vehicular, esa línea de pensamiento de los ‘60 y ‘70 quedó atrás. Estamos en una era donde la contaminación y el cambio climático son un hecho. Entonces hay que cuidar lo que nos va quedando y no fomentar la apertura de nuevas calles. No es necesario seguir desarrollando espacio para los automóviles cuando lo han perdido peatones, ciclistas y deportistas. Fomentar el uso de bicicletas o de caminatas no pasa solamente por hacer ciclovías. No podemos mandar a un niño a la casa de un amigo o a la escuela en bicicleta porque es peligroso por la cantidad de autos que circulan, entonces estamos perdiendo en materia de seguridad. Hay ciudades diseñadas para los ciclistas y peatones porque el auto contamina y es peligroso. Por otra parte se habla de preservar el casco histórico y existe la intención de abrir una calle donde no la había, lo que implica demoler una construcción que hace a la historia de este lugar. Hay un montón de otras alternativas, habría que estudiarlas, preguntar y no alentar tanto la circulación de vehículos. Vivo a unas cuadras de la Plaza en una calle que sigue siendo de tierra y la valoramos. La temperatura se mantiene mucho mejor que donde hay construcción o asfaltos. También tengo una bodega en la calle Viamonte 5224 y estoy permanentemente en el centro comercial de Chacras. Recibimos mucho turismo y a la mayoría le encanta la zona precisamente por las características que mencionaba. Muchos extranjeros que están acostumbrados a la bici recorren Chacras con este medio y se les dificulta por el tránsito. Creo que si queremos desarrollar un polo turístico deberíamos cuidar eso que vienen a buscar quienes nos visitan. Si no nos convertiremos en cualquier otro lugar lleno de negocios y autos donde se perdió la esencia”.

Ricardo Zumel: “Con respecto al proyecto de continuar calle Mitre a Pannocchia, estoy totalmente en desacuerdo, porque no encuentro sustento técnico suficiente; creo que los chacrenses estamos hartos de las malas ideas que siguen perjudicando a nuestro pueblo. Desde hace mucho tiempo, el primer mundo sabe que el automóvil particular es el gran contaminante de las ciudades por la emisión de monóxido de carbono, vapores de aceite y combustible, contaminación sonora, pero fundamentalmente por la peligrosidad que implica (6.600 muertes en 2019 en Argentina). Los planificadores de países desa- rrollados han tratado de reducir el impacto del vehículo particular en las ciudades, desalentando su uso con diversas estrategias, llegando en algunos casos, directamente a prohibir el ingreso al centro de las ciudades. En Chacras, incentivar el uso de la bicicleta está perfecto, pero si no reducís la cantidad de autos y no bajás la velocidad, el uso de la bicicleta es suicida. Nosotros, que siempre compramos la revista correcta pero el número atrasado, estamos tratando de incentivar el uso del vehículo particular abriendo nuevas calles, generando lo que en planificación se llama “tránsito inducido” (una locura). No dudo de las buenas intenciones del Municipio, pero descreo de las ideas sueltas y las soluciones espasmódicas. Opino que no hay en Luján y particularmente en Chacras un proyecto muy claro para el largo plazo, en el que podamos fundar las diversas propuestas como parte de un todo coherente. Me preocupa la tendencia a la demolición, porque luego, cuando te diste cuenta del error, ya es tarde. Creo que tenemos que retomar un proyecto para 50 años, pensando en el hombre de a pie como principal usuario del espacio público y en el paradigma, ya definido hace bastante tiempo para Chacras, como “Pueblo sin prisa”.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (1)

Vecina que festeja: Los 100 años de Teresa -->

Vecina que festeja: Los 100 años de Teresa

Teresa Minuzzi es una vecina de Luján de Cuyo, que el pasado 16 de junio cumplió un siglo de vida. Madre de 6 hijos -Antonia, Luis, María, Rosa, Rafael y Guido-, es abuela de 43 nietos, tiene 63 bisnietos y 15 tataranietos. La nona Teresa se casó a los 19 años con Pablo Ranaldi y juntos formaron una familia que hoy suma a 133 personas. En su cumpleaños número 100, los vecinos de Teresa le brindaron un pequeño homenaje y en medio de la calle -respetando la distancia social-, le ofrecieron una serenata que ella agradeció con palmas y mucho amor.

Escrito en VecinalesComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Considera que la velocidad vehicular en Chacras es excesiva?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Principalmente Despejado
Principalmente Despejado
15°C
sensación térmica: 15°C
humedad: 86%
 
Correveidile en Facebook

 

diciembre 2020
L M X J V S D
« nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Chacrificados

Edición Papel