Archivo | Cocinarte

Las huertas como aporte a la sustentabilidad personal y del planeta -->

Las huertas como aporte a la sustentabilidad personal y del planeta

Una actividad educativa y transformadora es la que propone la autora de esta nota, en la que volver a una práctica ancestral en el espacio que dispongas, es una posibilidad de aportarle cambios al mundo que habitamos.

Paola Studer*

Mi abuelo tenía un vergel. Desde que tengo memoria, él tenía una huerta en casa orgánica y natural en el patio de su casa, en plena calle Paso de los Andes. El jardín explotaba de colores y brindaba alimento. Aún recuerdo el olivo, el parral, las achicorias en la ensalada y la producción de salsa y dulces caseros. A veces me pregunto, ¿en qué momento dejamos de hacerlo? ¿Dónde quedó esa hermosa y sana costumbre de saber qué comemos y de dónde vienen los alimentos?

Y es que no hace mucho de esto. Algo tan común años atrás hoy se perdió; el acto de cultivar nuestros alimentos. Es como si el supermercado nos hubiera hecho olvidar el valor del autoconsumo hasta caer presos del consumismo. ¿Cuántas veces hemos comprado algo que no necesitamos mientras caminamos por esas pasarelas magras de vida y llenas de luz artificial?

Por eso hoy quiero contarte que las huertas orgánicas o agroecológicas han sido parte de la vida humana desde los inicios de la Agricultura, allá por el año 10.000 AC. En esas épocas las personas cultivábamos alimentos y medicina, entre otras cosas. Se puede decir que cultivábamos salud, porque producíamos alimentos sanos, naturales, sin productos tóxicos, como los plaguicidas y fertilizantes sintéticos, que además contaminan.

Una ventaja de cultivar en casa es que aportamos un granito de arena para mejorar la sustentabilidad del planeta y del ciclo de la vida, dejando de usar esos productos. ¡Imaginemos si todos tuviéramos una huerta en casa, el bien que le haríamos a la Pacha! Es que hace muy poco tiempo realmente sabíamos con qué nos alimentábamos cada día.

Cultivar una huerta tiene otras virtudes ya que:

  • Es un espacio de salud física, mental y espiritual, porque al trabajar en ella nuestro cuerpo se activa y la mente se va a dormir la siesta, poniéndonos en contacto con nuestro ser más interno, con el espíritu. Desarrollamos una relación con la naturaleza y también disminuimos el estrés.
  • También es un lugar de recreación porque nos conectamos con la naturaleza y recreamos un espacio de diversión y arte, ya que diseñamos la huerta de la manera que más nos gusta y podemos elegir qué queremos cultivar según nuestros gustos.
  • Ayudamos a la economía del hogar, porque dejamos de gastar dinero en la verdulería. En este sentido me gustaría contarles algunos números del 2018 de un amigo de Río Cuarto que cultiva una huerta hace más de seis años. Él tiene una en su casa de 12 x 10 m.; ese año obtuvo unos 500 kg. de hortalizas y ahorró una suma de 503,6 dólares. Podés hacer los cálculos luego y te aseguro que te sorprenderás.
  • Rescatamos la cultura de nuestros ancestros. Sin dudas en este tiempo de resguardo, una de las cosas que más estoy haciendo es cuidar mi huerta y cocinar con lo que me provee. Desde sopitas hasta tartas, con las acelgas, el kale, el orégano y el perejil, con la masa casera y disfrutando de tecitos con la menta cosechada.

Por eso te invito a que lo intentes. Dirás que soy una soñadora, pero estos tiempos nos traen la oportunidad de volver a la tierra, de volver a conectar con la vida y una huerta puede ser una gran excusa para hacerlo.

*Ing. Agónoma, Investigadora y Docente de Agroecología en la Facultad de Ciencias Agrarias UNCuyo, Coach en Educación, Trainer espiritual, Consultora independiente en Agricultura Sustentable, Orgánica y Biodinámica. Creadora del Proyecto Huerta en Casa y Directora de Fundación ConSus.


Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (1)

¿Cómo interactúan los sabores de los alimentos con el vino? -->

¿Cómo interactúan los sabores de los alimentos con el vino?

La puesta en valor de las diferentes combinaciones en gastronomía con los estilos de vinos ha creado una cultura que tiende a exaltar mutuamente sus cualidades.

Por Silvia Avagnina. Enóloga. Profesional Asociada al INTA. Investigadora en Vitivinicultura y Especialista en Análisis Sensorial del Vino.

En este caso se trata sólo de poner énfasis en el vino, ver con qué alimento se potencia o minimiza. Para ello, la propuesta es hacer el siguiente ejercicio: probar algunos alimentos, primero con un vino blanco seco, luego con un tinto de mucho cuerpo y por último, con uno dulce. Los alimentos a degustar son:

1. manzana verde 3. sal 5. pasas de uva 7. queso suave 9. chocolate amargo 11. pimienta negra
2. limón 4. azúcar 6. lechuga 8. queso picante 10. nueces 12. espárragos

El ejercicio se dividirá en tres grupos de cuatro alimentos por vez. En esta primera nota se consideran cuatro y en las próximas dos, los ocho restantes.

Cómo realizar el ejercicio: Se coloca en una bandeja, separados, tres trozos pequeños de manzana verde, tres de limón, una cucharadita de sal y otra de azúcar.

Primer paso: Masticar un trozo de manzana verde y luego probar un sorbo de vino blanco.

Segundo paso: Idem + un sorbo de vino tinto.

Tercer paso: Idem + un sorbo de vino dulce.

En cada paso, tomar nota sobre cómo se percibe cada uno de los vinos.

Se procede igual con el limón, siguiendo el orden (primero vino blanco, luego tinto y finalmente dulce). De la misma manera con la sal (colocando en la lengua un poco antes de probar cada vino) y el azúcar. Sorprende cómo el vino se siente diferente según sea el alimento ingerido. La percepción puede variar con los degustadores ya que no siempre percibimos igual. A continuación se presenta un resumen del ejercicio realizado con diferentes grupos de degustadores:

alimento vino blanco vino tinto vino dulce
manzana verde El vino se siente más dulce, ácido y astringente. Estos atributos se exaltan a causa de los propios de la manzana siendo la astringencia extraña, de taninos que no son de la uva. La astringencia del vino se percibe excesiva y también se siente amargo. Pierde cuerpo con el dulce de la manzana. Se percibe menos dulce y mejora la acidez, lo cual hace que se equilibre y no empalague. Estos vinos en general mejoran.
limón El vino mejora, se siente más dulce, más largo, más suave, menos ácido. Aumenta la percepción del cuerpo y la fruta. Se siente más amargo, corto, suave y se acentúa la astringencia. El limón enmascara sabores y aromas. Más suave y apenas un toque amargo. Se aprecia menos dulce por la acidez del limón, pero equilibrado.
sal Más dulce y redondo, menos ácido. La sal deshidrata la lengua y se concentra, aumenta la percepción de cuerpo en el vino y disminuye la percepción de amargor. Más dulce, se acentúa al final un poco el amargo, más corto y más suave, menos astringente. Los tintos andan bien con la sal, por ello son compatibles con jamón crudo. Se potencia el dulce. Nunca acompañar vino dulce con alimentos salados porque el vino se siente muy empalagoso.
azúcar Disminuye la percepción del amargo. Se siente menos astringente, menos ácido, menos alcohólico, más suave. En general pierde armonía, se aprecia corto y menos frutal. Se siente menos astringente, más corto y menos ácido. Algo soso y chato. En general el vino se pierde, pasa desapercibido. Menos ácido y más aromático. Si bien se aprecia algo más corto, el vino se resalta.

Varias son las indicaciones para entender cómo interactúa la unión de sabores entre los diferentes vinos y comidas. Se pueden seguir algunas para disfrutar al máximo esta exquisita bebida.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Días de huerta: Invierno de raíces -->

Días de huerta: Invierno de raíces

Para los que empiezan ahora su huerta recuerden elegir bien el lugar teniendo en cuenta el aporte de luz solar directa y planeando el modo de riego, porque desde setiembre la exigencia de agua aumenta y es importante pensar en el cuidado del suelo que nutre nuestras plantas.

Para los que ya tengan su huerta funcionando, continuamos sacando las malezas y es un buen momento para quitar abono de la compostera y agregarlo a la huerta. Aquellos que no tengan compostera, pueden comprar abono orgánico en los viveros, aunque es interesante animarse a reutilizar nuestra basura separando los residuos orgánicos de la casa (restos de verduras, frutas, etc.).

Punto por punto

Malezas: Crecen más lentamente pero siguen presentes, a quitarlas en los primeros estadíos, que resulta más fácil.

Riego: Cuidado con excederse con la frecuencia; las plantas presentan menos demanda hídrica y si ponemos mucha agua podemos generar enfermedades y pudriciones.

Frío: la manta anti helada es una aliada para esta época. Aunque las especies de invierno soportan las bajas temperaturas, esta manta les da mejor ambiente y ayuda a mantener la tasa de crecimiento. Es fácil de conseguir y precio muy accesible.

¡Mandanos tu consulta!

261-5871208 – Mariana RodríguezRolfi);

huertasinfronteras@gmail.com; www.facebook.com/huertasinfronteras

Calendario de Siembra:

Especie Forma de siembra
Acelga Directa
Batata Almácigo
Berenjena Almácigo
Brócoli Transplante
Cebolla (verdeo) Almácigo
Lechuga Almácigo / Directa
Papal Directa
Pimiento Almácigo
Rabanito Directa
Rúcula Directa
Zanahoria Directa

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

La etiqueta como guía de diferencias para conocer un vino -->

La etiqueta como guía de diferencias para conocer un vino

La etiqueta es la carta de presentación de un vino. Un compendio informativo que ayuda al consumidor a descubrir lo que encierra cada botella. Es el medio de comunicación entre el productor y el consumidor.

Por Silvia Avagnina
Enóloga. Profesional Asociada al INTA. Investigadora en Vitivinicultura y Especialista en Análisis Sensorial del Vino.

Aquello que atrae la atención en primer lugar al mirar una botella de vino, es la etiqueta, cuyo diseño debe ser el reflejo del producto que contiene: un vino de crianza, de barrica, varietal, joven, frutal, etc.

Qué debe especificarse en la etiqueta:

La región de producción. Se debe mencionar la región de origen de la uva, de manera que el consumidor apreciará en una primera instancia su procedencia.

El lugar de origen o denominación. Son zonas más pequeñas que presentan particularidades dentro de cada región, conformando una serie de ambientes netamente diferenciados.

La variedad. Se indica la variedad de uva que ha dado origen al vino porque ella constituye una nota distintiva. Cada región y dentro de ella cada viñedo ubicado en ese lugar, modifica a su vez el carácter de la variedad añadiendo la tipicidad de la zona y creando más diferencias.

Año de cosecha. Añada. Deberá indicarse la vendimia en el marbete. Se sabe que cada año es distinto para los vinos, en la Argentina y en cualquier lugar del mundo.

La “añada” se refiere exclusivamente a aquellos años en que se dieron todas las condiciones para obtener un vino con una identidad enológica superior en calidad que lo habitual. Un equilibrio entre suelo, clima y planta que deja su marca.

Vino varietal. No siempre aparece esta leyenda porque es aquel vino elaborado con una sola variedad y al estar ésta indicada con el nombre, no hace falta otra aclaración.

Blend. Es el resultado de mezclas de diferentes uvas donde el enólogo define un estilo de vino. Esas uvas pueden provenir de una sola región o de varias, como así también de un año determinado de cosecha o de varios.

Roble, barrica, o crianza en barrica

La crianza del vino en la barrica de roble le produce modificaciones en el color, aroma, gusto y sensaciones táctiles, que se traducen en una mayor complejidad. En nuestras regiones, el tiempo de crianza de un vino es en general, de 12 a 18 meses, aunque algunas bodegas han trabajado con mayores plazos.

Reserva y Gran Reserva. Hace referencia a vinos elaborados con uvas de calidad superior y con una crianza de 12 y 18 meses respectivamente.

Estate. Este concepto indica que las uvas empleadas fueron cultivadas por la bodega y no provienen de terceros. Se usa cada vez más en el mundo del vino y no sólo se emplea para el o los viñedos propios sino también para afirmar el trabajo sobre calidad.

Single Vineyard. Esta indicación en las etiquetas hace referencia a que el vino es elaborado con uvas provenientes de un único viñedo, que la bodega repite todos los años. Un single vineyard o viñedo único tiene nombre, una calidad reflejada en su historia y características diferenciadas.

Grado alcohólico.

Se puede detallar en la etiqueta o contraetiqueta y se expresa en grados. Es el contenido de alcohol absoluto en 100 cc o lo que es lo mismo, el porcentaje de alcohol que contiene el vino. Un vino de 13 grados significa que tiene 13 cc de cada 100 cc = 13% es alcohol absoluto. Se expresa generalmente con el contenido de alcohol seguido del símbolo “% Vol”.

Otros aspectos:

Las contraetiquetas llevan asimismo mensajes. Se suele indicar la temperatura en que debe beberse el vino, notas de cata o maridajes. Algo importante y obligatorio es el número de análisis del Instituto Nacional de Vitivinicultura que garantiza la genuinidad del producto.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Cocina: Ideas a puro membrillo -->

Cocina: Ideas a puro membrillo

La chef del restaurante de Bodega Norton y artista plástica Patricia Suárez Roggerone comparte su devoción por este fruto tan rico como versátil.

Ilustración de Patricia Suárez Roggerone

Soy fanática de los membrillos. En todas mis cartas de otoño-invierno los utilizo porque aparte de ser un producto instalado en la cultura de los mendocinos, me acompaña desde la infancia, ya que en mi hogar había una planta y mi madre hacía dulce en pan y jalea. Los meses de frío se convertían en un deleite con el consumo diario de queso cuartirolo, membrillo y nueces, pastelitos de dulce de membrillo, tortitas raspadas y tostadas con manteca y jalea. Son insuperables… ¡Cómo no ser feliz con los pequeños detalles de la cocina!

El membrillo es un ingrediente muy dúctil y mi fanatismo me ha llevado a experimentar muchas formas de utilizarlo. Aquí les comparto algunas…

  • Cocinamos el membrillo en el horno -suave-, entero o en mitades. Una vez cocinado, lo pelamos tibio y lo colocamos en un vaso de mixer o en la licuadora: agregamos sal, pimienta negra y aceite de oliva. Realizamos una emulsión consistente como para acompañar cerdo, cordero o carne de vaca. Agregando verduras al horno tenemos un plato ideal.
  • Lavamos muy bien los membrillos. Los cortamos en sextos u octavos, los colocamos en frascos para envasar. Por frasco agregamos una hoja de laurel, un clavo de olor, dos granos de pimienta de jamaica, una cucharadita de vinagre de manzana, almíbar liviana -realizada con un kilo de azúcar y un litro de agua-. Cerramos los frascos con fuerza y colocamos en una olla a hervir por el término de una hora y media. Dejamos enfriar dentro del agua, retiramos, terminamos de enfriar y guardamos por el término de ocho meses. De este modo hemos realizado una conserva para utilizar en dulce o salado.
  • Con el resultado de la conserva podemos realizar una crema de queso o de chocolate blanco tipo mousse. ¿Cómo? Colocamos en vasitos los membrillos boca arriba cortados en cuñita, rompemos nueces y tenemos el postre ideal sin hacer mucho trabajo.
  • Podemos hacer una tarta de membrillos envasados, como si fuera de peras o de frutillas, pero de membrillos.
  • Podemos usar para acompañar verduras salteadas al wok o asadas al horno; en las criollas para acompañar al asado.
  • Una idea es acompañar los membrillos así como vienen del frasco con un buen queso cuartirolo o cáscara colorada.
  • ¡Strudel de membrillos con un helado de crema!
  • Ensaladas con los gajos en conserva, rúculas, berros, queso brie, panceta salteada, remolachas asadas y emulsión de mostaza.
  • Focaccia de membrillos con cebollas moradas y tomillo fresco.

Yo diría que casi todo combina con membrillo, ¡qué delicia!

Receta ilustrada de Patricia Suárez Roggerone

Escrito en CocinarteComentarios (0)

Receta del Mes: Una polenta bien pulenta -->

Receta del Mes: Una polenta bien pulenta

La Cocina de Omar Peralta*

¡Hola! Como dijo un amigo, “que no me vengan con que se acaba la cuarentena, que con este frío no pienso salir”. Ja. Para contrarrestar el frescor va esta receta pulenta: Polenta con estofado de hinojo, apio y chorizos.

Ingredientes para 4 porciones:

Polenta, 2 tazas.

Leche, 2 tazas.

Caldo, 2 tazas.

Mezcla de hierbas a gusto -romero, salvia, orégano, tomillo-, 2 cucharadas.

Aceite de oliva virgen extra, un chorrito.

Sal y pimienta, a gusto.

Para el estofado:

Hinojo, un bulbo chico.

Apio, 2 tallos medianos.

Cebolla, 1.

Laurel, 1 hoja

Ajo, 2 dientes.

Hierbas, a gusto.

Tomate triturado, 1 botella.

Vino tinto, 1 vaso.

Aceite extra virgen de oliva, 3 cucharadas.

Procedimiento:

Hacer el estofado rehogando la cebolla y el ajo en el aceite de oliva. Cuando la cebolla esté transparente, sumar el chorizo cortado en trozos,  agregar el vino, dejar que evapore el alcohol. Luego agregar el hinojo y el apio. Rehogar un minuto y sumar la salsa, las hierbas y cocinar a fuego bajo unos 20 minutos.

Mientras, hacemos la polenta. En una olla cómoda llevamos a hervor la mezcla de leche y caldo con las hierbas mezcladas. Una vez hirviendo, agregar en forma de lluvia la polenta, revolviendo con cuchara de madera constantemente para evitar grumos y también para que no se pegue, hasta que esté y según lo indique el paquete. A mí me gusta la polenta no muy espesa, por lo que suelo agregar un poco más de caldo o leche al final, hasta tener la consistencia deseada, pero es cuestión de gustos.

Ahora emplatamos: primero la polenta cubriendo bien la base de un plato hondo, por encima el estofado y terminamos con un chorrito de buen aceite de oliva.

Abrazos vistalbenses.

*Omar Peralta da cursos de cocina en su casa de Vistalba, aunque en cuarentena la modalidad es virtual. Para más información, datos y recetas, comunicarse con él al 261 656-5906.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

¡A envasar, a envasar que el invierno está por llegar! -->

¡A envasar, a envasar que el invierno está por llegar!

El otoño es la estación ideal para envasar y acovachar cositas ricas en la despensa, que luego disfrutaremos en los fríos meses del invierno. Como dice el experto John Seymour “no hay nada que alegre más el otoño que la visión de la alacena llena de frascos de ricas conservas”. En esta edición les entregamos dos recetas con frutos de estación, que nos salen -modestia aparte- buenísimas!: ketchup al estilo alemán y dulce de membrillos en diferentes variantes.


Ketchup estilo alemán -dígale no al fast food-

Esta receta nos la pasó hace muchos años, la madre del compadre Groissman, doña Aída, y siempre nos hizo quedar muy bien. Ahora la socializamos con nuestros lectores. ¡Salud!

Ingredientes

4 kg de tomates peritas maduros

1  kg de manzanas verdes

1 kg de cebollas

1 kg de azúcar

1 l de vinagre de manzana

sal, pimienta, pizca de páprika y jengibre en polvo –o rallado- a gusto

Preparación

Cortar los tomates, manzanas y cebollas en trozos muy pequeños y poner al fuego. Cuando estén calientes agregar el resto de los ingredientes y revolver hasta que queden bien integrados. Cocinar revolviendo de vez en cuando hasta que se reduzca bastante y tome el típico color oscuro del ketchup. A partir de aquí puede elegir dos caminos: o envasarlo como está, con toda la pulpa o, si quiere un producto más profesional, pasarlo por cedazo y envasar sólo el jugo –que queda igual o mejor que el comprado-.

Recomendación: no utilizar recipiente de cobre o hierro, porque el vinagre los pica. Deben ser de acero inoxidable o metal esmaltado.

Dulce de membrillos en pan

Ingredientes

Se necesitan solamente los membrillos y azúcar según cantidad necesaria. El verdaderamente profesional lleva la misma cantidad de azúcar y pulpa de fruta. O sea -como decían las abuelas “kilo a kilo”, lo que asegura ese maravilloso color rubio-. Pero, si la economía es más importante, también sale muy bien calculando 800 gramos de azúcar por cada kilo de pulpa.

Preparación

Lavar los membrillos y ponerlos a hervir en bastante agua. Esto es si están sanos, de lo contrario se deben cortar las partes malas. Hay que cuidar esa agüita porque con ella se puede hacer luego la jalea.

Una vez cocidos, lo más fácil es pasarlos por la licuadora, o la minipymer. O si no se pisar a tenedor, con mucha paciencia y esfuerzo. Luego se le agrega el azúcar según la proporción elegida. De esta maravillosa pasta se va retirando pequeñas porciones  y se cocina a fuego mediano sin dejar de revolver hasta que tome punto. Esto es cuando se separa –bien separado- del fondo de la olla, más o menos 10’.

Sugerencia: hacerlo en pequeñas cantidades para que quede claro. Lleva más tiempo, pero vale la pena. Además es menos engorroso, porque puede suspender cuando quiera y retomar en otro momento.

Jalea de membrillo

Medir la cantidad de agua de cocción y agregar ½ kg de azúcar por cada litro. Cocinar a fuego mediano hasta que se vaya espesando y tome punto. Para saber cuál es el punto requerido, se esparce una cucharadita de jalea en un plato. Al enfriarse se espesa, por lo que cada cocinera le da su punto particular.

Sugerencia: hacer en dos días. Esto asegura el punto y el color justo.

Membrillos en cascos al malbec

Un postre exquisito, que con su aroma, sabor y atractivo color, nos inunda el alma de placer.

Lavar y cortar los membrillos en cuartos. Ponerlos a hervir durante 15’ con el agua justa para que los tape. Retirar -¡no vaya a tirar el agua!- y pesarlos. Por cada kilo de membrillos agregar 700 gr de azúcar y volver a cocinar, cubriéndolos con partes iguales del agua de cocción y vino malbec. Estarán listos cuando el almíbar espese.

Envasar en caliente, aunque también puede ir probándolos, si los sirve de postre de inmediato. Quedan muy bien con crema de leche fresca–no hace falta que sea chantilly-, o si cuida la figura con queso crema. Decorar con hojas de menta o de toronjil.

Cuidados del envasado

Todos los implementos –incluidas las manos- deben estar impecables y esterilizados, de lo contrario, se atenta contra la salud de los comensales y contra la duración del producto.

Éste debe envasarse siempre en caliente, recién salido de la olla. Una vez lleno el frasco, se tapa y se lo pone boca abajo. De esta manera, queda sin aire y esterilizado.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

La cocina de Omar Peralta: Minestrone -->

La cocina de Omar Peralta: Minestrone

Amigos, espero que vuestro aislamiento venga siendo llevadero y en paz. Yo, intentándolo con relativo éxito, no me quejo: entre la cocina, el kung fu, la música, la lectura y el bricolaje, estoy entretenido. Aquí va la receta de un Minestrone. Es una sopa de “lo que tengas a mano y de temporada”, como casi (si no toda), la cocina popular.

Ingredientes para 4 personas

  • Porotos blancos (o la legumbre que tengas, pero no salgas!) 100 gr.
  • Arvejas 100 grs.
  • Zanahoria 2
  • Papa 2
  • Zapallo 1
  • Apio 1
  • Tomate 2
  • Diente de ajo 2
  • Cebolla 2
  • Pasta corta seca 120 grs.
  • Queso Parmesano 80 grs.
  • Albahaca 6 hojitas
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas soperas
  • Caldo de pollo concentrado 1
  • Sal y pimienta al gusto

Procedimiento

En una olla ponemos a calentar el aceite de oliva y salteamos la cebolla picada durante unos tres minutos. Añadimos las papas, las zanahorias, el zapallo y el apio. Removemos y cocemos durante otros tres minutos más.

Añadimos el ajo, la pastilla de caldo, la legumbre elegida, las arvejas, el tomate y agua hirviendo, hasta cubrir todo. Cocinamos 35 minutos a fuego medio.

Una vez pasado el tiempo, añadimos la pasta y dejamos otros diez minutos a fuego medio. Salpimentamos. En el momento de servir añadir las hojas de albahaca y el queso parmesano rallado.

Hay muchas variantes de esta sopa, básicamente depende de lo que haya en temporada o en la alacena. También puede llevar alguna carne, jamón, panceta ahumada o embutidos: es a gusto. La idea es cocinar con lo que hay, aprovechar los “restitos” que quedan en la heladera y NO SALIR. QUEDÁTE EN CASA Y COMÉ RICO.

Un dato en cuarentena

Espero que comamos rico y sabroso, sobre todo. Si estamos en familia o con niños durante este encierro, se me ocurre que está bueno hacer una planificación del menú semanal, para salir lo menos posible y en función de la cantidad de personas que haya en la casa, pensar en porciones y números. Utilizar esta organización de platos puede ser hasta divertido, calculando que cada porción de comida debería llevar alrededor de unos 400 gramos, unos 800 gramos por personas si hacemos el almuerzo y la cena las comidas más fuertes.

Besos desde el codo,

Omar*

*Sus Cursos de Cocina grupales en su casa de Vistalba, son una maravilla. Para más información, datos y recetas, comunicarse con él al 261 656-5906

Escrito en CocinarteComentarios (0)

Para el día o la noche: Tarta de brócoli, hongos, queso y cebollas -->

Para el día o la noche: Tarta de brócoli, hongos, queso y cebollas

Compartimos para el almuerzo o la cena una preparación del cocinero cordobés Pedro Lambertini, conocido por sus recetas inspiradas en productos locales, frescos y con mucho sabor. Esta vez, la masa es integral. A tomar nota!

(Para una tartera de 24 cm de diámetro)

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 g de harina integral superfina
  • 150 ml de agua
  • ½ cdita de sal
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 100 g de mix de semillas

Para el relleno:

  • 4 cebollas grandes
  • 2 plantas de brócoli
  • 200 g de hongos (champignones, portobello)
  • 50 g de manteca
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta
  • 3 huevos
  • 300 g de crema
  • 300 g de queso Brie

Para la masa, amasar todos los ingredientes, hacer un bollo y dejar descansar tapado con papel film. Espolvorear la mesada con las semillas y estirar la masa para que las semillas se peguen en ésta. Forrar un molde de 28 cm de diámetro de manera que sobresalgan un poco los bordes.

Para las cebollas caramelizadas, cortarlas en pluma y saltearlas en una olla con aceite de oliva, sal y pimienta hasta que transparenten. Bajar el fuego, agregar la manteca y seguir cocinando hasta que reduzcan y tomen un color marrón claro.

Cortar las flores de brócoli y blanquear 2 minutos en agua hirviendo. Limpiar los hongos con un trapo húmedo y cocinarlos en una placa durante 10 minutos a 230° sin nada más. Reservar.

Para el ligue, unir en un perol los huevos con la crema y salpimentar.

Disponer sobre la masa una capa de cebollas caramelizadas, distribuir el brócoli, los hongos, salpimentar y rociar con el ligue.

Volver los bordes por encima de la tarta, espolvorear con oliva, pimienta y cocinar a 160°. Unos minutos antes de retirar del horno, agregar el queso Brie en trozos para que funda.

Consumir tibia con ensalada.

Escrito en CocinarteComentarios (0)

El INTA enseña “Elaboración de Conservas Caseras” online -->

El INTA enseña “Elaboración de Conservas Caseras” online

El Proyecto de Educación a Distancia del INTA tiene a disposición en la web un curso a distancia sobre “Elaboración de Conservas Caseras” para preparar confituras, encurtidos, pastas, aceitunas, lácteos y licores.

Se puede acceder desde una computadora de escritorio o dispositivo móvil en http://procadisaplicativos.inta.gob.ar/cursosautoaprendizaje/conservas/

Este curso “busca proporcionar una herramienta sencilla y práctica para transformar los productos agrícolas primarios, en diversos tipos de productos alimenticios. La conserva es un procedimiento sencillo y natural que puede realizarse en el hogar con el fin de elaborar confituras, mermeladas, lácteos, dulces, licores y otras cosas ricas con frutas y hortalizas frescas de la estación”, sostienen desde el INTA.

Escrito en CocinarteComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Considera que la velocidad vehicular en Chacras es excesiva?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Soleado
Soleado
21°C
sensación térmica: 26°C
humedad: 28%
 
  • + leidos
  • Nuevos
  • Comentarios
Correveidile en Facebook

 

octubre 2020
L M X J V S D
« sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Chacrificados

Edición Papel