Categoría | Cultura

A propósito del 9 de Julio

Razones por la que se eligió a Tucumán para el Congreso de la Independencia

Por Carlos Campana

Desde hace muchísimos años, la tradición oral que pasó de boca en boca nos hizo creer que el Congreso establecido en Tucumán se debió a motivos netamente federalistas por parte de los patriotas que buscaban descentralizar el poder de Buenos Aires.
Pero lo cierto es que cuando se convocó en 1815 a la formación de la denominada Asamblea General Constituyente, el territorio de las entonces Provincias Unidas del Río de la Plata transitaba por una convulsionada coyuntura política y militar.
Una de las causas externas fue la expedición realista que desde fines de 1814 se preparaba rumbo a Buenos Aires. Otra fue la amenaza de la invasión de los portugueses en el norte y la toma de Chile por parte de los realistas en octubre de ese año. También en el interior, se había formado la Liga Federal de las provincias del litoral que perjudicaba al gobierno de Buenos Aires y los malestares del ejército y el gobierno.

La invasión tan temida


En 1814, las Provincias Unidas del Río de la Plata eran presididas por el director Supremo Gervasio Antonio de Posadas.
En octubre de ese año, llegaron malas noticias desde España, informando que una formidable fuerza militar se preparaba para invadir el territorio del Río de la Plata con el objetivo de aplastar la revolución.
Poco conocemos sobre la expedición que preparó el monarca Fernando VII luego de restablecer su reinado en abril de 1814.
En agosto quedó organizada y se le dio el mando al mariscal Pablo Murillo. Contaba con un efectivo de 500 oficiales y 10.642 soldados. Para trasladar las tropas, se dispuso de una escuadra de 60 barcos al mando de Pascual Enrile y a principios del año 1815 zarpó desde Cádiz hacia el Río de la Plata, pero días después, se comunicó que la expedición debía invadir Venezuela y no el objetivo previsto.
Al no tener noticias de la expedición de Morillo, se especuló que podrían llegar en 1816, y esta fue una de las principales causas por las que el Congreso no se estableció en la metrópolis.
Además de la hipotética invasión realista, la situación política y militar interna de las Provincias Unidas del Río de la Plata seguía por un camino borrascoso.

El despotismo de Alvear


A principios de enero de ese año,  fue elegido por la Asamblea el general Carlos de Alvear quien intentó gobernar con mano dura, lo que produjo el descontento de muchos que lo llamaron ‘tirano’, e intentó destituir al gobernador intendente de Cuyo, coronel mayor San Martín, pero todo Cuyo se opuso y la notica produjo un gran malestar en el ejército, que se profundizó aún más cuando intentó firmar un pacto de reconocimiento independentista con Artigas a la Banda Oriental, a cambio de sacar las tropas del litoral, pero no se llegó a un arreglo. Inmediatamente, y para atacar al caudillo oriental, Alvear envió tropas al mando del general Ignacio Álvarez Thomas, quien se sublevó en Fontezuela (Buenos Aires) y produjo la caída del mandatario el 15 de abril de ese año.  Posteriormente fue elegido el general José Rondeau como director supremo, pero Álvarez Thomas ejerció el poder como director interino.
A pesar de este nuevo gobierno, la adhesión de las provincias del litoral al caudillo Artigas y el miedo a la temida invasión realista seguían vigentes entre los patriotas, quienes pensaron que la mejor opción era llevar a esta Asamblea fuera de Buenos Aires. Córdoba era una gran elección por ser un lugar estratégico, pero ésta tenía inclinaciones hacia la Liga Federal artiguista y no quedando otra opción, se eligió a Tucumán.

La liga Federal


A fines de 1814, el caudillo José Gervasio Artigas organizó una especie de protectorado federal, en el que se incorporaron las provincias de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe a la Banda Oriental y formaron la Liga Federal, a la que luego se adhirió Córdoba en abril de 1815.
El 29 de junio, Artigas convocó a los representantes de esa unión a un congreso llamado de Oriente y celebrado en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, cuyos objetivos eran mantener una política federal y la declaración de la Independencia de España.
Esto causó un mayor malestar a las autoridades de las Provincias Unidas que se apuraron en formar una Asamblea General Constituyente y declarar así una constitución y la independencia.

El Congreso de Tucumán


Dentro del Estatuto Provisional, quedaba estipulado que Tucumán sería el lugar de reunión de la Asamblea General Constituyente.
A mitad de 1815, se eligieron en todas las provincias a sus representantes, quienes a fines de ese año marcharon hacia la capital tucumana, y aquí es importante destacar que los diputados tuvieron que sufragar los gastos de sus bolsillos.
El 25 y 26 de marzo de 1816 quedaron inauguradas las sesiones y  el 17 de enero de 1817 se realizó la última sesión en esa ciudad. A partir de marzo, los congresales se establecieron en Buenos Aires hasta el 11 de febrero de 1820 donde el Congreso quedó disuelto por la guerra intestina.

Deje su comentario