Categoría | Destacados, Vecinales

La Unión Vecinal Chacras de Coria renovó sus autoridades

Desde hace tiempo ya se viene perfilando un nuevo modelo de gestión del desarrollo local basado en una mayor participación de las organizaciones comunitarias en el proceso social. Lo que empezó hace décadas como una tímida intromisión en los asuntos públicos y comunes, movilizada por la necesidad, hoy es una realidad aceptada –y hasta de buen grado- por la mayoría de los gobernantes.

Cabe destacar que la relevancia de este tipo de organizaciones en el avance del progreso social no es menor, sobre todo si tenemos en cuenta que valores tales como solidaridad, respeto, participación y responsabilidad por el bien de todos, se encuentran en la base de su espíritu.

Hoy  el florecimiento de variadas organizaciones sociales difusoras de derechos e intereses de todo tipo es una realidad incuestionable. Pero es de destacar, entre todas ellas, a las uniones vecinales y las bibliotecas populares como las asociaciones más representativas del amor a un lugar y el sentido de pertenencia que transmiten: las mueve la idea de que un lugar mejor es siempre posible si existe voluntad popular.

Chacras, afortunadamente, no es la excepción, y hoy, con gusto, vemos que cada vez más vecinos se organizan asumiendo variadas responsabilidades en el desarrollo de nuestro lugar. Hoy, casi todos los barrios tienen su unión o comisión vecinal.

Hace unos días, la vieja Unión Vecinal Chacras de Coria, la “madre” de todas las que vinieron después, eligió nuevas autoridades. De esta manera reafirma la voluntad de seguir el camino hace tiempo elegido y renueva sus fuerzas al confirmar la decisión de seguir trabajando por el bien de todos los vecinos –participen en el proyecto o no-.

Vaya nuestro saludo a la Comisión saliente y a la flamante Comisión surgida en la asamblea del 7 de julio pasado, además de nuestro agradecimiento por el esfuerzo personal y el compromiso asumido, que significa la participación comunitaria.

Ojalá sirva el ejemplo para que se sumen más vecinos a la gran movida vecinal, cuyo objetivo es componer el lugar justo y amable que muchos pretendemos, tratando de torcerle el brazo a tanto individualismo suelto por ahí.

Luego de veinte años a cargo de la Unión Vecinal Chacras de Coria, fundada en 1964, los miembros de la antigua Comisión Directiva llamaron a asamblea para renovar autoridades. Fue en noviembre de 2006, en un evento organizado en las instalaciones de la Escuela Francisco Correas.

Se renovaba así el esfuerzo y el trabajo realizado por los miembros salientes, con todos sus logros a cuestas: la red de gas, costeada por los mismos vecinos y, con el excedente de dinero, se construyó el edificio de la Escuela Francisco Correas y a comprar el edificio de la sede de la institución.

Ya en 2006, aquella nueva comisión llegó entusiasta a trabajar munida de sus objetivos e ideales que giraban en torno a tratar de revertir las situaciones que amenazaban –y continúan amenazando- la calidad de vida de los habitantes de este otrora apacible lugar –faraónica tarea en los tiempos que corren-.

Los temas claves de aquella comisión fueron el reordenamiento urbanístico de la zona, teniendo en cuenta el explosivo

aumento demográfico que comenzó por aquellos años; sin dejar de intervenir específicamente en los temas ambientales urgentes que ocupaban la agenda vecinal: cloacas, arbolado, ordenamiento vehicular, la protección de las tierras dedicadas a la producción agrícola, entre otros, como así también contribuir a revertir la situación de aquellos vecinos

que se encontraban marginados.

Y siempre la motivación primordial fue la de estimular la participación de

todos aquellos vecinos que, a través de la acción colectiva basada en intereses comunes, quisieran trascender la queja para alcanzar entre

todos la transformación de nuestra realidad allí donde luce caótica e injusta.

Año 2006: la vieja y la nueva Comisión Directiva: Barchilón, José San Blas, Cecidio Conte, Juan Carlos Ubriaco, Lucio Nápoli, José Fara, Virginia Ferraris, Argumedo, Coco García Sáez, Mario Nápoli, Adriana Sayavedra, Carlos Barrera Oro, Lucía Mosso, Horacio Farmache, Elvira Gadea y Teresa Melucci. Abajo: Silvano Savoy, Julio Díaz Valentín y Alberto Cabanillas.

Año 2022: la saliente y la entrante: Chino Álvarez (prosecretario), Rosario Zamora, Inés Sánchez (vicepresidente 1º), Alejandra Gastino (presidente), Horacio Farmache (secretario general), Lucía Mosso, Hugo Lobato (revisor de cuentas), Lula Solanes (vocal titular), Enrique Guerrero (vocal titular), Pato Baldín (vocal suplente), Adriana Cervos (vicepresidente 2º), Gerardo Salcedo (revisor de cuestas suplentes), Gabriela Fava (vocal suplente),  Virginia Ferraris (vocal saliente), Alejandro Salcedo (vocal titular), Elvira Gadea (protesorera saliente), Daniel Diserio (tesorero) y Adriana Sayavedra (secretaria general saliente). Mona Grau (revisora de cuentass) y Gonzalo de Borbón (vocal titular).

Deje su comentario