Categoría | Info general

LA MAGIA DE “DUKE” ELLINGTON EN LA NOCHE DE MENDOZA

Aquella estrella musical llegó el jueves 25 de noviembre de 1971 a nuestra provincia luego de viajar desde Buenos Aires en un vuelo de la empresa Austral.  El avión aterrizó en el Aeropuerto de El Plumerillo y la leyenda jazzística fue recibida por el público y los periodistas en donde dio una breve conferencia de prensa. Entre sus músicos se encontraban Cootie Williams, Johnny Coles, Eddie Preston, Money Johnson, entre otros. Finalizada la conferencia de prensa, partió hacia la ciudad para realizar los ensayos en el Estadio Pacífico en donde realizaría un gran concierto.

El Pacífico recibe a Duke

Era una noche agradable, bastante calurosa del mismo jueves 25. Más de 4.000 personas se dieron cita en aquel lugar para escuchar al destacado pianista y su orquesta.

A las 20.30 horas, el camino de ac­ceso al estadio Pacífico estaba lleno de automóviles esperando para estacionar y de apresurados caminantes.

Damas y caballeros con atuendo de gala se acomodaban sobre las improvisadas butacas del auditorio, mientras que otros de sport y de menos poder económico se sentaban en las gradas para escuchar a la orquesta.

Algunos fanáticos portaban discos del gran Duke Ellington debajo de sus brazos. Eran las diez y cuarto de la noche y una ovación estremeció al estadio Pacífico. El “Duque” se sentó en el piano y sus 18 músicos desataron todo el sonido “Ellington”: comenzaba la función.

La magia de la orquesta atrapó a la multitud que quedó encantada al escuchar temas como “Take the train”, “Mood Indigo”, “Satin doll” o “Prelude to a Kiss” entre otras destacadas canciones.

El público pedía ¡otra!, ¡otra! y, por supuesto, el Duke no tuvo inconvenientes en satisfacer a su repertorio. Fueron 44 los temas que los mendocinos allí presentes escucharon.

Finalizada la función, Ellington se tomó el trabajo de saludar a cientos de sus seguidores, firmando autógrafos y dándole la mano.

Aquella noche, para la mayoría de los espectadores amante del Jazz, fue una noche inolvidable.

Deje su comentario