Ikebanna: diseño nacido en Chacras

La diseñadora Virginia Iannuzzi y el arquitecto Gonzalo Álvarez son los jóvenes creadores de esta marca de indumentaria surgida hace seis años con una línea de mallas. De a poco el emprendimiento creció y ahora va por una nueva temporada de alta calidad, llena de detalles y con mucho para darle a la silueta femenina.

Por Andrea Calderón

Lo que empezó como un juego de niña fue más tarde una vocación incuestionable. Desde los 14 años y aún antes, cuando improvisaba vestuarios en el cuerpo plástico de las muñecas, Virginia Iannuzzi (27) tiene entre sus manos una máquina de coser. Esa inclinación temprana por darle forma a las telas fue satisfecha gracias a la ayuda de su mamá, que le enseñó los primeros pasos con una Singer a pedal, y al incentivo lúdico de una tía, que atesoraba vestidos de alta costura con los que ella se enfundaba una y otra vez. La alegría era completa cuando su hermana Paula, ahora diseñadora gráfica y fotógrafa, la retrataba en largas sesiones de las cuales sigue siendo modelo, aunque de sus propios diseños.

El taller de Virginia se encuentra al fondo de una casa de Chacras donde viven sus padres. En aquel primer piso que comparte con su hermano guitarrista se amontonan telas de todos los colores, estampados, botones, encajes, máquinas de coser industriales y una mesa vidriada por la que circulan los materiales que luego serán prendas. Prendas que realiza desde la adolescencia, cuando sus ocurrencias superaron las propuestas de cualquier marca que estuviera a su alcance. Y aunque al principio se trataba de imaginar, mirar, armar y desarmar, con el tiempo se transformó en un oficio detallado y minucioso sin requerimientos de aprendizaje formal. Es que Virginia decidió abandonar la facultad a los 20 para ponerse de lleno a trabajar.

“Antes de fundar Ikebanna con mi novio, que es arquitecto, diseñé para Eva Miller. Eso fue lo más importante que hice a nivel profesional, fue una experiencia útil y real, que era lo que buscaba”, dice Virginia. Fue entonces cuando el diseño de moda y textil se volvió una tarea seria y comprometida, orientada a generar colecciones -incluida una línea de jeans-, manejar talleres, seleccionar géneros y estampados, y estar al tanto del control de fabricación. En ese quehacer autodidacta, Virginia encontró un estímulo ilimitado por crear y en cuanto pudo, allá por enero del 2008, abrió una nueva ventana: la de su propia marca.

Ikebana es el arte japonés del arreglo floral. Ikebanna, en cambio, (nótese la doble n) es el sello que distingue a esta pareja chacrense desde que lanzó su primera propuesta de diseño: una línea de mallas y bikinis distintivas por sus colores, flores y texturas. “Ikebanna es nuestro todo”, dice ella, cercana a la cultura japonesa y el animé. Desde entonces, Virginia y Gonzalo Álvarez, también conocido como Chino, están al frente de un proyecto que pronto cumplirá seis años y varias temporadas. Cada colección, sostienen, ha sido una experiencia estética en sí misma, resultante de una sintonía entre el mundo de las tendencias y los hemisferios de la creatividad, la inspiración y la imaginación para crear prendas armónicas y a la moda.

“Nuestro estilo es portador de un espíritu romántico y sofisticado inspirado por el gusto de las artes gráficas, el cine, la música y el esplendor de la moda en las distintas épocas. Nuestros exclusivos diseños textiles son creados para cada colección logrando prendas genuinas de gran impacto visual y valor estético que se refleja en resultados de alta calidad de confección y finos detalles”, sintetizan. Diseño de colecciones, geometrales, prototipos y muestras, estampados mediante ilustración digital, selección de géneros y avíos, corte y confección de prendas, y comercialización de productos forman parte de la realidad de Ikebanna, responsable de cerrar las últimas dos ediciones del Mendoza Fashion Week con la presencia de modelos como Florencia Salvioni o Micaela Breque.

“Nadie nos enseñó nada así que diseñar la primera colección fue algo instintivo, a prueba y error. Resultó muy divertido: teníamos tantas cosas en la cabeza, tanto por plasmar que al principio nos desbordó y después terminó siendo una locura de estampados que parecían distintas colecciones”, comparte la diseñadora. Meses después llegarían los vestidos de cóctel, elastizados, con puntillas, de satén, y al invierno siguiente una serie de gorros de piel, lana, lisos y estampados que se sumaron a la marca. En paralelo, quedó listo el atelier y con él las ilusiones de generar líneas nuevas.

“No creo en el arte del diseño que no se puede usar. Para mí el secreto es favorecer a la mujer, por eso hacemos vestidos a medida. Diseñar es un modo de vida. Me encanta mirar, ver lo que las personas usan; me gusta como fenómeno antropológico”, comparte Virginia. Este prêt-à-couture, como define lo que hacen, está a medio camino entre la alta costura y la producción industrial y sobresale por la calidad de las prendas, en esta última temporada con una propuesta más casual.

Virginia Ianuzzi, creadora de la marca

Primavera-Verano 2013

A diferencia de otras colecciones nacidas de prendas únicas, la temporada que se presenta viene seriada. Este verano Ikebanna juega a los indios y vaqueros con una colección cargada de looks súper femeninos en los cuales texturas, colores y diseños habitan siluetas relajadas que favorecen la belleza de las mujeres. Vestidos largos, minis y maxi faldas, flecos en todas sus versiones, shorts estampados, minivestidos lenceros con románticas texturas caladas dicen presente en una propuesta monocromática y de semitonos disueltos en chalecos y pantalones con detalles en pailletes, estampados de geometrías étnicas y una nueva línea de remeras estampadas. Sobresale una gran herencia del rock and roll de los años ´70, que se funde con destellos brillantes que nos retrotraen al inolvidable glam rock de la época. Más info: 155 588458 – ikebanna.clothes@gmail.com – Facebook: Ikebanna

Desfile de Ikebanna en el Mendoza Fashion Week 2013. Micaela Breque fue la encargada de cerrar la presentación.

Uno de los looks propuestos para esta temporada.

Otra de las pasadas durante la semana de la moda local.

Brillo para el día y la noche.

Deje su comentario