Categoría | Info general

Jornada solidaria en el Jardín Maternal Lucecitas

Lo que pinte este pincel, ni el tiempo lo ha de borrar. *

El día pintaba para bastante calorcito porque la jornada del viernes había sido de altas temperaturas. Pero ese día el Tata Dios nos regaló un día fenomenal.

El viernes se habían organizado los últimos detalles, el Jony y el Germán habían bosquejado con carbonillas, después de varias charlas, la idea de expresar parte del trabajo que se realiza diariamente en la institución, respecto a la promoción de derechos en niños y adolescentes. Y  que convertiría al  sábado 10 de marzo en una jornada inolvidable para la ciudad de Luján.

Y apenas la madrugada

empezaba a coloriar,

los pájaros a cantar

y las gallinas a apiarse

era cosa de largarse

cada cual a trabajar.*

 

Poco a poco se fueron sumando jóvenes, vecinos, los docentes y las familias de jardín, en fin un montón de lujaninos que empezaron a darle color a la pared oeste sobre Federico Serpa del querido Jardín Lucecitas de ACANyA, Guardería Carbonell, Casa del Niño, Centro de Desarrollo, como ustedes lo quieran llamar. Ese lugar que cada mañana recibe niños y niñas que trascurren su jornada entre desayunos, talleres, juego, juguetes, colores, alegría y felicidad.

Desde tempranito el Juanma había traído las hamburguesas y gaseosas para compartir en el almuerzo y se sumaron unas sabrosas empanadas que la Silvia, con masa caserita, había armado con la Victoria, la Martita y la Fabi. La Marita y la Lore no se le animaron a los murales, pero dejaron los columpios, las calesitas y los juegos del patio como nuevos.

Y mientras domaban unos,

otros al campo salían,

y la hacienda recogían,

las manadas repuntaban,

y ansí sin sentir pasaban

entretenidos el día.*

Los chicos del jardín se pintaron los arquitos del patio sur. Y las mamás, papás y también abuelas dejaron los jardines hermosos. La Ceci, la Eva y la Ivana dejaron los canteros preciosos, con unos bellos plantines que alegraban la entrada al jardín.

Las paredes iban tomando color y cada vez eran más los chicos, jóvenes que se prendían en la jornada organizada por la Dirección de la Juventud de la muni de Luján.

La Belén y el Chicho llegaron con un grupo de pibes del San Pablo que vieron la invitación por Facebook -¡también sirven para esto las redes sociales!!!-.

Y después del almuerzo …llegó la siesta. Pero ¿ustedes piensan que se pinchó???, que llegó “pachorra”…ni falta hizo el yogurísimo. Nos quedaba poco tiempo y bastante para terminar. El mate no podía faltar, y la música menos, que nos animó y llenó de buena onda toda la jornada.

Ya fuimos quedando “naides”, como dice el Martín Fierro. Faltaban algunos detalles, para terminar los murales.

Y cuando la camioneta se cargó con lo poco que sobró,

Miró al cielo y agradeció por el día que nos tocó.

Y como diría una jardinera,  y porqué no una mamá cuentera

Colorín , colorado este cuento se ha acabado…

Pero saben una cosa… ¡creo que recién ha empezado!!!!

Flor Rosell

*  textos del Martín Fierro                                                                                                             

 

DESTACADO

Agradecimientos: a la Municipalidad de Luján por incluirnos en el Proyecto “Yo quiero a Luján”, áreas de Cultura, Dirección de Juventud, Servicios públicos.

A la comunidad del Jardín, a todos los jóvenes que se sumaron desinteresadamente y nos acompañaron.

Deje su comentario