Archivo | Rincón de Ciencias

Rincón de Ciencia: Tips para ahorrar energía en calefacción -->

Rincón de Ciencia: Tips para ahorrar energía en calefacción

El ingeniero Alfredo Esteves* aporta sus recomendaciones para pasar la temporada de frío sin derrochar energía en el interior del hogar.

1- La temperatura interior resulta de un equilibrio entre las ganancias de calor y las pérdidas de energía. Cuando las pérdidas aumentan y las ganancias son pocas, la temperatura es mas baja. Por lo tanto, las opciones que tenemos son: abrigarnos pero mantenernos cómodos (nos sentiremos confortables a menor temperatura) y trabajar sobre el edificio para reducir las pérdidas de calor.

2- Las pérdidas de calor en calefacción resultan en un 40 o 50% por infiltración de aire. Estas se producen en las rendijas que quedan entre marco y puertas, marcos y ventanas. Por lo tanto colocar burletes autoadhesivos del tipo de espuma sintética (los más económicos duran uno o dos años), de goma o epdm (duran hasta 10 años) son elementos muy apropiados para mejorar las infiltraciones de aire. La forma de colocarlos aparece en internet.

3- Las pérdidas por las ventanas ocurren a través del vidriado y a través del marco de las mismas. Una manera económica de reducir las pérdidas por el vidriado, es colocar una cortina interior de paño pesado que cubra totalmente marco y vidrio durante las horas nocturnas. Aún cuando por salubridad quisiéramos tener abierta un poco la ventana, la cortina debería estar cerrada para evitar pérdidas de calor adicionales.

4- Colocar persianas de totora por el exterior es una buena práctica porque al cerrarla de noche previene un menor enfriamiento de las ventanas. Esta medida también servirá en verano -durante el día- para evitar la ganancia de calor en la época cálida y mantener la casa más fresca.

5- La ganancia de calor se debe dar por las ventanas, es decir, las ventanas que miran al Norte ganan calor durante todo el día. Las que miran al Este durante la mañana, y las que miran al Oeste durante las tardes. En esas horas deben permitir que ingrese la radiación solar al interior del local.

6- Cuando tenemos una galería se puede prevenir el enfriamiento de la vivienda colocando una cortina enrollable de PVC. Puede ser de polietileno, aunque tiene muy poca duración a los rayos solares. El PVC transparente permite transformar la galería en un invernadero (si es que mira al N, E u O), y su temperatura es intermedia entre el interior y el exterior durante las noches, evitando pérdidas excesivas en locales que están contiguos a ella.

7- Otras soluciones implican un gasto mayor, aunque generan un ahorro también mayor, estas son: colocar aislaciones térmicas en muros, aislaciones térmicas en techos, colocar doble vidrio (DVH) en ventanas, colocar persianas operables en ventanas, colocar sistemas solares pasivos en la envolvente del edificio para permitir ganancia de calor solar con baja inversión y finalmente incorporar sistemas solares activos (como calefones solares para ayudar a la calefacción central) pero por el costo de éstos debería realizarse un estudio para conocer bien los alcances y la efectividad de tal solución. Hay un libro: “Arquitectura Bioclimática y Sustentable” que permite conocer los pormenores y prácticas de incorporar todos estos sistemas pasivos. Para adquirirlo comunicarse con el autor: Alfredo.esteves@um.edu.ar.

8- Otra solución sería cambiar los sistemas de calefacción hacia otros combustibles más económicos. Hasta hace poco el gas natural era lo mas económico. Hoy se debe hacer un estudio si conviene más el gas natural, la electricidad o los combustibles sólidos (que muchas veces pueden provenir de la poda anual, lo que no implica un gasto adicional).

9- En el caso del agua caliente sanitaria, se puede incorporar un calefón solar. Este es muy redituable ya que durante todo el año consume agua caliente y el calefón solar permite cubrir hasta un 80-90% el consumo en este rubro.

10- En el caso de cocción, se puede utilizar cajas térmicas u hornos solares. Solicitar datos al autor.

*Investigador CONICET / Prof. Universidad de Mendoza – Fac. de Arquitectura; e-mail: alfredo.esteves@um.edu.ar

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Jornadas sobre Paisajismo de Zonas Áridas -->

Jornadas sobre Paisajismo de Zonas Áridas

Este jueves 13 de junio, de 9.15 a 13.15 hs., se realizarán las cuartas jornadas de concientización sobre este tema y esta vez el tema en cuestión será “Plantas de tierras secas: rescate y usos”. Se hablará sobre “las nativas en su hábitat, trasplante y uso ornamental”, “remediación de espacios y comunidades” y “techos verdes de bajo mantenimiento”.  Es con inscripción previa en el Aula Grass de la Facultad de Ciencias Agrarias. ¿El intercambio? Un paquete de leche en polvo de 800 gr. Informes: 0261 15-413-5010.

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (1)

Día del Geólogo en la Facultad -->

Día del Geólogo en la Facultad

Con motivo de la celebración de esta fecha, el próximo 9 de junio, se realizará una charla a cargo del geólogo Javier Gómez Figueroa. La cita es el viernes 7 de junio a las 17 horas en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo.

En Mendoza, la Licenciatura en Geología es una carrera de cinco años con amplia salida laboral que se estudia en la mencionada facultad; a todas aquellas personas que sienten particular atracción por la naturaleza y el campo, la Geología les permitirá mirar el paisaje desde otro lado, entendiendo qué pasa, porqué las montañas son de un color o de otro, entre otras temáticas que apasionan a geólogos de Mendoza y el mundo.

Contacto: Licenciado Javier Gomez Figueroa – Docente de Geología. Tel: 2615585994 – mail: javi10gomez@hotmail.com

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Rincón de Ciencia: Mitos y realidades del bronceado saludable -->

Rincón de Ciencia: Mitos y realidades del bronceado saludable

Adriana Bassotti, especialista de la piel y doctora del Hospital Español, nos brinda recomendaciones fundamentales a la hora de exponernos al sol o a una cama solar.

La medicina avanza y en los últimos tiempos ha mejorado la información que tenemos en relación a los efectos negativos de la radiación ultravioleta sobre la salud, sobre todo con respecto al uso de máquinas de bronceado artificial. Estar bronceado es una conducta “social” impuesta por la diseñadora francesa Coco Chanel quien la popularizó en los años ’20. Para muchas personas es un signo de belleza, de estatus, de poder adquisitivo… Sin embargo, en el ámbito médico aumenta la preocupación por el uso excesivo de camas solares en busca de una piel bronceada.

Surgen así mitos y realidades en torno a esta verdad, que esperamos aclarar: (1)

Mito 1: ¿Un Factor de Protección Solar (FPS) 100 es mucho más efectivo que uno 50?

La realidad es que el FPS es un parámetro cuantitativo de cuan efectivos son los componentes activos de una pantalla solar. No hay relación entre el mayor número de FPS y la reducción de radiación ultravioleta, que haya sido aceptado mundialmente. Las autoridades americanas y europeas han establecido un valor máximo de rotulación permitido para los diferentes países. Es importante sí recordar, que deben ser reaplicados cada 2 a 3 hs., teniendo en cuenta el horario y las actividades realizadas.

Mito 2: ¿Tomar cama solar previo al veraneo nos defiende de las quemaduras solares?

No. El bronceado que se induce mediante camas solares es similar al obtenido mediante la exposición al sol con un FPS mínimo. El color que surge es consecuencia de mecanismos de defensa que activa la piel, siendo también la manifestación de que ha sido agredida y nunca un signo de salud. En pieles incapaces de broncearse, blancos, rubios, con ojos claros, la agresión es doble.

Mito 3: ¿Debo evitar usar pantalla solar para prevenir la osteoporosis?

En provincias como la nuestra, la cantidad de radiaciones solares recibidas en la piel habitualmente descubierta (brazos, manos, piernas), durante 5 a 10 minutos, 2 a 3 veces a la semana, unida a una dieta adecuada hacen innecesarias las exposiciones intencionadas con este fin.

Mito 4: Las lociones de bronceado rápido y autobronceantes ¿son seguras y protectoras para la piel?

Las lociones de bronceado rápido son fórmulas enriquecidas con sustancias que al ser aplicadas en la piel se absorben y aceleran la pigmentación mediada por una enzima presente en las células que dan el color a la piel. Los autobronceantes en cambio son agentes que solo tiñen la capa más superficial de nuestra piel. El color desaparece en forma progresiva con la descamación y los baños sucesivos. Ambos NO sirven como fotoprotectores, pero sirven para dar color bronceado sin dañar nuestra salud.

Mito 5: ¿Las camas solares son menos dañinas que el sol?

No, en absoluto. La radiación solar está formada entre otras, por radiación Ultravioleta A y B que en forma acumulativa dañan nuestra piel. Las camas solares emiten luz Ultravioleta A (UVA) que es capaz de dañar por efecto acumulativo a largo plazo el material genético de nuestras células y favorecer la aparición de tumores de piel. Se la vincula además a efectos adversos agudos irreversibles como el fotoenvejecimiento prematuro (arrugas), fotosensilbilización (enrojecimiento rápido al exponerse al sol), quemaduras solares, inmunodepresión y potenciación del efecto cancerígeno de la radiación Ultravioleta B (UVB).  Además, las radiaciones pueden provocar a nivel ocular cataratas, quemaduras en la córnea y daño en la retina.

Mito 6: ¿Se le puede aplicar fotoprotector a un niño de cuatro meses?

Se desaconseja su uso en menores de seis meses, porque son muy pequeños para ser expuestos en forma directa al sol. Se prefieren aquellos que son pantallas físicas a base de compuestos que logran reflejar y dispersar la radiación Ultravioleta al formar una barrera de partículas inertes opacas. Se evitan los compuestos químicos por la posible absorción de los mismos ya que sus sistemas bioquímicos están poco desarrollados y pueden ser dañados.

Mito 7: ¿Mantener el bronceado en invierno con las camas solares protege de los rayos solares?

La realidad es que solo aumenta el tiempo de exposición, con el consecuente aumento de riesgos. Las Sociedades de Dermatología informan que mantener el bronceado durante el invierno mediante el uso de camas solares es peligroso, poniendo énfasis en que la piel debe fotoprotegerse también en invierno. Debe utilizarse el fotoprotector siempre que se esté al aire libre ya que las nubes dejan pasar el sol. La arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y aumentan su acción. Si bien las radiaciones son más importantes entre las 10 y las 16 hs., no significa que fuera de ese horario no exista riesgo. El cáncer de piel no solo es consecuencia de una exposición al sol en verano, sino que es el resultado de una agresión continua de las radiaciones.

Mito 8: ¿El origen del cáncer de piel sólo es consecuencia de quemaduras solares?

Este concepto es falso, ya que las exposiciones continuas al sol o a camas solares también participan por el efecto acumulativo que tiene la radiación ultravioleta en nuestra piel.

El uso de camas solares comenzó en 1985 en la Argentina. En el año 2006 se prohibió el ingreso a menores de 18 años. Aún así, la gente sigue concurriendo porque forma parte de una filosofía de vida aunque con un costo muy alto para la salud.

Los efectos del fotodaño acumulativo y el cáncer de piel suelen aparecer a los 10 o 15 años del uso de las camas solares. La OMS las declaró como carcinógeno al igual que el tabaco y los rayos X.

Es importante que aumentemos nuestros conocimientos sobre los beneficios y riesgos de las radiaciones ultravioleta y actuemos en consecuencia para proteger nuestra salud y la de nuestros menores.

Siendo coherentes, podríamos empezar revisando nuestros valores en relació al bronceado y trasmitir estos conceptos a los demás. (1,2,3)

Anticipándonos a la 20° Campaña de prevención del cáncer de piel, que se llevará a cabo del 18 al 22 de noviembre, los invitamos a revisar gratuitamente su piel, bajo el lema “Siempre que te expongas al sol, cuidá tu piel, es la única que tenés” (3)….


Bibliografía:

1- Bassotti A, Parra V; Driban N, Huczak L. Mitos y realidades en Dermatología. Rev Med Hosp Esp Mza. 2004, Vol VI N° 2. Julio-Noviembre:73-81.

2- Zuluaga A. Cámaras bronceadoras: mitos y realidades. Rev Asoc Colomb Dermatol. 2009; 17: 205-210.

3-  www.sad.org.ar/campanas

Escrito en Destacados, Rincón de CienciasComentarios (0)

Ser sustentable: Tomar responsabilidad de la propia vida y dar el ejemplo -->

Ser sustentable: Tomar responsabilidad de la propia vida y dar el ejemplo

Este artículo es una invitación a mirarnos juntos en las acciones de cada día a través de una palabra que se escucha bastante: sustentabilidad. En los últimos años, personas, organismos de estado, docentes, investigadores y empresas han mencionado o referido la sustentabilidad en sus discursos, artículos, tesis, clases, políticas públicas, acciones y campañas de marketing.

Por Paola Studer*

¿Qué es ser sustentable?

La sustentabilidad surge como desafío mundial a través de la ONU, con el informe Brundtland en 1987, donde por primera vez se habla de desarrollo sustentable y se acuerda definirlo como aquel que “satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”. Planteándose, entre otros, los siguientes objetivos: promover un sistema económico donde los países menos desarrollados puedan hacerlo; conservar y cuidar el planeta sin poner en riesgo los ecosistemas que sostienen la vida en la Tierra; promover el uso de energías renovables; tomar consciencia de los patrones de consumo y crecimiento poblacional.

A partir de este hito, se sucede un proceso de difusión del término, y si bien ha sido ampliamente divulgado, hay un reduccionismo a la hora de ejecutarlo, por ello es importante comprender que la sustentabilidad no es una campaña de marketing, no es protocolo, certificación o autoevaluación, no es una moda, no es un concepto, no es unidimensional, no es sustituir insumos contaminantes por otros menos nocivos, es mucho más que esto.

La forma de comprender la sustentabilidad creció y se complejizó y hoy entendemos que es más que un concepto, transformándose en la posibilidad de crear un nuevo mundo basado en el respeto, la diversidad (étnica y ecosistémica), el cuidado, la equidad en los accesos y la responsabilidad de dejar un planeta mejor para el futuro de tus hijos, nietos, sobrinos.

Ser sustentable es un cambio cultural que empieza en uno/a, tomando consciencia de quién sos, cuál es el propósito de tu vida y qué deseás modificar en vos, para aportar en tu cotidianeidad -trabajo, estudios, casa e impactar en esta nueva consciencia global-.

Podés empezar desde lo más simple tomando responsabilidad sobre tus actos: sí, cada uno de nosotros es responsable del mundo que crea. ¿Qué podés hacer? TrabajaR en tu crecimiento personal, no arrojar basura en las calles, reciclar, tratar a las personas de tu entorno con respeto, amor y humildad, usar tu bicicleta para ir a lugares cercanos, comprar en los negocios locales, cultivar tus alimentos, cuidar el uso del agua. Cuando sos sustentable, tu empresa, tu trabajo, tu familia, tu hogar, tus relaciones lo serán: sé un ejemplo.

*Ingeniera Agónoma, coach, trainer espiritual, docente e investigadora, consultora independiente en agricultura sustentable y consultora en bioneuroemoción.

La Fundación Consus brinda su primer curso de verano sobre Sustentabilidad (historia, conceptos y aplicaciones), los días 11, 18 y 25 de febrero a las 19 hs. en Esteban Echeverría 1654, Godoy Cruz. Informes e inscripciones: fundacionconsus@gmail.com


Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Prácticas sustentables: Cómo reciclar residuos orgánicos -->

Prácticas sustentables: Cómo reciclar residuos orgánicos

Por Mariano Cony, ingeniero agrónomo (IADIZA-CONICET – Fundación CRICYT)

La poco reconocida basura

En los últimos 20 años, el tratamiento de la basura urbana ha sido un tema muy importante de preocupación de las sociedades modernas. En nuestro país, y en particular en nuestra provincia, sigue siendo un tema candente, que todavía no alcanza un tratamiento que derive en una solución sustentable. Problemas de índole social, técnico y económico impiden que estas soluciones se logren. La falta de utilización de eficientes métodos de reciclaje, los costos económicos de la aplicación de estos métodos y la falta de reconocimiento por parte de las poblaciones en general del valor que tiene para una sociedad contar con urbanizaciones “limpias”, han impedido que el tratamiento “sustentable” de la basura generada avance en nuestra provincia.

Vaya como ejemplo: Usted vecina/o de Chacras de Coria, sabiendo que los recursos económicos que maneja un municipio son “finitos”, ¿a qué le daría prioridad: a que sus calles fueras asfaltadas o mantenidas cotidianamente en buenas condiciones o a elaborar y ejecutar un buen plan de reciclaje de toda la basura generada -por supuesto, hay que considerar la disminución de su generación- en su localidad?  Recuerde, los recursos económicos tienen límites y muchas veces, hay que priorizar.

La mal llamada “basura orgánica”

Cáscaras de frutas, restos de café, los fideos del mediodía, los tomates que se pudrieron, etc., constituyen parte de uno de los componentes más importantes de nuestro ecosistema: ¡la materia orgánica! Para muchos -y no se equivocan- la materia orgánica representa la vida. Todos los organismos “vivos” están constituidos por materia orgánica. Su cuerpo, vecina/o está constituido en una muy importante proporción por materia orgánica.

Desde el punto de vista químico la materia orgánica es rica en los elementos Carbono (C), Hidrógeno (H) y Oxígeno (O), acompañados en muchos casos por Nitrógeno (N), Azufre (S) y otros elementos, llamados inorgánicos, en menores concentraciones. Cuando Ud. escucha hablar a los nutricionistas de la correcta ingesta de proteínas, aminoácidos, hidratos de carbono, etc., están hablando de la materia orgánica.

Esta resulta un recurso vital para la fertilidad de los suelos agrícolas o de su jardín. En Mendoza, dadas sus características climáticas y del origen de sus suelos, es, naturalmente, ¡muy escasa!

Por lo tanto, si en los suelos de nuestra provincia es escasa y es un recurso fundamental para su fertilidad, ¿tiene lógica desperdiciar o enterrar -a veces, ni siquiera esto- la mal llamada “basura orgánica”? La respuesta está dada en la lógica económico-social imperante: recuperarla o reciclarla tiene costos que la sociedad mendocina, todavía, no está dispuesta a asumir.

Recuperación o reciclaje de los recursos orgánicos de la basura

Muchos autores han denominado a la mal llamada basura orgánica, “recursos orgánicos”.

La recuperación o reciclaje de  esos “recursos orgánicos” se denomina compostaje.

En Mendoza, se usan dos métodos o tecnologías de compostaje: el compostaje tradicional, bajo condiciones aeróbicas -el más utilizado- o anaeróbicas, y el vermicompostaje, más conocido como lombricultura.

Compostaje tradicional vs. “lombricultura”

El compostaje tradicional consiste en la acumulación de materia orgánica, comúnmente en pilas o montones, y el mantenimiento de condiciones adecuadas de temperatura que alcanzan los 65° C; humedad, 60% y la presencia de oxígeno de acuerdo a que se trate de descomposiciones aeróbicas o anaeróbicas, que permiten que actúen los microorganismos presentes o incorporados ex profeso, causantes de la descomposición.

El vermicompostaje o lombricultura consiste en la alimentación de lombrices con materia orgánica semidescompuesta, cuyo proceso de descomposición es terminado en el aparato digestivo de la lombriz. Una parte de esta es utilizada por las lombrices para su desarrollo y la otra depositada en forma de fecas en los lugares de crianza.

La diferencia fundamental entre el compostaje tradicional y el vermicompostaje radica en los microorganismos que actúan en la descomposición de la materia orgánica.

En el primero actúan microorganismos termófilos, porque en la fase inicial del proceso de descomposición se alcanzan altas temperaturas de 65° C. En el segundo, se trata de microorganismos mesófilos, ya que se mantienen valores inferiores a los 35°C, mediante la alimentación de las lombrices en capas inferiores a los 40 centímetros y el riego de las mismas, que impiden la elevación de la temperatura.

Mientras en el primer caso al producto obtenido se lo llama compost, en el segundo se lo conoce como humus de lombriz, lombricompuesto o vermicompost.

Una mejor utilización de la materia orgánica

Evidencia científica  publicada en los últimos años en diferentes partes del mundo demuestra las enormes bondades de la utilización de los compost y lombricompuestos.

Lo que destacan los trabajos científicos con más vehemencia es la mayor actividad microbiana de los lombricompuestos y su efecto benéfico para los vegetales.

Si se comparan los procesos de obtención de compost y humus de lombriz, a igualdad de residuo orgánico transformado, se puede destacar que el vermicompostaje presenta un menor consumo de mano de obra o maquinaria que el compostaje tradicional y una mayor velocidad de descomposición y estabilización de la materia orgánica que redunda en un menor tiempo de obtención del abono.

Los bajos tenores de materia orgánica que presentan los suelos de Mendoza, consecuencia de las condiciones ecológicas existentes, hacen prever que la aplicación de abonos orgánicos continuará siendo una labor común en la agricultura provincial y en nuestros espacios verdes.

La pregunta es: ¿cuándo nos terminaremos de concientizar sobre las ventajas, no sólo ambientales sino también económicas, del reciclaje de nuestros residuos – recursos orgánicos?

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Rincón de Ciencia: Emociones y salud -->

Rincón de Ciencia: Emociones y salud

¿Cuántas veces después de un enojo nos ha dolido el estómago? ¿O nos hemos sentido descompuestos? O al revés, después de una buena noticia, sentimos que la energía nos corre por todo el cuerpo como si hubiéramos vuelto a nacer. Ejemplos cotidianos abundan.

Por la Dra. Vanesa Silvana Bazzocchini*

Etimológicamente, el término emoción viene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso”, “aquello que te mueve hacia”. Son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso, o recuerdo importante. Provocan en el individuo que las vive, alteraciones fisiológicas diferentes como cambios en el pulso y la presión arterial, sudoración, cambios en el tono de voz, secreción de diferentes hormonas y neurotransmisores, a fin de ajustar de la mejor forma al individuo frente a la situación concreta que provocó dicha emoción. Las emociones pueden ser de alegría, miedo, tristeza y cólera o ira.

Impacto en la salud

Las emociones no son algo etéreo como parecen, sino que provocan cambios comprobables a nivel orgánico. Cómo gestionamos este impacto es como repercute luego esto en nuestro organismo. Aquí juega un papel muy importante nuestro inconsciente, ya que solo un 8% de la realidad que nos rodea es captada por nuestra parte consciente. Sigmund Freud, creador de la teoría psicoanalítica, describió el papel que juegan los procesos inconscientes en la aparición y evolución de los desordenes de salud.

Por otra parte, Walter Freeman descubrió el concepto de plasticidad cerebral, por el que las conexiones neuronales cambian de forma dinámica en función de las interpretaciones que le damos a los sucesos externos. Michael Meany, especialista en psiquiatría biológica y neurología, descubrió junto a su equipo la importancia de la atención materna en la modificación de la expresión de genes que regulan el comportamiento y las respuestas neuroendócrinas al estrés.

Junto con todos estos descubrimientos, paralelamente también se ha dado un despertar en volver a enfocar al ser humano como un todo bio-psico-social, es decir, un cuerpo conectado con sus pensamientos, sentimientos y emociones, inserto en un medio social que lo afecta profundamente desde lo más intrínseco hasta lo más vago. Somos seres que fluyen y se interelacionan en un medio que provoca reacciones y exige respuestas permanentemente. No podemos aislarnos del resto ni desconectarnos de aquello que somos y sentimos.

¿Qué hacemos entonces?

Esta nueva era nos empuja al contrario, a conectarnos con todo lo que nos sucede, aprendiendo a gestionar de manera más “inteligente” todos los sucesos que nos acontecen. Nuevas filosofías nos impulsan a “pensar en positivo”, ya que solo cambiando la actitud se cambia por completo el entorno que nos rodea. Hay que “sacar todo afuera”, no quedarse callado, expresar lo que sentimos en todos los ámbitos en los que estamos: “El cuerpo grita lo que la boca calla”. Joan Sebastian Bach, músico alemán dijo: “la enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma”.

También la ciencia se abre a nuevas disciplinas que estudian las interrelaciones del individuo.

La Psiconeuroendocrinología estudia los mecanismos por los cuales el organismo reacciona frente a situaciones estresantes liberando hormonas encargadas de propiciar respuestas corporales y emocionales determinadas. Asimismo la Psiconeuroinmunología demuestra que, después de una impronta emocional, el eje hipotálamo – hipofisario proyecta la liberación de sustancias de naturaleza proteica, modulando sus respuestas y haciendo que el organismo se haga más o menos tolerante a la entrada de gérmenes.

Biodescodificación

Desde otra perspectiva, la Biodescodificación por ejemplo, es un método de acompañamiento humanista que estudia la correlación entre las emociones ocultas, inconscientes (mal gestionadas), asociadas al síntoma y su enfermedad. Frente a esto propone vías para la toma de conciencia y el cambio de las emociones, lo que contribuye a la disminución o remisión del síntoma que presenta la persona, potenciando el resultado de otras intervenciones de carácter médico, socioeducativo y cultural.

Se toma en cuenta que sobre nuestra manera de relacionarnos con el mundo influyen las vivencias diarias, el legado de nuestros ancestros y todo aquello vivido por nuestros padres durante nuestra concepción y embarazo. La tarea del Especialista en Biodecodificación es estudiar la situación desencadenante del síntoma, buscando una explicación objetiva. Sin suponer ni proyectar y con una mente cuántica, podrá sugerir diversas formas de ver la problemática, para que sea el propio paciente quien encuentre el recurso adecuado a aplicar en su vida.

Para concluir, es importante tener en cuenta entonces que todo aquello que nos ocurre o sentimos no es algo que debamos pasar por alto, al contrario, debemos estar atentos a esa voz interna que intenta comunicarse con nosotros y guiarnos por el mejor de los caminos. Depende de nosotros empezar a escuchar.

Para mayor información acerca de Biodecodificación escribir a vanesa.bazzocchini@um.edu.ar o al tel: 0261-5983067.

*Investigadora Adjunta; Instituto de Investigaciones Biomédicas (INBIOMED) – IMBECU – CONICET; Facultad de Ciencias de la Salud – Universidad de Mendoza).

Escrito en Destacados, Rincón de CienciasComentarios (0)

Rincón de Ciencia: Cómo mantener fresca y saludable a la memoria -->

Rincón de Ciencia: Cómo mantener fresca y saludable a la memoria

Mantener la curiosidad y los deseos de aprender, actividades divertidas, evitar o tratar de reducir el estrés, ejercicio físico y las necesarias horas de sueño son algunos de los requisitos para mejorar y mantener la buena memoria. Pero… perdón ¿de qué estábamos hablando?

Por Sebastián García Menéndez –Bioquímico

Becario CONICET- INBIOMED – UM

El filósofo y psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus fue uno de los pioneros científicos que comenzó a hablar sobre la memoria en el siglo XIX, con una variedad de metodologías que hoy en día se integran en campo generalmente conocido como neurobiología de la memoria.

Si la definimos desde una óptica general podríamos decir que la memoria es un sistema funcional complejo, que nos permite guardar la información relevante que captan nuestros sentidos para luego poder utilizarla en un determinado momento. Este proceso se lleva a cabo principalmente por unas células altamente especializadas del sistema nervioso denominadas neuronas. Estas componen la unidad funcional del sistema nervioso. Las neuronas se comunican unas con otras formando redes que se asemejan a una especie de cableado que permite relacionarse con determinadas zonas cerebrales encargadas de múltiples procesos nerviosos, como por ejemplo la memoria.

No toda la información que nos rodea ingresa en nuestro sistema de memoria, ya que sería una desventaja evolutiva desde el punto de vista energético. Nuestro cerebro tiene la capacidad de filtrar toda la información que le llega a través de los sentidos para solo guardar lo realmente importante. Esta selección depende del nivel de intensidad con que nos llegan los diferentes estímulos y el grado de atención que le designamos, lo que da como resultado el comienzo de la primera fase de la memoria: el aprendizaje.

Este se puede definir como un proceso a través del cual una experiencia relevante que proviene del mundo exterior (estímulos visuales, auditivos, táctiles, etc.) se traduce al lenguaje neuronal de nuestro cerebro (estímulos químicos y eléctricos) con características espacio-temporales, que se expresan por un cambio comportamental. Ejemplo: si nos quemamos la boca con una tasa de café (estímulo), la próxima vez esperaremos unos minutos antes de hacer contacto con ella (cambio comportamental).

Para entender un poco más de qué se trata esta fabulosa herramienta, quiero definir a la memoria desde los diferentes enfoques que se conocen para estudiarla. Estos se dividen en tres niveles metodológicos:

El comportamental: se encarga de estudiar la expresión de la conducta en el proceso mnésico (por ejemplo: si un ratón aprende o no, la asociación entre un estímulo luminoso y el accionar de una palanca para obtener comida). Es a este nivel donde podemos estudiar las distintas fases que componen el proceso de la memoria: aprendizaje (ingreso de la información relevante en forma de una memoria débil), consolidación (pasa a una memoria fuerte y estable), evocación (utilización de la información almacenada) y extinción (reciclado de la información).

El sistémico: se encarga de estudiar cómo se ven afectadas las comunicaciones entre las neuronas de las diferentes partes del cerebro que se encargan de traducir el lenguaje exterior (luz, comida, etc) en la representación del lenguaje interior (señales química y eléctricas de las células nerviosas) que le permiten en este caso al ratón aprender la relación que existe entre el estímulo luminoso y la comida.

El molecular y celular: se estudia qué sucede en el interior de las neuronas para modificar sus propiedades reactivas, específicamente cuando se crea la relación entre el estímulo y la recompensa.

Por lo dicho anteriormente podemos citar la definición que nos dejó el doctor Héctor Maldonado, un gran científico de nuestro país que dedicó su vida a este apasionante proceso cognitivo.

“La memoria es una representación interna de una experiencia comportamental, codificada espacio-temporalmente en circuitos neuronales mediante cambios en las propiedades reactivas de las neuronas, que pueden guiar el comportamiento”.

¿Cómo podemos mejorar nuestra memoria?

Nuestro cerebro se asemeja a un músculo, por lo que no hay mejor estrategia para un óptimo rendimiento que un buen entrenamiento. Esto es, no perder nunca la curiosidad de aprender nuevas cosas, un idioma, un oficio, nuevas relaciones sociales, pero por sobre todas las cosas mantener nuestro cerebro entretenido. Esta es una excelente estrategia para ganarle al deterioro natural de nuestras capacidades intelectuales, según nos cuentan cada vez más científicos en todo el mundo. Es necesario generar otro tipo de cambios psico-físicos y nutricionales que tienen como objetivo central sacarle un poco de ventaja a nuestra genética.

Respecto a los cambios de hábitos psíquicos podemos decir que debemos evitar grandes dosis de estrés. Se sabe que esta compleja reacción en principio fisiológica, puede traer trastornos en nuestra memoria cuando sobrepasa sus límites. Por eso es muy recomendable que en algún momento del día podamos dedicarle unos minutos a nuestra relajación. Un cerebro descansado nos ayudará significativamente respecto a las futuras demandas de concentración. Otra recomendación es dedicarle entre siete y ocho horas de sueño a nuestro cerebro. Mientras dormimos, “El” sigue funcionando para consolidar en una memoria más fuerte y efectiva, la información relevante de nuestro día. Por lo tanto si dormimos poco, no tendremos un óptimo funcionamiento de nuestra memoria.

No olvidemos el ejercicio

Con respecto a los hábitos físicos, también existen muchos estudios en todo el mundo que encuentran una relación directa entre el ejercicio físico y nuestro grado de eficiencia intelectual. Esto es debido en parte al aumento del aporte sanguíneo que realiza el sistema vascular cerebral en respuesta a la demanda de oxígeno y glucosa, dos combustibles esenciales para el cerebro. Esto hace que muchas sustancias tóxicas propias del metabolismo celular en gran parte se eliminen y, como resultado, las neuronas se oxigenan y obtienen un mayor aporte energético con lo cual aumentan su rendimiento. Por otro lado, trabajos científicos han demostrado que el ejercicio físico optimiza el funcionamiento de una zona de nuestro cerebro íntimamente relacionado con la memoria: el hipocampo.

¿Y el alimento?

Respecto a nuestros hábitos alimenticios no existen grandes secretos, “somos lo que comemos”.

La calidad de nuestra alimentación guarda una relación directa con nuestro intelecto. Una dieta balanceada y baja en grasas de seguro hará que nuestro organismo funcione mejor. Los pescados azules, por ejemplo: sardinas, atún, anchoas, salmón, jurel, caballa, entre otros, una a dos veces por semana son una muy buena opción. Estos contienen muchos nutrientes esenciales para nuestras neuronas como vitaminas, minerales, y ácidos grasos poli-insaturados, principalmente el omega 3. Estos ayudan a disminuir los niveles de colesterol, previniendo alteraciones en el sistema cardiovascular y en el sistema nervioso, como el infarto de miocardio y la demencia senil respectivamente.

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Hidrocarburos en reservorios no convencionales -->

Hidrocarburos en reservorios no convencionales

Apuntes para entender la técnica de fracking o fractura hidráulica.

Por geól. María Paz y biól. Bernardo Parizek*

El acceso a la energía es un tema de suma importancia, dado que la vida moderna depende íntimamente de ella para funciones tan diversas como cocinar, trasladarnos, calefaccionarnos, producir y recrearnos.

A partir del 2011 en la Argentina se comenzó en forma sistemática la exploración y explotación de petróleo y gas no convencional.

¿Qué son los Yacimientos No Convencionales? Son aquellos en donde el hidrocarburo (petróleo y gas) se encuentra confinado en la roca que le dio origen, la cual no cuenta con características naturales que faciliten su migración (permeabilidad/porosidad) en una roca reservorio, como es el caso de los yacimientos convencionales.

¿Por qué se utiliza el Fracking en los yacimientos no convencionales? La  estimulación hidráulica se plantea como una herramienta alternativa que permite ampliar la vida útil de un yacimiento en explotación, por el agotamiento de petróleo y gas en el yacimiento convencional, el cual se extrae históricamente en nuestro territorio y corresponde a yacimientos que se caracterizan por encontrarse a menor profundidad.

Esta nueva técnica utiliza pozos más profundos (+2500m) y adiciona los últimos metros en tramos horizontales, vinculado al desarrollo de mayor ingeniería, insumos, coordinación y equipos/proveedores.

Implementación en Argentina

La técnica utiliza la presión de inyección de agua y la incrustación de arena en las microfisuras que deja el agua y los aditivos, desplazando al hidrocarburo de los poros y fisuras para poder ser utilizado.

Además de los aditivos especiales para facilitar la lubricación del trepano y el encamisado del pozo (cemento), se encuentran los aditivos propios del pozo. Los mismos constan mayoritariamente de ácido clorhídrico (50%), gelificante o gomar guar (25%) y el 25% restante está compuesto por surfactantes, ruptores de gel bactericidas y anticorrosivos. No se utilizan explosivos, por eso es una fracturación hidráulica.

Una vez generado el flujo del pozo se procede a instalar una válvula de explotación y retirar y remediar la locación.

¿Qué pasa con los acuíferos? Los acuíferos de agua potable se encuentran a menos de 300 metros de la superficie. No existe ningún trayecto físico entre la formación de interés y el acuífero, por lo tanto el mayor cuidado que debe existir en la perforación es sellar con el encamisado cualquier posibilidad de conectar el acuífero dulce con el petróleo y agua de formación (agua muy  salada que puede tener hasta la misma edad del hidrocarburo). Los controles mayores se centran en mantener la locación seca en recintos confinados, no afectar el acuífero dulce y reutilizar el agua de perforación preferentemente que sea agua de formación.

Existen muchas dudas sobre esta técnica y un genuino debate. Es necesario que nos informemos y establezcamos una coherencia entre nuestras necesidades como sociedad, la tecnología que disponemos para explotar o no nuestros recursos, el desarrollo y el cuidado ambiental que toda actividad antrópica requiere.

Hay una tendencia contestaria a toda actividad productiva, que muchas veces está representada por grupos minoritarios con gran capacidad de difundir miedo. El reclamo social se concentra en que exista combustible más barato, más trabajo y controles confiables. Alimentar el debate en términos dicotómicos no parece útil. Los peligros de la práctica son la potencial contaminación del agua dulce y el mal manejo de efluentes de recirculación y esto vale para toda la industria petrolera.

*Ambos profesionales son parte de la consultora ambiental GT Ingeniería S.A. Fuente: Profesionales del área y IAPG. 2015 El abecé de hidrocarburos No convencionales.

Escrito en Destacados, Rincón de CienciasComentarios (3)

Bioética Cotidiana: Dignidad que indigna -->

Bioética Cotidiana: Dignidad que indigna

En todos los encuentros vinculados con la bioética es casi un tema obvio el de la dignidad del ser humano. También en nuestra vida cotidiana nos referimos a situaciones que atentan contra ella. Pocas veces se ven noticias en las que la dignidad no esté directa o indirectamente en juego. Es más, desde la puesta en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, la dignidad es una premisa central del ordenamiento legal argentino.

La mayoría de los pensadores de distintas vertientes coinciden en que la dignidad es una característica básica de la persona humana. Básica, pero ¿qué es la dignidad en nuestro día a día? Para orientarme busco ejemplos de situaciones indignas y generales: los tratos en los campos de concentración de la Alemania nazi o las experimentaciones con negros con sífilis en Estados Unidos luego de la segunda gran guerra.

Ser digno implica que todos nos deben tratar como iguales y sin ofensas a nuestra condición. Diariamente somos objeto de tratos indignos. Me refiero a lo que deben soportar en instituciones públicas y privadas los pacientes que buscan atención en salud. También basta con recorrer algunos efectores para ver cómo a los mayores en estado de necesidad crítica se los trata con desprecio y se los deja abandonados y desnudos en presencia de quien quiera observar.

En algunos lugares los partos múltiples y simultáneos son lo frecuente, y ello conspira con el llamado parto humanizado. ¡Horrible expresión para dejar en claro que es lo menos humanizado que existe! Los tratamientos innecesarios a pacientes terminales… La lista podría seguir, y seguramente cada uno podría adicionar su propia experiencia.

Para sentirnos tratados con dignidad es necesario un mayor compromiso. En bioética está la idea de no dañar. Este mandato vinculado al personal de la salud debiera ser puesto en práctica con toda su profundidad, porque no sólo se daña no atendiendo la patología. Se daña cuando al otro se lo trata como un mero medio para mis propios fines y no como el fin mismo de mi labor.

Conozco personas que no saben el significado filosófico de la dignidad pero son el fiel reflejo de su aplicación clara y concreta. Ser digno requiere del otro una actitud de respeto por mi condición y mi respeto hacia él. Es ser acreedor  de ese respeto y por ello no se pierde la dignidad, aún cuando el otro no la reconozca. Es el otro el que la pierde.

Distinta sería nuestra vida si nos tratásemos con dignidad. La bioética cotidiana permite encontrar soluciones que no pasan por los recursos disponibles ni por la formación sino que requiere de una reflexión transparente y bien intencionada. En un momento en el que estamos preocupados por la apariencia, las posesiones, la dignidad es una revolución conductual que a pocos parece interesarles.

Dr. Alejandro Juan Maresca – Abogado – mail: maresca.aj@gmail.com

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con el ensanchamiento de las principales calles de Chacras de Coria?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Parcialmente Cubierto
Parcialmente Cubierto
3°C
sensación térmica: 5°C
humedad: 86%
 
Correveidile en Facebook

 

junio 2019
L M X J V S D
« may    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Chacrificados

Edición Papel