Archivo | Historias de Chacras

El porqué de los nombres de las calles: Benito de San Martín -->

El porqué de los nombres de las calles: Benito de San Martín

Esta calle va desde Pueyrredón hasta los Caracoles y recibe su nombre como un homenaje al multifacético hombre conocido por haber inmortalizado el momento en que se inauguró el Monumento al Ejército de los Andes en el Cerro de la Gloria el 12 de febrero de 1914.

El mendocino Benito de San Martín (1876-1944) fue escribano público, notario durante el segundo gobierno de Emilio Civit, diputado provincial y banquero. En 1930 tuvo a su cargo el área de Parques y Paseos, fue director General de Rentas e intendente de la Ciudad de Mendoza entre 1941 y 1943.

Amante de la naturaleza y del arbolado, creó el actual Parque O´Higgins y Aborigen, en el Parque General San Martín. Además construyó el parque privado Las Colinas, antes denominado Angélica, en honor a su hija mayor. Sus fotografías de viajes por Europa y Latinoamérica, también de Mendoza, constituyen un legado rico en imágenes de paisajes, jardines, plazas, parques y monumentos.

Escrito en Historias de ChacrasComentarios (0)

La Escuela Marchionatto en el recuerdo de una ex alumna -->

La Escuela Marchionatto en el recuerdo de una ex alumna

Allá lejos y hace tiempo. Nidia Sileoni fue también docente de la institución y junto a Onelia Cobos le rinden homenaje a la institución en su cumpleaños número cien.


Por Onelia Cobos

Cuando el docente tiene la suerte de trabajar donde fue alumno cuando niño, se abre una ventana al mundo de emociones especiales y únicas.

Y si además, como maestro, puede construir una feliz y empática relación con su lugar de trabajo, logra vivenciar el campo más rico del corazón humano: el amor compartido y la solidaridad.

Nidia Sileone fue alumna en la Escuela Marchionatto en primer grado, primero superior, segundo, tercero y cuarto grado. Quinto y sexto los cursó en la Escuela Teresa O’ Connor.

La Escuela Marchionatto era entonces la Escuela Nacional Nº 63. Quinto y sexto eran grado múltiple porque no había número suficiente de alumnos.

Poco a poco se cuela en los recuerdos la alegría, cuando recién recibida de maestra, se acercó a la escuela para cubrir una suplencia por puntaje por cinco días. Se quedó por veinte años.

La maestra a la que reemplazó nunca volvió por razones de salud.

Y como flashes de colores, aparecen uno y mil momentos vividos. El acarreo diario del agua potable con dos alumnos desde el grifo público porque no había agua corriente. Era el agua para hacer la leche a la población escolar.

En ese entonces tuvieron un período sin celadora que permitió la intervención de todo el personal y alumnado en la limpieza del edificio. Esta circunstancia construyó una firme red de colaboración y un profundo sentido de pertenencia.

El paisaje rural, las viñas vecinas, el silencio de todo del entorno contribuyeron en el pasado a que la lectura ocupara un lugar de privilegio en las sesiones mañaneras con los libros de la biblioteca del grado o el material ofrecido por la maestra.

Era creatividad absoluta puesta al servicio de la alfabetización, más allá de los programas oficiales. Eran momentos de ceremonias secretas disparadoras de atmósferas singulares para luego desarrollar las distintas asignaturas. Se volvieron una gran familia.

En 1985 los esperó una catástrofe aparente. Un terremoto dejó inhabilitado el establecimiento. Casi una bendición camuflada permitió que en un fin de semana topadoras de Carbometal derribaran los escombros y ruinas y dejaran el terreno listo para construir.

Con la siempre loca ilusión de crear escuelas Silvano Savoy gestionó acompañado por Gabriel Gallar, el camino de la construcción que un Rotary Club, Club de Madres, Cooperadora y docentes emprendieron.

En el año 1978 las escuelas nacionales pasaron a la provincia.

Nidia se jubiló en 1995.

Se cuelan más nombres, más fechas, pero lo que subsiste en el recuerdo es una mágica fuerza, es un disfrute de haber podido juntos construir en solidaridad cerrada.

Las nuevas generaciones deberán mirar a este lugar como un milagro posible de amor y ternura.

FELIZ CUMPLEAÑOS Escuela Marchionatto

Escrito en Historias de ChacrasComentarios (0)

Un hallazgo maravilloso: Walt Disney en Chacras -->

Un hallazgo maravilloso: Walt Disney en Chacras

Por Carlos Campana

Llegó a Chacras de Coria en un automóvil negro acompañado de una larga caravana que lo seguía. Rodearon la plaza principal pero siguieron por calle Viamonte hacia el sur. En el interior del rodado, un hombre de finos bigotes y de aspecto latino, le comentaba a su acompañante en inglés americano, lo hermoso que era el lugar. Estaba fascinado por el paisaje e entusiasmado por conocer más.

Inédita foto de Walt Disney vestido de gaucho en la finca de Alurralde en Tupungato.

Caía la primaveral tarde del 25 de setiembre de 1941. Aquella persona era nada menos que una estrella mundialmente reconocida del dibujo animado llamado Walt Disney, el creador del Pato Donald y otros inmortales personajes.

Extraña visita

La llegada de Disney fue parte de una gira por Sudamérica que emprendió junto su esposa Lillian Bounds y 16 dibujantes de su estudio en una misión diplomática encomendada por el gobierno de Estados Unidos como parte de la llamada “Política de buena vecindad” con el objetivo de fortalecer lazos de amistad y frenar cualquier tipo de influencia de los Nazis y sus aliados, que en ese momento estaban en guerra. El viaje comprendía los países de Brasil, Argentina, Chile y Perú.

Walt y el grupo se establecieron en Mendoza desde el 25 al 29 de setiembre en donde desarrollaron varias actividades.

A las 13.30 del 25, aterrizó el avión que lo trasladaba desde Buenos Aires. Los visitantes fueron recibidoS por Juan Carlos Alurralde y varios empresarios del cine local. Posteriormente se alojaron en el Plaza Hotel y con una apretada agenda, iniciaron su primera actividad visitando al gobernador de Adolfo Vicchi para luego partir ese mismo día hacia Chacras de Coria, un lugar clave para Disney. Allí conocería a su musa inspiradora para un nuevo personaje.

De Chacras al mundo

El padre de Mickey estaba entusiasmado por llegar a Chacras y por conocer a un “gaucho” y vecino, llamado Liborio Sosa quien vivía con su familia en los suburbios de nuestra localidad.

Don Liborio, fue por muchos años el capataz de la estancia de los Alurralde en el departamento de Tupungato y un gran conocedor de las actividades campestres. Además fue uno de los principales activistas del centro tradicionalista de Cuyo y participó en varias ocasiones, en las primeras fiestas de la Vendimia conduciendo antiguas carretas con bueyes.

Al llegar a la humilde casa de Liborio, Walt Disney lo saludó efusivamente y conversaron a través de un traductor por más de una hora. Este hombre despertó en el dibujante norteamericano una gran fascinación y le sirvió de inspiración para su película “Saludos Amigos”, producida en 1942 y en donde aparece a Goofy -Tribilín- interpretando a un gaucho.

Finalizada la entrevista, Walt y el grupo partió hacia la plaza principal de Chacras Allí la caravana se detuvo y Disney recorrió varios lugares, entre los que se destacó la bella capilla. Todo estos lugares fueron filmados a todo color con su máquina Kodak de 8 milímetros.

Después de permanecer un par de horas, los visitantes quedaron encantados con aquel lugar y partieron siguiendo el itinerario pactado hacia otros departamentos.

Walt Disney con Lillian Bounds y la familia Alurralde en su estancia.

Escrito en Destacados, Historias de ChacrasComentarios (0)

Hablemos de Chicha Franco -->

Hablemos de Chicha Franco

*La calle Delhez es corta y no tiene salida a ninguna otra arteria o callejón. Es un viejo refugio del Ensueño chacrense.

La última casa a la derecha es de troncos. .Es una casa de dos pisos donde la madera nos recuerda la casa del bosque de arrayanes de Walt Disney en la película “Fantasía”.

Allí vive Chicha. Vive en esa calle desde 1946 cuando dejando Agustín Roca, un pequeño pueblo en Junín de Bs As, se trasladó a vivir en Chacras.

Casada con Francisco Aníbal Franco, joyero y relojero del lugar desde entonces, se convirtió en la  inseparable compañera del cómplice metafísico del Tiempo en el Chacras de Ayer.

Chicha tiene 97 años. Sigue cosiendo como lo hizo siempre. Aún sin lentes cuando “levanta ruedos”. Su memoria intacta, su salud plena, la hacen parecer una persona sin Tiempo.

Sin embargo, en el rincón del living, un alto reloj de madera, impecable y mentiroso ha camuflado el transcurrir del devenir en las personas y el lugar.

Todo parece ayer cuando zorzales, teros, zorros, lechuzas, terneros, vacas, caballos y potrillos quedaron atrás en la pampa húmeda y se convirtieron en hijuelas, túneles verdes de arboledas regadas por acequias.

Chicha tiene tres hijas, Gladys, Betty, y Susana.

Susana, que vive al fondo de la casa de troncos, ha sabido integrar icónicamente el mundo de lagunas  con cisnes de cuello negro del origen familiar campero, con el milagro verde del oasis chacrense en el desierto. Las paredes de su casa muestran lazos, tientos, herraduras, arneses y las viejas herramientas del taller joyero de su papá.

El lugar se vuelve mágico  cuando el elegante reloj del living canta una armonía envolvente que corre al silencio. No hay melodía es un viaje a las estrellas y todo allçi se deja llevar.

¿Sabrá Chicha que lo mágico del lugar la convierten en mágica también a ella?

*Por Onelia Cobos

Escrito en Destacados, Historias de ChacrasComentarios (0)

Nuestras calles y sus nombres: El turno de Besares -->

Nuestras calles y sus nombres: El turno de Besares

EL POR QUÉ…

Manuel Besares nació en 1792 en Santiago del Estero y murió en la Batalla de Ituzaingó en 1827. Fue un militar argentino; participó en las Expediciones Auxiliadoras al Alto Perú, en las primeras guerras civiles argentinas y en la Guerra del Brasil, durante la cual murió en combate.

En 1810 se enroló en el Ejército del Norte como oficial del contingente reunido en su provincia por Juan Francisco Borges y a las órdenes del general Manuel Belgrano participó en las victorias de Tucumán y Salta. En 1814 fue enviado a la Banda Oriental, dónde participó en la conquista de la ciudad realista de Montevideo y de dos campañas contra los federales de José Artigas.

Enviado a la guarnición de San Miguel de Tucumán, fue arrestado en noviembre de 1819 por oponerse a la revolución que llevó al poder a Bernabé Aráoz. En 1822, durante la reforma militar promovida por Rivadavia, fue dado de baja con el grado de teniente coronel.

Tras participar en la marcha hacia el norte a las órdenes del general Alvear, tomó parte en la Batalla de Ituzaingó, del 20 de febrero de 1827. Durante el ataque, una bala de cañón arrancó la cabeza del teniente coronel Besares, que murió al instante.

Una calle de la ciudad de Buenos Aires lleva el nombre del teniente coronel Besares. Y también una arteria nuestra, una de las más conocidas de Chacras de Coria.

Escrito en Destacados, Historias de ChacrasComentarios (0)

Historias de vecinos: María y Alfredo -->

Historias de vecinos: María y Alfredo

Se conocieron con la llegada de Alfredo Pucci (82) a Chacras de Coria. Fue una tarde de retreta de 1956 en la Plaza de Chacras de Coria cuando este inmigrante italiano se acercó a María Massola (78) para bailar con ella. Es que como miles de exiliados, Alfredo llegó junto a su familia en busca de un mejor porvenir. Una vez instalado en el pueblo encontró trabajo en la viña y formó una numerosa familia junto a María, dedicada a la costura y el bordado. Juntos tuvieron cuatro hijos y se instalaron en una casa del barrio Collovati. ¿Cómo era Chacras de Coria, allá por los años ´50? Estos chacrenses de siempre recuerdan que se trataba de “un lugar fresquito en el que había fiesta de viernes a domingo en la Plaza. Los carnavales eran una belleza y la zona muy tranquila, rodeada de viñedos, nada que ver con la actualidad, que se ha convertido en una ciudad”. Los visitamos en su casa y tomamos esta fotografía, entre mates y memorias de antaño.

Escrito en Historias de ChacrasComentarios (3)

Octavio Perín: Amor por los caballos -->

Octavio Perín: Amor por los caballos

Desde su primera infancia encontró en ellos una gran pasión que con el tiempo lo llevó a involucrarse en la vida de campo y el desarrollo de su oficio de herrador.


Octavio Perín (34) nació en Chacras de Coria, a pesar de que con el tiempo y motivado por su amor a los caballos, residiera en Buenos Aires y ampliara sus conocimientos y experiencia en Estados Unidos. ¿Qué hizo? Herrar caballos, porque esa es su profesión, que consiste en recortar el casco de los equinos, poner las herraduras en base a la disciplina para la que es utilizado cada animal, además de brindarle los cuidados básicos para su mantenimiento. “Mi acercamiento a los caballos viene desde que tengo uso de razón”, dice. En el 2001 trabajó durante seis años en Buenos Aires en una cabaña de caballos criollos, “San Baldomero” y más tarde continuó su formación mediante cursos teóricos y prácticos.

Hijo de una profesora de arte y de un ingeniero, Octavio creció desde chico motivado por la vida de campo y su gente. A los seis años tuvo su primer equino, por el que circuló por las calles chacrenses; con el tiempo llegaron otros, que fueron cuidados por momentos por el recordado señor Porreta donde ahora es el barrio Chacras de Farrell. En el fondo de su casa, recuerda, tenía un corral donde los guardaba. ¿De dónde viene tu pasión por los caballos? “Yo creo que lo traigo en la sangre. Uno de mis abuelos tuvo un criadero y el otro, cuando estuvo en la guerra, fue parte de la caballería. Los caballos son animales súper inteligentes que entienden más de lo que uno cree y han sido fundamentales para las grandes conquistas de la historia y la vida del hombre”.

Su primer dibujo de niño tuvo a un caballo como protagonista, en su casa hay libros dedicados a esta especie asociada a las costumbres campestres de las que tanto disfruta Octavio. Ex alumno de la Escuela Teresa O’ Connor y de la Panchito Correas, recuerda su infancia como una etapa increíble, de juego al aire libre y aventuras en la naturaleza. En relación a su trabajo le gustaría que el oficio fuera valorado en Mendoza, “ya que es tan importante como un buen veterinario o un buen entrenador. El herrado es tan fundamental como la buena alimentación. En condiciones naturales el caballo se autorregula, pero cuando es domesticado requiere de cuidados especiales”, asegura este joven chacrense.

Escrito en Historias de ChacrasComentarios (0)

Fiesta en el pueblo: arrancan los festejos por el aniversario de la Parroquia -->

Fiesta en el pueblo: arrancan los festejos por el aniversario de la Parroquia

Historias, música, deporte, arte y, por sobre todo, mucha alegría para homenajear todos juntos una de las fechas más importantes que tiene nuestro pueblo: 15 de setiembre de 1935, el día que se inauguró la iglesia frente a la plaza.

El 80° Aniversario de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se viene con todo. Ya arrancó en setiembre con la muestra histórica a cargo de la vecina Rosita Elaskar.

Ahora siguen la peña musical y la maratón, para concluir con una exposición y subasta de cuadros, con las obras donadas por artistas mendocinos. La idea es recaudar fondos para las reparaciones estructurales del edificio ícono de nuestro pueblo.

Según el cronograma ideado por la Comisión encargada de la organización de los festejos, las fechas restantes serían las siguientes.

El 2 de octubre es la peña en el corazón de la Plaza, con los grupos folklóricos Los Guanaqueros y Ay’Gualicho. Esa noche habrá patio de comidas en los alrededores, para alegrar los espíritus.

El 1º de noviembre será la Maratón por las calles del pueblo, según organiza Rito Irañeta.

La muestra de las obras artísticas se inaugurará el 7 de noviembre, a las 21 horas, para concluir con un vino de honor el 15 de noviembre, luego de la Procesión y Misa de Cierre de los festejos.

Por su parte, la Novena se llevará a cabo desde el 6 al 14 de noviembre a las 20 hs.

Todos los vecinos están invitados a participar, con alegría y buena onda, a compartir esta fiesta que trasciende lo religioso y nos convoca como comunidad.

Escrito en Destacados, Historias de ChacrasComentarios (0)

Familia de trabajadores: Los Orsini -->

Familia de trabajadores: Los Orsini

Con mucho esfuerzo, montaron una empresa dedicada a la producción, empaque, distribución y exportación de frutas. Una calle de Chacras de Coria lleva su nombre. Repaso por el sueño de una numerosa familia que apostó por su negocio y lo hizo brillar.

Elio Orsini junto a su compañera Clara Colombano en su casa de Chacras.

En 1935 la familia Orsini dejó atrás su vida en Las Heras y se instaló en Chacras de Coria. Eran parte de ese núcleo, Horacio Orsini, Asunta Grasso y sus siete hijos: Antonio, Nicola, Margarita, María Esther, Oscar, Héctor y Elio, quien relata esta historia una fría mañana de agosto en la casa ubicada en la calle que lleva por nombre su apellido. Lo acompañan en este rememorar, dos de sus hijos y su mujer, Clara Colombano, una porteña que de niña vivió en Chacras y a la que él, a pesar de la diferencia de edad, le prometió casamiento.

En Nápoles, el abuelo paterno de Elio trabajaba en la chacra y con ese aprendizaje creció y llegó luego Horacio Orsini a Mendoza, donde alquiló un galpón para el empaque de frutas que poco a poco fue creciendo. “Llegaron a trabajar unas 300 personas, mayormente mujeres y muchas de nuestro pueblo”, dice Elio acerca de la empresa familiar que exportó su producción a Brasil, Venezuela o Alemania, que tuvo su frigorífico y armado propio de cajas en nuestro pueblo y que contó con un puesto además de oficinas en el Mercado del Abasto en Buenos Aires. Unas 300 hectáreas en Tunuyán fueron otras de las aristas del negocio que, luego de retirado Horacio, continuaron sus hijos hasta 1963, año en que se disolvió la sociedad Orsini Hermanos.

“A los 7 años empecé clavando cajones; a los 12 ya rotulaba las ciruelas, peras y manzanas que más tarde eran distribuidas; a los 15 supervisaba la cuadrilla de cosecha y a los 18 manejaba camiones y coordinaba otro establecimiento dedicado a la uva de mesa. Dos años más tarde ingresé en el Servicio Militar, ahí está el diploma que me dieron por buena conducta”, dice Elio, más conocido como Pochi. Hacia 1954 el hombre se instaló en Buenos Aires, donde retomó contacto con la ya no tan pequeña Clara, la mujer con la que se casó en 1962 y tuvo cuatro hijos -Marcelo, María Eugenia, Paola y María- y regresó una década más tarde a Chacras de Coria, donde aún residen.

“La hermana de él, Margarita, era muy amiga de mi mamá y entonces nos visitábamos. A mí me daba vergüenza cruzármelo a él, porque cuando me veía, me tiraba las trenzas y me decía: Cuando seas grande me voy a casar con vos. Después yo me fui a vivir a Buenos Aires nuevamente, y allá nos encontramos”, recuerda Clara, hija de Emilio Colombano, quien fuera presidente del Club Chacras de Coria.

Elio recuerda que por entonces, en tiempos de la infancia, el pueblo era muy distinto al lugar que vemos ahora. Pura viña. En Mitre y Viamonte, dice, estaba el Turco Chantiri -actual supermercado Dandi-. Además de un almacén en el que había de “todo”, se encontraba en la zona un surtidor de nafta: “Ese era el casco comercial. También estaba Gelasich, al lado una ferretería y una tienda de ramos generales, Casa Quilisi. A Chacras venían las familias de mucho dinero a pasar el verano. Cuando yo era jovencito hacíamos bailes, “malones”, les decíamos. Ahí íbamos con el Ñato Spezia y Elaskar”, se sonríe Elio, cuando recuerda a sus amigos.

Calle Orsini, la historia

¿Cómo surge el nombre de la calle? Ante la pregunta, el hijo de Elio, Marcelo, responde entre risas: “Alguien puso un cartel”. ¿Quién fue? La picardía en la mirada de Elio lo dice todo: “Había que ponerle un nombre. Fui con un cartel y lo coloqué en la esquina, es el mismo que está ahora. Eso fue cerca de 1973”, dice Pochi. “La gente después reconoció la calle con ese nombre y en los planos de la Municipalidad figura así, también en Google”, agrega Marcelo.

Escrito en Destacados, Historias de ChacrasComentarios (1)

Los Martín Fierro 2015, Cato, Chacras y siempre el asombro -->

Los Martín Fierro 2015, Cato, Chacras y siempre el asombro

Por Onelia Cobos

Este lasherino-chacrense ya nos tiene acostumbrados a las sorpresas mágicas.

Esta vez, junto con el director Andrés Llugany y elenco, se han hecho merecedores al premio Martín Fierro por mejor ficción del interior del país, un telefilm de 48 minutos.

Para muchos Cato es el caminante diario por Chacras y la Panamericana, medio escondido en una oscura boina que no permite que se le escapen los cuentos y ficciones que elabora mientras hace caminos nuevos.

Para muchos otros, Cato es el increíble resiliente que ha hecho de su difícil  vida familiar un triunfo total configurando el mundo Mariana, junto con su esposa Marisa, permitiendo a Mariana, hija con capacidades diferentes, la inserción en un mundo lleno de amor, estímulo permanente y triunfos artísticos.

Para otros, es el personaje real, “hincha del alma” de Gimnasia y Esgrima, que vive el espectáculo de la cancha en vivo como un sentimiento único e irrepetible.

Sus comienzos veinteañeros  en Canal 7 lo hicieron partícipe del primer Martín Fierro, 46 años atrás, cuando el programa “Informado” conducido por Ambrosio García Lahoz y un Manuel Corominola y Raúl Cayrol  entre otros, y muchos estudiantes de periodismo, trabajaban en el Canal. Ese premio es el Primer Martín Fierro del Interior.

46 años han pasado y  el mundo Llugany, con su peculiar cosmogonía y fantástica cámara fílmica, configura una trama de misterio y esotéricas visiones en un film donde el ajedrez y una internacional competencia jugada por monstruos construyen el film “El silencio”, en el cual Cato parece encajar de maravillas.

El trabajo es elegido como mejor ficción del interior.

En el medio de estos dos galardones, Cato aparece en la Aduana trabajando, estudiando y cerrando dos carreras terciarias, ganando la distinción sanmartiniana, conociendo a Darío (Viejos los trapos -  teatro), narrando cuentos en las escuelas, filmando cortos.

Hay seres que al buscar su propia Alegría terminan contagiando con ella al entorno.

No es común que más allá de los 60 años la gente, después de jubilarse, encuentre en el Hacer Creador la justa vibración del existir.

Transitar lo cultural es producir para el otro el goce estético logrado y sentir haber “encontrado el nombre justo de la vida”.

Los trofeos o galardones individuales se vuelven colectivos cuando personalidades como la de Cato saben hacerse parte del medio en el que viven.

Chacras tiene este año su Martín Fierro también. Gracias Cato.

Escrito en Historias de ChacrasComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Estás de acuerdo con el estacionamiento medido en la zona de boliches?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Soleado
Soleado
27°C
sensación térmica: 26°C
humedad: 34%
 
Correveidile en Facebook

 

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Chacrificados

Edición Papel