Archivo | Editorial

Editorial: ¿Para qué sirven los días internacionales? -->

Editorial: ¿Para qué sirven los días internacionales?

El 5 de junio fue establecido por la la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Mundial del Medio Ambiente. Se celebra desde 1974.

Entre los objetivos de esta celebración figuran: Motivar las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, pues esta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

Como casi todas las Declaraciones de la ONU, estas terminan sólo en buenas intenciones y palabras bonitas. Lo cierto es que en los últimos 40 años hemos producido más basura y contaminado más que en toda la historia de la humanidad.

No alcanza con que cada 5 de junio las escuelas se llenen de afiches promocionando el cuidado del medio ambiente, o que algún político nos haga escuchar un discurso sobre el tema. Ya sabemos que el día después todo sigue igual o peor. Sólo basta caminar por el centro de la ciudad para ver las acequias repletas de botellas de plástico, latas, papeles, etc. Resulta paradójico que todos poseamos la información sobre el tema y sigamos viviendo sin reflexionar, sin hacer carne propia que el planeta no es nuestro, que sólo somos una parte ínfima de él. Continuamos ‘escupiendo al cielo’ distraída y egoístamente.

Estamos inmersos en una sociedad consumista. Nos domina la economía lineal: producir usar y tirar. Este modelo de producción y gestión de recursos bienes y servicios que busca potenciar un consumo a corto plazo está llevando al planeta a una situación insostenible. El sistema económico vigente desmarca diametralmente del ciclo de la vida de la naturaleza y choca contra el desarrollo sostenible, enfocado a largo plazo. En la naturaleza no existen la basura ni los vertederos: todos los elementos cumplen una función de manera continua y son reutilizados para su aprovechamiento en diferentes etapas.

En un modelo de economía lineal, los fabricantes de bienes tienen gran responsabilidad. Saben que tienen que fabricar artefactos con obsolescencia programada. Un lavarropas o una heladera no puede funcionar más de tantos años. Se tienen que romper y ser reemplazados por artefactos nuevos. Así se aseguran la cadena de consumo y productividad. Tal vez, el ejemplo más claro sea el de la telefonía móvil. Hay más teléfonos celulares que habitantes en nuestro país. Caducan, promedio cada dos años.

Frente a esto hay gestiones de gobierno que optaron por la economía circular. Esta busca utilizar la mayor parte de materiales biodegradables, para que estos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medio ambientales al agotar su vida útil. Los residuos se convierten en recursos, se reutilizan ciertos residuos o partes de los mismos para la elaboración de nuevos productos, la reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados, el reciclaje: utilizar los materiales que se encuentran en los residuos. Un solo ejemplo, para terminar: el municipio de Rafaela lleva varios años aplicando la economía circular.

Hay varias cooperativas para reciclar vidrios, cartones, plásticos y residuos domiciliarios. Hay un día para sacar del domicilio residuos húmedos y otro para los sólidos. El recolector pasa por un scanner la bolsa, si no corresponde al día indicado no la retira.

En fin, se puede ser más amable con nuestro planeta.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: ¿Qué celebramos en el Día Internacional del Trabajador? -->

Editorial: ¿Qué celebramos en el Día Internacional del Trabajador?

El 1º de mayo se conmemora en casi todos los países del mundo el Día Internacional del Trabajador en homenaje a los llamados Mártires de Chicago, grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886. Estos obreros pedían una jornada laboral de 8 horas cuando lo habitual era trabajar 12 o 16 horas diarias. Los empresarios consideraron a este reclamo ‘como un delirio de lunáticos poco patriotas’. Los obreros iniciaron una huelga el 1º de mayo de 1886. En Heymarket, barrio de Chicago fueron ahorcados 5 manifestantes que reclamaban por sus derechos.

Eduardo Galeano en su escrito “La desmemoria” nos cuenta que “Ninguna estatua se ha erigido en memoria de los mártires de Chicago en la ciudad de Chicago.” “Ni estatua, ni monolito, ni placa de bronce, ni nada.” El 1º de mayo es el único día verdaderamente universal de la humanidad entera, el único día donde coinciden todas las historias y todas las geografías, todas las lenguas y las religiones y las culturas del mundo; pero en los Estados Unidos, el primero de mayo es un día cualquiera.” “Ese día la gente trabaja normalmente, y nadie, o casi nadie recuerda que los derechos de la clase obrera no han brotado de la oreja de una cabra, ni de la mano de Dios o del amo.”

Por lo dicho, el primero de mayo no es un día de celebración. Debería ser un día de reflexión. El trabajo dignifica a la persona. Como ha recordado el papa Francisco, “el trabajo no puede considerarse como una mercancía ni un mero instrumento en la cadena productiva de bienes y servicios, sino que al ser primordial para el desarrollo tiene preferencia sobre cualquier otro factor de producción, incluyendo el capital.” Lamentablemente los dueños de las grandes empresas multinacionales nunca comprenderán esto. Por el contrario, parece que el capitalismo es como una enfermedad autoinmune. Necesita generar pobres para poder existir. Es necesario pagar lo menos posible al trabajador para que la empresa pueda seguir creciendo y multiplicándose. El trabajador deja de ser considerado como persona y solo es tratado como un engranaje más en la producción de riqueza.

El papa Juan Pablo II señalaba que “el trabajo constituye uno de los grandes y fundamentales derechos inalienables del hombre porque le da vida, un significado”. Estas palabras nos hacen pensar en los que no tienen trabajo, que por cierto no son pocos en nuestro país. Padres que viven la angustia del día a día sin encontrar la manera de llevar el indispensable sustento a sus hijos. Según algunos datos no siempre confiables del todo, cada diez argentinos hay más de un indigente. La indigencia significa subsistir, o tratar de sobrevivir con menos recursos de los mínimos indispensables. La frazada es extremadamente corta. Si compran la garrafa para cocinar no pueden comprar el alimento, si pagan la luz no pueden pagar el alquiler y así esta angustia parece que no terminará nunca… Una persona joven o un jubilado que no puede mantener dignamente un hogar termina sin encontrar un verdadero sentido a su existencia. Porque el trabajo honesto, cualquiera sea, dignifica al hombre.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: 24 de marzo y 2 de abril -->

Editorial: 24 de marzo y 2 de abril

El 24 de marzo no fue una fecha cualquiera. Señala el inicio del período más oscuro, triste y sangriento de nuestra historia: el golpe militar, que fue el inicio de la dictadura (aunque en realidad se empezó a gestar bastante antes). Muchos políticos de casi todos los partidos, empresarios, eclesiásticos, comerciantes, industriales desfilaron en los cuarteles azuzando a los militares para derrocar al gobierno de Isabel Perón. Sólo dos partidos salieron abiertamente a defender el Estado democrático: el Partido Comunista Revolucionario -fundado por Otto Vargas- y el Frente de Izquierda Popular -de Abelardo Ramos-. Todos los demás apoyaron el golpe, incluido el Partido Comunista.

Para la dictadura, el 24 de marzo fue una fecha fundacional: una ceremonia desde el Estado, a cargo de jefes militares, autoridades civiles y diplomáticos, con misa solemne de acción de gracias y editoriales de respaldo de diarios importantes. Se invocó a la memoria en nombre de la Nación para rechazar un pasado que no debía repetirse. El ritual buscó reforzar valores, objetivos y liderazgos del régimen y se basó en lo que exhibía como sus victorias mayores: la derrota de la subversión y el orden político y económico que dejaba atrás el desgobierno y la corrupción.

En los últimos años de la dictadura la fecha ya no evocó ninguna victoria. Desde la sociedad, por la acción de organismos de familiares y de algunos políticos e intelectuales, nació una nueva narración sintetizada en los crímenes de Estado y la figura trágica del desaparecido. Los jefes militares se mostraron ahora a la defensiva en su intento de justificar sus acciones: la “victoria contra la subversión” pasó a ser “la guerra sucia”.

El 2 de abril de 1982 tropas argentinas desembarcaron en las Islas Malvinas con el fin de recuperar la soberanía que en 1883 había sido arrebatada por las Fuerzas Armadas de Gran Bretaña. A pocos días de desembarco y toma de las Islas, la por entonces primera ministra de Inglaterra, Margaret Thatcher, envió una dotación de militares ingleses para dar respuesta y desplazar a los militares argentinos. El conflicto militar, si bien fue corto, duró dos meses y medio, y tuvo resultados trágicos: 649 bajas argentinas y más de 500 suicidios motivados por secuelas y traumas de posguerra. También murieron 255 británicos y 3 isleños.

El desalentador escenario político, social y económico que Argentina protagonizó en ese entonces, funcionó como principal motivación para que la dictadura militar, de manera apresurada y sin mayores estrategias, realizara un acto patriótico y heroico que mejorara su imagen de gobierno. Sin embargo, el fracaso y la derrota de las tropas argentinas, deterioraron más su imagen.

La guerra terminó el 14 de junio de 1982. Renunció Galtieri y dejó al Gral. Reynaldo Bignone, quien debió convocar de inmediato a elecciones democráticas.

El 2 de abril fue y es el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. Sendas fechas son feriados nacionales inamovibles.

El periodista y escritor Sergio Bufano se pregunta: “¿Día de fiesta o día de duelo?”. El origen del término feriado proviene del latín, ‘festa’: celebrar. El diccionario de la RAE define: “es un acto o conjunto de actos organizados para la diversión o disfrute de una colectividad”. El feriado es diversión y regocijo.

En estas fechas no hay que celebrar. Y propone que debería declararse, en cambio, Día de Duelo Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Simultáneamente, habrá que declarar como feriado nacional al 10 de diciembre, fecha en que se recuperaron las instituciones democráticas y finalizó la dictadura militar. Será entonces una jornada de alegría y celebración.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: Llegamos al 200 -->

Editorial: Llegamos al 200

Toda empresa seguramente comenzó como un sueño, como una utopía que se desea alcanzar. Muchos anhelos nunca se logran y permanecen siendo un recuerdo o simplemente se desvanecen y olvidan.

Correveidile comenzó así sólo como un sueño y hoy edita su número 200. Sus comienzos fueron titubeantes, como un niño que intenta dar sus primeros pasos. Con cierta inseguridad, con temores y dudas. Pero lo verdaderamente importante había sucedido: el Corre ya había sido gestado y dado a luz. Aún quedaba por delante el gran desafío del crecimiento. Los primeros números semejaban más bien un folleto informativo que un pretendido periódico. En efecto, el número uno salió con cuatro carillas y unos pocos avisos comerciales, con motivo de los festejos y retretas en la Plaza. Con un formato pequeño y un tiraje escaso continuó poco tiempo más. Pero aquella incipiente semilla estaba dispuesta a seguir creciendo y a soportar todas las inclemencias que pudieran presentarse.

Con el tiempo se fueron sumando páginas y algunas secciones como la de avisos clasificados. Paralelamente se sumaron algunas publicidades y creció el número de anunciantes. El Corre se publicó durante años quincenalmente en blanco y negro. Luego logró un formato mayor, con más páginas y mayor tiraje. Hasta que llegó el color y el formato actual.

Pasaron 19 años y aquí estamos: festejando este número 200. Claro que no fue fácil. Hubo dudas, algunos tropiezos e incertidumbres. Nunca faltó la esperanza y la férrea voluntad de seguir adelante pese a todo. La gran crisis que vivimos los argentinos en el 2001 nos obligó a eliminar la edición mensual y a decidir editar quincenalmente. Poco a poco los vecinos de Chacras se fueron acostumbrando a la presencia del Corre y a su cotidiana lectura. Hay algunos colaboradores en forma casi permanente y otros que lo hacen espontáneamente.

En la tapa del último número de cada año se publica la foto de “Los destacados” de ese ciclo. En realidad, son todos aquellos que de una forma u otra aparecieron en nuestras páginas. Cada año son más y la Plaza va quedando chica para albergar a tantos protagonistas. El “rinconcito” habitual de la “Foto para el Recuerdo” no sería posible sin la ayuda espontánea de vecinos que acercan añejas fotos para ser publicadas. Decididamente plural e independiente en la sección “Escribe el vecino” se publican todas las opiniones que sean de interés general, sin censura alguna.

Correveidile fue declarado de Interés Departamental por la comuna de Luján de Cuyo. Sabemos también que es leído en otros departamentos. Esto obviamente nos llena de orgullo y nos sigue dando ánimos para continuar haciendo crecer aquel sueño primigenio. No hay en nuestra provincia muchos casos de un periódico independiente y departamental que haya podido subsistir 19 años en forma ininterrumpida.

Nuestro agradecimiento a todos los fieles lectores, a los vecinos de Chacras, a los anunciantes que publicitan permanentemente. Sin ellos nuestra misión de informar y entretener sería imposible. ¡Gracias totales!

Foto: Lucca Sorgoni

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: Mendotran y tránsito -->

Editorial: Mendotran y tránsito

Todo cambio que vivimos nos causa, siempre, inquietud y molestia. Sobre todo, cuando a ese cambio no lo elegimos sino que es decidido por otros. La rutina, por más aburrida que nos parezca, nos brinda seguridad, confianza, certezas de que lo que fue ayer lo seguirá siendo hoy. Y “más vale malo conocido que bueno por conocer”. Es natural que las personas reaccionen frente los cambios cuando éstos alteran el orden de sus vidas.

La implementación de Mendotran en la provincia ocasionó una protesta generalizada casi unánime. El primer día reinó el desconcierto, las broncas por pérdidas de tiempo. Los choferes aún no conocían fehacientemente el recorrido que debían hacer, los carteles de las paradas seguían indicando números de colectivos que ya no pasaban por ahí. La folletería informativa nunca llegó en tiempo y forma a los usuarios, la página web de Mendotran se modificaba constantemente y, como si esto fuera poco, aumentó el valor del pasaje mínimo. Pasó de $18 a $22. “Sobre llovido mojado”.

Seguramente desde el gobierno no se evaluó correctamente el costo político de este cambio en un año electoral. Obviamente las legítimas protestas de los usuarios comunes fueron aprovechadas por los partidos de la oposición. Las redes sociales se abarrotaron con “memes” irónicos, graciosos y hasta descalificadores. Mientras tanto, el único funcionario que salió a “ponerles el pecho a las balas” fue el joven Natalio Mema. Asumió con coraje y humildad la enorme responsabilidad de ir corrigiendo los errores. Fue el único interlocutor entre el gobierno y los usuarios.

Paulatinamente se fueron acomodando y agregando recorridos de diversas líneas. Los usuarios se fueron tranquilizando. Aún queda mucho por mejorar.

Pero no podemos obviar que Mendotran nunca fue una empresa fácil de emprender. Está involucrado no sólo el gobierno, también los empresarios, los conductores y los miles de usuarios.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: Esperanzas para el 2019 -->

Editorial: Esperanzas para el 2019

La caja de Pandora es un mítico recipiente de la mitología griega, tomado de la historia de Pandora, la primera mujer, creada por Hefesto, por orden de Zeus, que contenía todos los males del mundo. La historia cuenta que Zeus, deseoso de vengarse de Prometeo por haber robado el fuego y dárselo a los humanos, presentó al hermano de este, Epimeteo, una mujer llamada Pandora, con quien se casó.

Como regalo de bodas Pandora recibió una caja, con instrucciones de no abrirla bajo ningún concepto. Los dioses habían otorgado a Pandora una gran curiosidad, por lo que decidió abrir la caja para ver qué había dentro. Al abrirla, escaparon de su interior todos los males del mundo. Cuando atinó a cerrarla, solo quedaba en el fondo Elpis, el espíritu de la esperanza, el único bien que los dioses habían metido en ella. De esta historia surgió la expresión “La esperanza es lo último que se pierde”.

En diciembre de 2016, escribimos una editorial verdaderamente esperanzadora. Habíamos comenzado a notar algunos cambios prometedores, especialmente en Chacras de Coria. Más limpieza urbana, una clara voluntad para reordenar el tránsito y los sentidos de circulación de las principales arterias del distrito. A nivel nacional se prometía derrotar definitivamente a la inflación, reactivar la economía, mejorar los salarios y crear más puestos de trabajo. Aseguraban que en el primer semestre de 2017 llegarían ‘los brotes verdes’.

Estamos finalizando el 2018 y seguimos a la espera. El gobierno reconoce que estamos atravesando una grave crisis. Con una inflación cercana al 45%, los salarios perdieron mucho poder adquisitivo, a los jubilados se les modificó el sistema de ajuste anual de sus haberes por otro que los perjudicó. Se redujo la obra pública… Las tarifas, sufrieron aumentos que eran casi imposibles de afrontar. En fin, estamos finalizando un año muy conflictivo. Pero somos como la fabulosa ave fénix, que cada tanto se quema y resurge de sus cenizas.

Tuvimos escandalosas sorpresas. Un señor había anotado en unos cuadernos minuciosamente una serie de increíbles maniobras de corrupción que involucraba tanto a políticos como a empresarios.

Nos vamos acostumbrando a superar todas las dificultades que se van presentando. Protestamos, nos quejamos, pero seguimos adelante.

A pesar de esta foto que no muestra el mejor de los paisajes posibles, nosotros apostamos al optimismo. Fuimos capaces de superar la crisis del 2001. Por aquel entonces Correveidile era una publicación quincenal. Nos vimos obligados a hacer sólo una por mes. Pero de la adversidad crecimos. Hoy el periódico tiene una edición de mayor calidad. Esto fue posible fundamentalmente, por dos factores. Uno, la fidelidad de nuestros lectores y colaboradores que jamás nos dieron la espalda, el otro la confianza que nos brindan, permanentemente, todos los anunciantes. Sin ellos no hubiera sido posible continuar. Por eso hacemos manifiesto nuestro sincero agradecimiento a todos y cada uno de ellos. Y a la vez desear que el 2019 sea un año de crecimiento y prosperidad. Tenemos esperanzas de que así será.

Felices fiestas. Paz, salud y buenaventura.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: Códigos y Anomia -->

Editorial: Códigos y Anomia

Toda sociedad organizada está regida por diferentes normas indispensables para vivir en paz y armonía. En todos los casos damos por supuesto que los legisladores obran en pos del bien común y que, por lo tanto, nunca harían leyes que atenten contra las personas y sus derechos fundamentales.

Foto: Diario Los Andes

Émile Durkheim sostiene que la sociedad es la encargada de integrar a los individuos que la forman y de regular sus conductas a partir del establecimiento de normas. Afirma que, si la sociedad cumple adecuadamente, tanto la colectividad como cada uno de sus miembros, lograrán un orden estable que les permita desarrollarse plenamente. Cuando esto no ocurre, y la sociedad cae en una situación de anomia, pierde su fuerza para regular e integrar a los individuos, pudiendo producirse consecuencias adversas.

La anomia se define como “estado de desorganización social o aislamiento del individuo como consecuencia de la falta o la incongruencia de las normas sociales”.

Cuando en el seno de una familia no existen normas claras y cada uno de sus integrantes actúa sin límites establecidos, los niños pierden de vista a un referente claro y vive aprendiendo sólo lo que hacen sus mayores.

Necesariamente los códigos deben adecuarse a los cambios que la sociedad va produciendo y, por lo tanto, se tienen que renovar. Por eso hoy están prohibidas conductas que antes eran permitidas, como por ejemplo fumar en los colectivos. Inversamente hoy están permitidas situaciones antes prohibidas como el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El mes pasado se aprobó en Mendoza el nuevo Código de Faltas que remplaza al anterior de 1965. El proyecto original enviado por el gobernador a la legislatura trajo un sinfín de polémicas. Fueron retirados por los legisladores varios artículos, algunos realmente absurdos.

Recordemos que para su aprobación definitiva en la Cámara de Diputados hacía falta mayoría simple, es decir la mitad más uno de los votos del total. La oposición no asistió al recinto, el oficialismo no tenía la mayoría, pero apareció un diputado ‘opositor’ para que finalmente, se aprobase el nuevo Código

El nuevo Código prevé distintos tipos de contravenciones: contra la autoridad, contra el orden público, contra la moralidad, buenas costumbres y educación, contra la fe pública y la propiedad, contra la salud, sanidad e higiene y contra el medio ambiente y la salud de los animales.

Existen diferentes códigos para regular diversas conductas. El Código Civil, el Comercial, el Penal, etc.

El Poder Judicial debe velar para que los que infrinjan alguna de las prohibiciones previstas reciba el castigo adecuado según la ley. Los jueces de las diferentes jurisdicciones deben dar el ejemplo a la sociedad de rectitud y honorabilidad. Si la Justicia no funciona, los códigos se desvirtúan.

Hace pocos días se conoció que el expresidente Menem fue absuelto por la venta ilegal de armas. Ya había sido condenado a 7 años y medio de prisión. La Cámara Federal de Casación Penal adujo que “se quebró el plazo razonable” para un acusado con condena firme ya que habían pasado 23 años…

Al respecto el fiscal Stornelli citó una frase del famoso jurista brasilero, Rui Barbosa de Oliveira. La frase es contundente. “De tanto ver triunfar las nulidades, de tanto ver prosperar la deshonra, de tanto ver crecer la injusticia, de tanto agigantarse los poderes en manos de los malos, el hombre llega a desanimarse, de la virtud, a reírse de la honra, a tener vergüenza de ser honesto”

Escrito en EditorialComentarios (0)

Editorial: Sarmiento y los maestros -->

Editorial: Sarmiento y los maestros

Los argentinos tenemos la extraña costumbre de festejar el día de la muerte de los próceres. El Día de la Bandera, el 20 de junio: muerte de Manuel Belgrano, el 17 de agosto muerte de San Martín, 17 de setiembre Día del Profesor -muerte de Estrada-, el Día del Maestro el 11 de setiembre: muerte de Domingo Faustino Sarmiento. En fin, ¿no sería más sensato festejar la fecha del natalicio que el de la muerte? ¿Está bien realizar un festejo porque se murió Sarmiento? ¿En cuántas escuelas se realiza un acto patrio el 15 de febrero, fecha de su nacimiento?

Sin dudas, Sarmiento fue uno de los hombres políticos más prolíficos de la Argentina. Fue escritor, docente, periodista, militar y estadista. Gobernador de la provincia de San Juan, presidente de la Nación Argentina, senador nacional y ministro del Interior.

El primer censo en el país lo hizo Sarmiento en el año 1869, a los seis meses de haber asumido la presidencia. Población: 1.830.000; Analfabetos: 87%.

Ante estos datos le dijo a sus ministros: “Voy a proclamar mi primera política de Estado por un siglo: escuelas, escuelas, escuelas”.

En su gestión de gobierno construyó 1.117 escuelas (una cada dos días, contando sábados y domingos) más la escuela naval, el Colegio Militar, la compra de la flota de mar…

Además de edificios escolares, son indispensables maestros bien formados con verdadera vocación. No es tarea sencilla dedicarse a la docencia, nunca lo fue. Históricamente los docentes nunca fueron remunerados dignamente. Una probable explicación de esta realidad es que fue una tarea desempeñada mayoritariamente por mujeres, por lo tanto, su salario era considerado como un mero complemento al que recibía “el jefe del hogar”: el marido. La maestra trabajaba sólo para ayudar a su cónyuge que, supuestamente, sí recibía un sueldo digno.

Todos los gobiernos, sin excepción, han aceptado públicamente, que los sueldos docentes son insuficientes. Todos hacen “el mayor esfuerzo” para remediar esta realidad. Pero todo son puras palabras o falsas promesas. De igual modo, todos los gobernantes se llenan la boca con discursos grandilocuentes diciendo que la educación de nuestros niños es fundamental para la patria. Y todo sigue igual…

La mayoría de los maestros realiza una labor silenciosa, sacrificada y casi solitaria. En las escuelas el docente debe cumplir múltiples funciones, además de la específica que es educar. Lo hace porque su vocación se lo manda. Muchas veces debe recurrir a su magro salario para solventar gastos que deberían correr por parte del gobierno. Conocemos a muchos docentes que consiguen calzado para sus alumnos o abrigo y hasta los útiles escolares para que el niño haga sus tareas.

El docente conoce bien sus derechos, la mayoría está sindicalizado. Pero las protestas siempre terminan con descuentos. La histórica “carpa blanca” fue la protesta más larga de la lucha docente. Fue emplazada el 2 de abril de 1997 frente al Congreso de la Nación, y retirada el 30 de diciembre de 1999 (un total de 1003 días), luego de promulgada la Ley de Financiamiento Educativo.

Desde este espacio nuestro reconocimiento a todos los docentes que silenciosamente engrandecen la Patria con su silenciosa labor.

Escrito en Destacados, EditorialComentarios (0)

Editorial: La parábola del sembrador -->

Editorial: La parábola del sembrador

Relatan los memoriosos del pueblo, que por cierto casi no quedan, que hubo un tiempo en que el terruño era pacífico, amable, pequeño. Los vecinos se conocían, era gente humilde, trabajadora, honesta. Cada uno tenía su oficio y sus faenas. No había discordia, por el contrario, resaltaba el buen trato, la cordialidad y la solidaridad. Nada sobraba en el pueblo, pero tampoco había demasiadas carencias para la época.

Foto de Cachilo Púrpura

Nadie recuerda cuándo empezó un paulatino cambio. Al principio casi desapercibido. En verdad, nadie daba mucha importancia que la viña de Ramón se vendiera, aunque algo producía. En fin, así dicen empezaron a pasar estas cosas. En la viña de Ramón construyeron casas muy grandes como no había en el pueblo. Luego fue la finquita del italiano que hasta tenía una bodeguita. Luego….

Los relatos se desdibujan. De a poco, los vecinos fueron perdiendo ese primer asombro y en silencio aceptaban lo que parecía ineludible.

Los señores que mandaban en el pueblo veían con buenos ojos este progreso irrefrenable y nunca advertían las consecuencias a largo plazo.

Hasta que en día llegó al pueblo un señor que escuchó, así comentan, los reclamos de los originarios. Reunió a los vecinos y les habló de lo que ya todos sabían. El pueblo ha crecido de una forma irracional, sin planificación alguna. Y prometió encarar un profundo reordenamiento territorial. Entonces dijo que faltaban árboles en muchos sitios y que él los sembraría. Efectivamente, sembró unos por aquí y otros por allá. Ese era sólo el inicio del anunciado cambio estructural que devolvería a la comunidad una mejor calidad de vida.

Algunos vecinos se quejaron por el sitio de los arbolitos aduciendo intereses personales o económicos, otros, en cambio, estaban de acuerdo con el criterio elegido por el sembrador. Este señor, al principio puso vigilancia para que todos respetaran el sentido de los arbolitos. Así, la gente se fue acostumbrando al cambio. Paulatinamente, nadie se explica por qué, estos vigilantes fueron desapareciendo. Muy rara vez se los ve protegiendo lo que se sembró. Algunos dicen que el señor que manda creyó que la gente era responsable y solidaria y que se haría cargo de cuidar el bien común. Pero lo que fue pasando es que la gente se olvidó de los vigilantes y volvió a ignorar el sentido de los árboles que aún no terminan de crecer y por otro lado nadie regó a las plantas.

Así estamos en Chacras de Coria. Luego de la convocatoria a ‘participar y opinar’ sobre el magnífico proyecto de profundo reordenamiento territorial, todo sigue prácticamente igual. Se concretó el sentido de marcha en las dos arterias principales de ingreso al pueblo. Sin embargo, la situación no ha cambiado mucho. En calle Mitre, antes de Newbery se pintó una línea amarilla para indicar la prohibición de estacionar. Era lógico y necesario ya que en la esquina giran los colectivos y la maniobra se complica por la estrechez de la arteria. Baste este solo ejemplo: la línea amarilla ya casi no se ve. La gente sigue estacionando, incluso en contramano. Los choferes de colectivos hacen malabares para no rayar a los autos mal estacionados. Desde hace meses no hay un agente de policía vial controlando. Lamentablemente seguimos sin comprender que más allá de la comodidad personal existe el bien general. Y necesitamos el rigor de la ley para asumirlo.

Escrito en EditorialComentarios (0)

Sobre la Patria y los Mundiales -->

Sobre la Patria y los Mundiales

El Deporte Nacional argentino es el pato, no el fútbol. Así lo establece la ley Nº 27.368 de la Nación por ser el único que se practica única y exclusivamente en la Argentina. Actualmente está perfectamente reglamentado y cuenta con una Federación Nacional. Se comenzó a jugar en el siglo XVII y aún hoy se lo practica.

El fútbol es un juego inventado por los ingleses que se introdujo en la Argentina en el siglo XIX. Todos sabemos muy bien en qué consiste este deporte, pocos saben cómo se juega al pato. El fútbol es el deporte más popular en nuestro país y seguramente el que más se practica. Esto tiene muchas explicaciones. No hacen falta muchos recursos: basta una pelota, aunque sea de trapo, y un espacio para correr tras ella.

Si no se consiguen once jugadores los participantes arman sus propias reglas. En todos los barrios de nuestro país hay algún potrero habilitado para jugar al fútbol. En cambio, para jugar al pato hacen falta caballos y buenos jinetes, además de un espacio grande y adecuado. Esto ya implica una limitación. Es por eso que ese deporte nació en un país netamente rural y fue propio de los gauchos.

Pronto comienza el campeonato mundial de fútbol en la lejana Rusia. ¿Quién no lo sabe? Desde hace tiempo nos bombardean con publicidades mundialistas que ofrecen desde modernos aparatos de TV hasta promociones inverosímiles en sobres de jugos artificiales.

En fin, cuando este evento tenga comienzo en nuestro país, como cada cuatro años, no se hablará más que de fútbol. Nos reconoceremos todos y cada uno de nosotros, unidos por la misma pasión. Todos anhelaremos únicamente festejar que la Argentina sea por tercera vez campeón mundial de fútbol. Gozaremos y sufriremos al compás de cada partido. Opinaremos, discutiremos y apostaremos, porque todos sabemos mucho de este juego.

El 15 de julio, cuando el mundial termine, volveremos al día a día. Si la suerte acompaña a nuestra selección y se consagra campeón del mundo, veremos plazas repletas de banderas celestes y blancas y un solo grito para identificarnos: ¡Argentina! ¡Argentina! Y lloraremos de auténtica emoción patriótica. Luego, el período ‘post-mundial’ y por fin la realidad de los argentinos: cada uno tirando para su lado y cuidando su ‘quiosquito’.

A veces resulta difícil comprender que lo único que pueda unir a los argentinos suceda cuando Argentina juega un campeonato mundial. Por lo demás, siempre encontramos razones para estar divididos y ser intolerantes con el que piensa diferente. El 25 de mayo vimos a algunos luciendo una escarapela, pocas casas engalanadas con nuestra bandera. Muchos se desean un ‘Feliz día de la Patria’ cuando llega el 9 de julio.

A la patria la hacemos todos y cada uno de los argentinos. Sería fantástico que todos los días del año nos uniera el mismo sentimiento de querer un país mejor y abocarnos a ello con la misma pasión que al fútbol.

Escrito en EditorialComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con el ensanchamiento de las principales calles de Chacras de Coria?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
12°C
sensación térmica: 12°C
humedad: 43%
 
Correveidile en Facebook

 

julio 2019
L M X J V S D
« jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Chacrificados

Edición Papel