Archivo | Destacados

Volvió el Carnaval de Ugarteche -->

Volvió el Carnaval de Ugarteche

Luego de cinco años de ausencia, tuvo lugar el tradicional festejo del distrito del sur departamental. El objetivo es instalar la celebración en el calendario cultural de la provincia.

El evento se realizó desde la Ruta Provincial 16 hasta el Polideportivo Municipal y contó con la presencia de 10 mil personas. Fueron 19 las agrupaciones que participaron del espectáculo organizado por la Subsecretaría de Cultura y Turismo del municipio.

Los Caporales de San Francisco, Rikjchary, Ugarteche y San Simón Cocha Bamba fueron los anfitriones, mientras que las demás murgas compitieron en tres categorías que fueron premiadas por un jurado seleccionado por la comuna.

En la categoría Ballet los ganadores fueron la agrupación Fuego del Caporal, que se llevó 5 mil pesos de premio. Pasión Andina ($4.000), Caporales de San Carlos ($3.000) y San José de Tupungato ($1.500) fueron los siguientes puestos respectivamente.

Por su parte, en la Categoría Tinkus el ganador fue Raíces Ballet que recibió 6 mil pesos y en segundo lugar quedó Tinkus Huajchas. “Caporales” fue la categoría más competitiva, con más de 40 mil pesos en premios. San José se quedó con el primer puesto, mientras que Cristo de Quillacas y San Simón completaron el podio.

Foto: Prensa Municipalidad de Luján de Cuyo

Foto: Prensa Municipalidad de Luján de Cuyo

Foto: Prensa Municipalidad de Luján de Cuyo

Foto: Prensa Municipalidad de Luján de Cuyo

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Cecilia Carreras expone “Lo cotidiano” en Vistalba -->

Cecilia Carreras expone “Lo cotidiano” en Vistalba

Hasta mayo puede visitarse la muestra de pinturas en Entre Cielos, de la artista radicada en Chacras de Coria. El horario de visita es de 11 a 19 hs. en el espacio de Guardia Vieja 1998, Vistalba.

"Potiche chino y tetera", una de las obras en exposición.

“Cuando surgió la idea de poner obra en Entre Cielos de manera casi natural desarrollé una temática siempre presente en mi obra que no es otra cosa que la realidad inmediata, el mundo cercano, las pequeñas cosas que forman parte de nuestro día a día con las cuales sin pensarlo, vamos estableciendo una relación afectiva”, comenta la artista y docente Cecilia Carreras, formada en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, de donde egresó como Profesora de Pintura, además de ayudante del reconocido Santiago Cogorno.

“En la muestra se observa una predisposición a determinados objetos. Siento que hablan, que hay algo mágico en ellos y me pregunté por qué los elijo y creo que la respuesta es que establezco una relación mágica con ellos. Yo creo que nos sentimos reclamados por algunos objetos de manera poética porque tienen la capacidad de sugerirnos experiencias pasadas que posiblemente se pierden en el tiempo, pero que están ahí, sólo necesitan ser llamados para que recobren vida. Por eso van a notar presencias que se repiten producto de su poder evocador y de mi natural inclinación a vincularme afectivamente con esas pequeñas cosas que conforman el conjunto de seres inanimados que nos rodean”, agrega esta creadora nacida en Buenos Aires e instalada en Chacras de Coria, donde además tiene un local de arte, moda y diseño en la calle Mitre de nuestro pueblo.

Introspección y un ambiente intimista conviven en las pinturas desplegadas en el luxury wine hotel & spa de Vistalba. Una paleta llena de colores y la importante presencia del dibujo a través de la carbonilla conforman la última exposición de la artista que en 2016 llevó sus pinturas a Suiza reunidas en la muestra “Yo y mi sombra”. Imperdible el recorrido que Cecilia nos propone ahora, abierto al público hasta mayo.

"Potiche chino y maceta".

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Rally de las Bodegas: El cóctel de bienvenida -->

Rally de las Bodegas: El cóctel de bienvenida

Participamos del evento inaugural del Rally de las Bodegas en Park Hyatt Mendoza y nos encontramos con varios de los protagonistas de la 15° edición que se vivió a pura emoción en imponentes bodegas locales. Mendocinos y corredores de otras provincias dijeron una vez más presente.

Por Ana Lucía Ubalde

Tomás Walker, Leo Boulin, Tango Boulin y Eleonora Corti.

Covers de jazz y rock hicieron bailar a los participantes en el cóctel de bienvenida.

Francisco Roig, Daniel Roig, Cecilia Perlino y Eduardo Pulenta.

Sergio Abarca y Gonzalo Mazzotta.

Sergio Nardelli, Sergio Gancberg y Chris Mahoney.

Luis Steindl e Ignacio Squassini.

Paula Crombas y Raquel Ojea.

Muy elegante, Eugenia Camuña.

Fernanda e Ignacio Squassini, propietario de la Bodega Dante Robino.

Alberto y Elena Fuentes junto a Alicia Lema.

Delfina Zuin, Rubén González y Graciela Cecchin.

Escrito en Destacados, Gente que SaleComentarios (0)

Se viene la Primera Fiesta de Arte y Diseño en Chacras de Coria -->

Se viene la Primera Fiesta de Arte y Diseño en Chacras de Coria

El Club Cultural Chacras, con el apoyo de la Municipalidad, realizará un gran encuentro el próximo 1 y 2 de abril del que serán parte diseñadores y artistas en la Plaza de nuestro distrito.


La Primera Fiesta de Arte y Diseño tendrá lugar el sábado 1, de 13 a 20.30 hs., y domingo 2 de abril, de 11 a 20.30 hs., en la Plaza General Espejo con la participación de artistas, diseñadores, músicos y escritores que compartirán con el público de un encuentro cultural destinado a grandes y chicos.

La tradicional plaza de Chacras se vestirá de arte y música con creadores y exponentes de distintas disciplinas. Los asistentes, por su parte, disfrutarán de un paseo poblado de pinturas, grabados, objetos artesanales, muebles de diseño, libros y bandas en vivo. Acompañarán el evento, food trucks con una variada oferta gastronómica y puestos ideados para el entretenimiento de los más chiquitos.

La entrada será un alimento no perecedero, preferentemente arroz o fideos, y será destinado a la fundación Banco de Alimentos.

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Historias de puño y letra: Cuenta la Nelly -->

Historias de puño y letra: Cuenta la Nelly

Por Gini Palero

POR LA MAÑANA

Doña Nelly Pegorín es vecina de la calle La Falda –o Benito de San Martín-, casi llegando a Pueyrredón. De ascendencia italiana, es la cuarta hija del matrimonio de Ugo y Giulia Pegorín, llegados de Italia con dos hijas pequeñas a principios de la década del ‘30. Hace poco pasé a saludarla. Junto al portoncito bajo la entrada o debajo de la entrada, hay un cartelito de madera escrito a mano que dice: Moyano-Pegorín, y el número de la casa. Siempre he pensado que ese cartelito dice mucho. Doña Nelly está casada desde hace más de 50 años con don Ernesto Moyano, con quien tiene dos hijos –varones los dos-, de modo que el cartelito hace constar la presencia de la única figura femenina de la familia. Varones considerados han rodeado a doña Nelly.

Esa mañana cebaba mate en el jardín, junto a don Ernesto. El jardín es pequeño, arbolado y florido. Bajo un paraíso sombrilla hay una hamaca y dos sillas con almohadones a rayas verdes y blancas, y una mesita de vidrio con la pava y la yerbera. Doña Nelly puede cebar mate y hablar sin que se le trabuquen las cosas. La mañana estaba linda, y Doña Nelly habló. Habló de Chacras.

En un momento tomó conciencia de que contaba sus recuerdos. Limpió la bombilla -rutina de rigor entre mate y mate- y dijo:

-¡Mire si tendré cosas que contar de Chacras!

Y ahí don Ernesto apuntó dos detalles: que el Correveidile publicaba testimonios de antiguos pobladores, y que yo podía escribir lo que su señora contaba.

Volví a la tarde, con un cuaderno. Lo que sigue es sólo la voz de la Nelly.

La familia Pegorín

POR LA TARDE

“Los años que hace que vivo acá. Yo acá vine de 10  años. Y tengo 75.

No te conté de los carnavales que se hacían en la Plaza. Los muchachos buscaban hinojo y lo echaban todo alrededor, así cuando uno pisaba se levantaba ese olor tan fresco. El carnaval lo hacíamos durar dos o tres sábados. El primer baile era en la Plaza. Después nos veníamos con los zapatos en la mano.

Ya el sábado después, el baile era allá arriba, en la calle que ahora es la Panamericana, donde está la estación de gas. Los muchachos traían la luz de abajo, de los caracoles, hasta arriba. Y la policía no decía nada. Los dejaba. Y bailábamos en la calle, autos no pasaban.

Para San Pedro y San Pablo hacíamos la fogata acá en el cerro. Mucha llama, porque era todo rama y yuyo seco. Y los hombres se vestían de mujer y las mujeres de hombre. Estaba la Berta Orozco y la Vivenza Levy -que el padre era picapedrero- y vestidas de hombre se les aparecían a los vecinos. Nos juntábamos toda la muchachada.

Los otros bailes muy lindos eran las retretas. Los viernes y domingos, en la Plaza, con orquesta. Los domingos eran de las siete y media hasta que empezaba el cine, a las nueve y media. Los viernes empezaban a las nueve y media hasta las tres de la mañana. ¡Si habremos bailado!

¿Y va a creer que todavía me encuentro con mi maestra? Es una señora alta, canosa. Me la sé encontrar en lo Chantire. Debe haber sido recién recibida cuando fue mi maestra.

Cuando compró acá el papá, le compró al abuelo de estos Fernández que están ahora, que ya están todos casados, menos el más chico, que la acompaña a su mamá.

Para el tiempo de cosecha se empezaba con un entusiasmo bárbaro. Las viñas estaban de la Esquina de la Virgen para acá, hasta la calle Guardia Vieja.

Un año se empezaba a cosechar de acá para allá, y otro año de allá para acá. Íbamos mi hermana Blanca y yo. A las cuatro de la mañana la mamá nos acompañaba hasta la calle Medrano, que salían las otras muchachas. La Blanca y la Carola cosechaban, y el Luis, mi primo, y yo acarreábamos. Yo empecé a los catorce, quince años. A todo esto la plata no era para nosotros. Era para la casa.

De vuelta, cuando íbamos llegando, en la cancha de los burros, a veces la Blanca y la Vivenza agarraban cada una un burro y lo montaban. Le decíamos la cancha de los burros porque sabían haber ahí.

En el verano íbamos al balneario de los Merlo, en calle Pueyrredón, que nos decían: “Vénganse a la nochecita”, porque de día había que pagar. Así que íbamos todos, con los vecinos, las tres chicas de los Orozco también. Y nos acompañaba la mamá, que no tenía malla. Entonces ella se sentaba en el primer escalón y metía los pies. Al rato se sentaba en el segundo. Al rato en el tercero. Y cuando queríamos acordar, estaba al lado de nosotros, toda en el agua, jugando vestida.

Cuando nos vinimos para acá ya estábamos todos: el papá, la mamá, y nosotros cinco, la Bruna, la Blanca, mi hermano Luis, yo y la Coca, que era la más chica.

El papá ya no tomó más contrato cuando vinimos para acá. Trabajaba nomás una viñita que estaba en la Pueyrredón, entre la bodeguita abandonada y el balneario. Unas tres hectáreas serían. Y las trabajábamos los dos, él y yo, porque la Bruna ya estaba casada, la Blanca no quería trabajar más la viña y trabajaba en la fábrica de aceitunas, y el Luis, que era loco por los caballos, estudiaba herrería, de la Esquina de la Virgen para abajo.

En el mismo año nos casamos la Blanca -la primera Pegorín que salió Reina de la Vendimia de Chacras de Coria-, el Luis y yo. Y después vinieron los nacimientos. Así que era una nueva camada. Y ahora otra, pues los hijos ya están por ser abuelos. Y esta calle está igual a como estaba antes. Sólo que hace dos años le pusieron la luz.

La Blanca se enfermó un lunes y al domingo la estábamos enterrando. Tenía 26 años. La mamá casi vino loca. Entre ella y el papá criaron al Cacho y a la Rosita, que tenían un año y medio,  y seis meses. La Rosita dormía en medio de ellos, y él, que no se había levantado nunca por ninguno de nosotros, se levantaba por la noche a hacerle la mamadera a su nieta.

Y ya cuando él se empezó a sentir viejo, dividió y nos dio un lote para cada uno de sus hijos. La primera que construyó fue la Bruna, que ya estaba casada.

El papá murió en el ‘70, y la mamá en el ‘89”.

Y FINAL

Doña Nelly trae fotos; muchas con el mismo motivo: un grupo de cosechadores, chicas y muchachos, alrededor de una escalera tijera, en el campo.

-Cosecha de aceitunas – me aclara.

Luego trae la foto que ilustra esta nota. La familia completa. Doña Nelly tenía 10 años. Los demás ya no están.

Pero están. No sólo en sus recuerdos. Están también en su cordialidad, en su don de gentes, en su manera de contar, en su apego a la tierra.

A ambos lados de la casa de los Moyano-Pegorín viven dos sobrinos: el Cacho Piccione –hijo de Blanca- y el Hugo Pegorín –hijo del herrero Luis; herrero él mismo-. En la esquina,  junto al zanjón, se levanta todavía la casa paterna, la de Ugo y Giulia. Más acá, la casa de la Bruna, la hermana mayor, desde hace poco deshabitada.

Los italianos son así –pienso ya de vuelta, con la voz de Doña Nelly guardada en el cuaderno-. Viven todos juntos. Y están siempre todos.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

Receta de la semana: Pastel de papa y zucchini -->

Receta de la semana: Pastel de papa y zucchini

Buscamos entre las recetas del chef Pablo Martín y rescatamos esta delicia de pocos pasos e ingredientes accesibles, ideal para deleitar a toda la familia. Tomen nota y prepárense para ponerse manos a la obra.

INGREDIENTES (de 6 a 8 porciones)

1 kilo de Papas – 250 grs garbanzos – 3 Cebollas – 2 Zanahorias – 4 Dientes de ajo – 4 Zucchinis – 4 Cebolla de verdeo – 2 ctas. de Pimentón ahumado – 2 ctas. de cúrcuma – 2 cdas. de Fécula – 4 cdas. de Levadura de cerveza nutricional – Cantidad necesaria de pimienta, sal marina y aceite de oliva.

PROCEDIMIENTO

Poner a hidratar los garbanzos en abundante agua y dejarlos toda la noche. Luego colarlos y cocinarlos en agua o caldo de verdura durante una hora o hasta que estén. Colarlos y enfriarlos.

Limpiar bien las papas y cocinarlas en el agua hirviendo hasta que estén blandas. Colarlas y hacer un puré (si se quiere se pueden pelar). Procesar los garbanzos y mezclarlos con el puré de papa. Rectificar sabores.

Cortar la cebolla y las zanahorias en juliana (tiritas finas), los zucchinis en rodajas, la cebolla de verdeo cincelar y picar el ajo.

Mezclar 500 cc de agua fría con la fécula, el pimentón y la cúrcuma.

Dorar las rodajas de zuchinis con un chorrito de aceite o agua. Reservarlas.

Luego dorar cebolla y zanahorias con un chorrito de aceite o agua. Ahora es el turno de incorporar la mitad de la cebolla de verdeo, el ajo, sazonar y después de 20 segundos agregar el agua con la fécula. Mezclar enérgicamente. Cuando comience a espesar, agregar el puré de papas y garbanzo, la levadura y un buen chorro de aceite. Mezclar.

Poner en una fuente para horno un poco de la mezcla y unas laminas de zucchinis. Intercalar hasta finalizar los ingredientes. Agregar un buen chorro de aceite y llevar la fuente a la parte de abajo del horno y dejar que dore bien. Decorar con el resto de la cebolla de verdeo.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

El sexto cruce de los Andes a pie: Con el mismo espíritu del Gral. San Martín -->

El sexto cruce de los Andes a pie: Con el mismo espíritu del Gral. San Martín

En homenaje a la fantástica epopeya que nuestro Gran General emprendiera desde nuestra querida y hermosísima provincia, un grupete de 11 amigos se largó a cruzar la Cordillera -sin caballos de por medio- y nos cuenta su historia, todavía con el alma recogida por la emoción. Dicen que no encuentran las palabras para describir la grandeza de nuestra montaña.


Por José Félix Suárez – Especial para CORREVEIDILE / Fotos: Javier Gallar

El sexto cruce de Los Andes a pie de nuestro fotógrafo Javier Alberto Gallar para unir entre el 13 y el 18 de enero pasados Argentina y Chile, alcanzó en esta oportunidad un contorno mucho más patriótico y emotivo que los cinco anteriores de 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016.

Es que esta vez, ese viaje pleno de esfuerzo y valentía de casi una semana a través de la Cordillera, la inmensidad de las altas cumbres, la soledad de la roca y la montaña, los angostos y peligrosos senderos de tierra y piedras, el cruce de arroyos y ríos traicioneros bajo el sofocante sol del día y el frío de las largas noches ante un cielo azul de estrellas luminosas, sirvió para rendir un noble homenaje al General Don José de San Martín y su Ejército Libertador al cumplirse los 200 años de aquella gesta que hoy, más que nunca, nos conmueve y embarga de un lógico orgullo.

Un trayecto de seis días para recorrer a pie casi 70 kilómetros, por la misma huella que siguió el Coronel Lemos para derrotar a las tropas realistas en la localidad de San Gabriel en territorio chileno y que el General San Martín utilizó al menos cinco veces a sus regresos de Chile, donde llegaba habitualmente por el Paso de Los Patos. Hasta alcanzar los 4.380 metros de altura en el punto más elevado de la travesía tras la partida en El Cristo del Manzano Histórico en Tunuyán, a los 1.700 metros de altura, luego de un suculento asado servido a modo de despedida y como único exceso luego de una estricta dieta alimenticia asumida por todos.

Hay equipo

Un grupo de amigos con un mismo compromiso, voluntad, concentración y entusiasmo acompañó en su sexto cruce a Javier Gallar (51 años, agente de seguros, además de fotógrafo profesional), el líder simbólico por edad y experiencia del equipo que se formó;  precursor y pionero de esta fantástica aventura muestra de temple, coraje y una enorme personalidad para vencer lo desconocido en ese reino de nieves eternas.

Entre ellos Sebastián Sosa (43 años, abogado, tercer cruce), Sebastián García (35 años, quinto cruce), Rubén Martínez (48 años, contador, primer cruce), Diego Sayavedra (47 años, periodista, primer cruce), Emanuel Gallar (24 años, primer cruce, hijo de Javier), Ramiro Román (26 años, arquitecto, segundo cruce), Andrés Alou (28 años, arquitecto, primer cruce), Alvaro Vargas (27 años, primer cruce), Gino Liberatti (18 años, primer cruce) y Tomás Salomón (20 años, primer cruce).

Las anécdotas

Así por ejemplo Diego Sayavedra, hermano de Adriana -editora fundadora de Correveidile-, en las semanas previas al cruce se preparó físicamente a conciencia con largas caminatas siguiendo los consejos de Javier y fue quien, como comunicador que es, salió al aire por radio Mitre y con Lila Levinson en Mendoza para contar los detalles del singular desafío; el contador Rubén Martínez, que con suma habilidad ideó un carrito de fuerte estructura de hierro para trasportar su pesada mochila de 27 kilos -que sin embargo se rompió por el accidentado terreno y debió ser abandonado-; el mismo Rubén que transcribió a modo de estímulo y ejemplo algunas frases o comentarios del General Gerónimo Espejo sobre la campaña libertadora rescatado de un libro de Bartolomé Mitre   encontrado en el Instituto Sanmartiniano;  el susto de Javier y del resto cuando Emanuel Gallar, en un accidente sin consecuencias, cayó de boca al río Tunuyán  justo en la orilla, en el tramo que cruzaban a caballo y la definición a modo de reflexión de Sebastián Sosa al asegurar que “en esos parajes de soledad y silencio uno se siente hermano de la montaña”.

Testimonios

Javier y sus amigos partieron el viernes 13 de enero desde el Cristo del Manzano Histórico en Tunuyán (1.700 metros de altura), continuaron por el Puesto de Gendarmería Alferes Portinari, Campamento Las Yaretas (3.500 metros de altura), el Portillo Argentino (4.800 metros de altura), Paso de la Olla (3.300 metros de altura), Río Tunuyán, Real de La Cruz (2.900 metros de altura), Real de La Oveja, Hito Piuqueres en el límite con Chile, para concluir el miércoles 18 extenuados pero muy felices en Termas del Yeso, donde durante más de dos horas repusieron energías en las cálidas termas del lugar. Más tarde continuaron viaje en ómnibus a San Gabriel, una población chilena de apenas 3.000 habitantes, donde volvieron a reponer fuerzas con un sabrosísimo cordero deshuesado  que preparó Alvaro Vargas, un especialista en la materia.

Javier Gallar y Sebastián Sosa contaron, en nombre de todos, partes de este cruce de los Andes a pie en la que ambos reconocieron que “una cosa es vivirla y otra muy distinta contarla”. Conocer por ejemplo que diariamente se levantaban a las seis de la mañana y que después de desayunar realizaban caminatas de hasta 14 horas, con la ansiedad de los más jóvenes de adelantarse, siempre en un clima de camaradería, amistad y mucho compañerismo. También el tiempo los supo acompañar, sin lluvias, nevadas o amenazas de tormentas; viajaron muy bien provistos de carpas para dormir, la ropa de abrigo  necesaria, zapatillas de trekking, gorras, anteojos y protector solar; y de los alimentos apropiados para ese tipo de travesía: conservas, sopa, turrones, milanesas, salames, pasas de uva, almendras, dulce de membrillo y un calentador para calentar la comida.

Impresionados además de poder disfrutar de una geografía o naturaleza agreste y majestuosa, como así también la vista de las cumbres más nevadas y de tener como única compañía un silencio más que agradable durante esos seis días de marcha. Muy seguros de haber vivido una experiencia única e inolvidable en la que se sintieron tocados por el mismo espíritu que animó a nuestro Padre de la Patria, el General San Martín, cuando cruzó sus tropas para conquistar la libertad de América. Y con el compromiso que ya se adivina en sus miradas y sus palabras de regresar una vez más en enero de 2018 a esa cordillera tan querida que, sienten, ya los está esperando. Que así sea.

Escrito en Deportes, DestacadosComentarios (0)

Marcela Panasiti: Honrar la vida -->

Marcela Panasiti: Honrar la vida

Hace más de 25 años que vive en Estados Unidos y muchos, muchos más, que encuentra en el arte su canal expresivo. Aspectos de una artista con agallas que le rinde culto a la naturaleza y busca la analogía del suelo con el ser humano.


Tal vez porque extrañaba Mendoza, su provincia natal, y porque fue en este suelo donde descubrió su amor por la tierra envuelta en el encanto de sus manos, Marcela Panasiti continuó a la distancia en busca de lo que escondía el suelo, la corteza terrestre. El adobe fue desde un principio, fuente de inspiración, como también los recuerdos, las personas en el camino, el autodescubrimiento y los días y noches y años que pasó repartida entre El Bolsón, Misiones, Hawaii y Arizona, donde reside desde hace un cuarto de siglo y donde forjó su carrera como artista del barro.

De visita en Mendoza ante el nacimiento de su segundo nieto, Fausto Pastor, Marcela no pudo contenerse y volvió a refugiarse en el silencio de su obra en un verde jardín de Chacras de Coria. Allí la encontramos para conversar sobre el arte y la vida, que en su caso, ante sus ojos verdes y grises, son la misma cosa, el mismo todo. Si se remonta a su inicio expresivo en la geografía local, entonces recuerda unos “muralitos de barro” que hizo para la Bodega Orfila. Si va un poco más allá, viene el adiós a la cuyanía y el comienzo de un trabajo compulsivo repartido en galerías estadounidenses con sede en Arizona, California, Nueva York o Colorado.

Madre de tres hijos, José Pastor, Shaun y Tisha, Marcela Panasiti es ante todo una persona sensible que aunque no persigue dar explicaciones de quién es o lo que hace, reflexiona sobre aprendizajes que a ella le allanaron en el último tiempo la ruta: que aunque se quiera no siempre se puede controlar la vida y que cada individuo tiene una forma de ver y sentir que no se corresponde a un modo grupal de pisar el mundo. Hace cinco años un tumor cerebral y tres operaciones ulteriores la impulsaron a empezar de vuelta y a dejar de a poco la cuadriplejía en la que se vio sumida. Tuvo mucho que aprehender y el amor, en esta etapa, fue un recurso inagotable por parte de sus seres queridos, ni qué hablar de la cercanía de su hijo Shaun.

Sus obras son un despliegue de lo que Marcela es en esencia: una buscadora de rastros, una obrera de grandes murales, una paciente creadora de mosaicos y una mujer influenciada por significaciones chamánicas. En los muros apunta a expresar las distintas eras presentes y a reflejar la naturaleza misma y sus accidentes, mientras que en el trabajo con mosaicos, las piezas adquieren un sentido medido y controlado. En la Rueda Medicinal, el círculo sagrado del que se sirvieron tantas civilizaciones antiguas para entender los ciclos de la vida, Marcela halla una lógica espiritual, de Sur a Este, para enceguecer, interiorizar, afrontar y resolver circunstancias.

“Me conmueve cuando alguien ve una obra mía y siente algo porque mi arte es abstracto y su recepción tiene que ver con la subjetividad. No es mi intención fundamentar lo que hago salvo que alguien indague en eso”, dice la artista que heredó el amor por el arte de su familia materna, Hoffman, y la cultura del trabajo por filiación paterna. “El arte es un poco mi parámetro para superarme junto con la música, sobre todo la nativa. Me gusta mucho cantar. Estoy muy feliz con lo que me pasa y a pesar de haber perdido cierta autonomía para moverme, estoy agradecida con la vida”, agrega esta creativa autodidacta que para encarar su obra viaja los kilómetros que separan a Sedona de Tucson, en Arizona, recoge la tierra roja, pura y virgen necesaria, la cierne, la deja secar, prepara las estructuras cual carpintera y se lanza a lo desconocido y encuentra lo que tiene para decir.

"Wave Forms Ocean Series", una obra hecha en adobe con pátinas.

De la serie "Ventanas".

Foto: Mirada Art Blog

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Social Club: Los Sociales del Kilómetro 0 -->

Social Club: Los Sociales del Kilómetro 0

En el núcleo de Chacras de Coria y sus alrededores nos encontramos con los vecinos para compartir el saludo y una foto. Aquí, algunos de los que anduvieron de paseo últimamente y se sumaron con una sonrisa a las páginas del Correveidile.

Don Saúl Contardi, ilustre historiador lujanino, sanmartiniano él, posa en la puerta de la municipalidad de su departamento.

Don Luis Di Betta muestra orgulloso sus maravillosos tomates -1 kilo cada uno-, cultivados en su chacra de calle Viamonte y Medrano. Una excelente opción para saborear tomates recién cosechados.

Encontramos a los Bramucci, Roberto e Inés, padre e hija, mateando en el negocio de bicis de su yerno Diego Capuzzoco en calle Mitre.

Fabiana Calle y Ángelo pasean por el espacio verde de las vías, un espacio público muy disfrutado por los vecinos.

Parecidos pero no iguales. Alfredo SconfiAnza con sus casi homónimos Andrés y Santiago Sconfienza. Entre ellos, Paola Rodríguez.

Todos quieren ser los primeros en leer el La Voz de Chacras de Coria, cada vez que aparece una nueva edición. Hasta el mismísimo intendente no se lo quiere perder. Omar De Marcchi en su escritorio de mandamás municipal.

Luis Giacchino, Carlos Vázquez, Matías y Luis Giaconi se abalanzaron sobre el Corre cuando llegó al almacén “La piedra de Chacras”, de calles Medrano y Viamonte.

Hombres de trabajo. Don Domingo y Julio, el Charles Bronson de Chacras de Coria -jóvenes abstenerse de entender-.

El 25 de enero nació Fausto Pastor Lima. Y para festejarlo, su padre, José Pastor Lima, invitó a la familia y amigos con un riquísimo chivo san carlino. Lidia, la suegra, ayuda a despostarlo.

José Pastor Lima y su suegra listos para comer.

Fabiana Rodríguez y Cristina De Blasis, las chicas de Ceremonial del municipio, izan la enseña patria como suelen hacer todos los días. Cumplen el sueño escolar de ser elegidas para “pasar a la bandera”.

Wana Pegorín, nuestra vecina y segunda Reina Nacional de la Vendimia -1962- que dio nuestro distrito, llega contenta con su nieta al negocio de su amiga Chachi Armani.

Escrito en Destacados, Planeta Chacras, Social ClubComentarios (1)

Taller Literario: “Escribo Chacras” en la Biblioteca Popular -->

Taller Literario: “Escribo Chacras” en la Biblioteca Popular

El objetivo de estos encuentros literarios es construir una obra sobre este distrito de Luján de Cuyo de manera conjunta y “contar nuestro pueblo”. Está a cargo de la periodista, psicóloga y escritora María Josefina Cerutti y será los días 22, 23 y 24 de abril de 17 a 20 hs. El valor del mismo es de $500 y tendrá lugar en la casa de los libros ubicada en calle viamonte 5191. Las inscripciones están abiertas y quienes lo hagan con más de 10 días de antelación recibirán un descuento del 20%.

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con que Italia y Loria sean calles de una sola mano?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Cubierto
Cubierto
17°C
sensación térmica: 18°C
humedad: 93%
 
  • + leidos
  • Nuevos
  • Comentarios
Correveidile en Facebook

 

marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Chacrificados

Edición Papel