Archivo | Destacados

Se larga la conexión de la Ruta Panamericana con calle Juan José Paso -->

Se larga la conexión de la Ruta Panamericana con calle Juan José Paso

La comunicación entre estas importantes arterias de circulación vial será a través de un boulevard de 2000 metros de extensión, convertido en gran espacio verde. La obra incluirá la ejecución de tres rotondas, ciclovía, puentes peatonales e iluminación, entre otros detalles.


En diez meses debería estar terminada la construcción que unirá dos de los ejes catalogados entre los más transitados del Gran Mendoza, como son la Ruta Panamericana y el Acceso Sur, a la altura del distrito lujanino de Carrodilla.

Según explican funcionarios de la Dirección Provincial de Vialidad, “en esta primera etapa del proyecto, la obra comprende dos tramos: El primero con una extensión de 800 metros, desde la Ruta Nacional 40 -Acceso Sur- hasta calle San Martín. Y el segundo, de 1200 metros, desde esa arteria hasta la Ruta Panamericana. En ese segmento se construirán dos calles colectoras -una al Norte y la otra al Sur-, que establecerán un boulevard compuesto por un cantero central amplio, una ciclovía y una pista de running, entre otros detalles”.

El proyecto incluye la construcción de tres rotondas que estarán ubicadas en la intersección de las calles Ugarte e Irigoyen, Álzaga y Laprida, y San Martín y Juan José Paso -ver imágenes-, sectores donde en los últimos años se ha incrementado la congestión vehicular producto del caudal de tránsito propio del aumento poblacional de los barrios de Carrodilla y La Puntilla, al que se suman los usuarios de Maipú, Godoy Cruz y Luján de Cuyo. Es decir, la zona que mayor crecimiento demográfico ha experimentado en Mendoza en los últimos 15 años.

El objetivo es “ofrecer una nueva alternativa de circulación a los usuarios que a diario transitan desde Maipú hacia Godoy Cruz y la ciudad capital y viceversa, aliviar los conflictos vehiculares internos en Carrodilla y alrededores, brindar una nueva vía de comunicación con el Acceso Sur, y agilizar el tránsito de los usuarios que reúnen el Corredor del Oeste y la Ruta Panamericana”, explican desde el organismo provincial.

La obra estará a cargo de la firma constructora Hormimac SA y el monto de inversión asciende a $ 119.450.133. Los trabajos cuentan con un plazo de ejecución de diez meses y se espera que comiencen en julio.

Escrito en Destacados, MunicipalesComentarios (0)

En el recuerdo: La vida en el Cerro San Luis -->

En el recuerdo: La vida en el Cerro San Luis

La vida en Chacras transcurría plácidamente a mediados del siglo pasado. En el Cerro San Luis, sobre calle La Falda o también llamada Benito de San Martín, se había estrenado el primer barrio privado del pueblo y en su gran pileta de natación –otra innovación de la época- los vecinos compartían amables momentos de disfrute.

José Luis Stagni, vecino nacido y criado en el Cerro a quien la vida llevó hacia otros rincones –no muy lejanos ya que sigue viviendo en Luján- nos regala recuerdos de la vida en ese barrio y en este pueblo maravilloso.

“Las verduras la comprábamos a una familia portuguesa que vivía en calle La Falda y tenía chacra –especial mención para los grandes y riquísimos tomates-; la carne, la leche y el pan casero en el Tambo de Don Olivano, en calle Mitre. El agua potable la traíamos del surtidor que estaba enfrente de la Estación del Trasandino, donde giraba el micro de la CITA. En un carrito con ruedas, los chicos ibamos a comprar jugo de manzana en la finca de Orsini, en Darragueira.

En los bailes de carnaval todas las familias íbamos disfrazados a la Plaza, grandes y chicos. Se organizaban concursos de carrozas, para lo cual acarreábamos hinojo que esparcíamos en las calles  para que al pasar los carros, perfumaran el aire”.

Escrito en Destacados, Foto para el recuerdoComentarios (0)

Correo de lectores: Almirante Brown por delante -->

Correo de lectores: Almirante Brown por delante

Por Laura Hart

Frente al crecimiento poblacional que Chacras y Vistalba han tenido en los últimos tiempos, es lógico que se presenten cambios; transformaciones que apuntan a dar fluidez a la vida cotidiana de los pobladores. Los barrios se suman, y se multiplican las personas, las actividades comerciales, educativas, los establecimientos y los vehículos, por lo que es indispensable renovar las vías de circulación.

Sin embargo hay cambios nocivos y crecimientos mal encaminados. Hay acciones transformadoras que más que beneficiosas pueden llegar a ser nefastas.

Los espacios públicos no son tema menor sino el reflejo de la cultura de la comunidad, el escenario del día a día de los habitantes, el paisaje que por ser el mismo de los antepasados constituye buena parte de nuestra memoria colectiva.

Por eso los cambios en vialidad deben ser hechos considerando todos los aspectos. No sólo los de circulación. Deberían resguardarse, por ejemplo, las arboledas añosas, los sitios patrimoniales, las acequias y todo aquello que forme parte de la historia del lugar además de la estética que caracterizan los rincones de esta zona y que son tan preciados por los lugareños y los que nos visitan.

Esto me lleva a pensar y a escribir proponiendo reflexiones de cómo será ese proyecto que se piensa para la calle Almirante Brown. Se habla de un bulevar… ¿Será necesario? ¿A qué costo? ¿Se perderán los viejos álamos, parte de la casa de los perros, la acequia, el ambiente solariego y rural de esa calle emblemática? ¿Será necesario cambiar y transformar hasta desfigurarla por completo? Es cierto que los vecinos sufren el polvo que los autos levantan… ¿Se podrá, quizás, asfaltar solamente sin cambiar su entorno paisajístico?

Recordemos que las cosas distintivas de ciertos lugares son las que le dan valor. ¿Qué sería de Mendoza sin los álamos centenarios, las acequias y los canales, las compuertas de riego, las cortaderas, los túneles formados por la copa de los árboles en las rutas y las calles? Perderíamos nuestra identidad lugareña.

Sería como pensar a Buenos Aires sin el barrio de La Boca o a Bariloche sin el Lago Nahuel Huapi… Paris sin la Torre Eifel o Florida sin sus bulevares con palmeras.

Sería como haciendo una exagerada pero válida comparación, echar abajo al Cabildo de Buenos Aires por estar fuera de la línea de edificación.

Creo que a veces las transformaciones y los cambios en espacios públicos son también una forma de instaurar una impronta que, más que una obra útil y bien pensada para la gente termina siendo los símbolos, marcas y colores del poder con los que el gobierno busca quedar identificado.

Sería muy bueno, en mi opinión, que se reconsidere el proyecto para la “modernización” de nuestra querida calle Almirante Brown, así como también se conserven las zonas residenciales en la condición de tal, evitando actividades que atentan contra la vida tranquila que hemos elegido para vivir en Chacras de Coria y Vistalba.

Escrito en Correo de Lectores, DestacadosComentarios (2)

Ideas a puro membrillo -->

Ideas a puro membrillo

La chef del restaurante de Bodega Norton y artista plástica Patricia Suárez Roggerone comparte su devoción por este fruto tan rico como versátil.

Ilustración de Patricia Suárez Roggerone

Soy fanática de los membrillos. En todas mis cartas de otoño-invierno los utilizo porque aparte de ser un producto instalado en la cultura de los mendocinos, me acompaña desde la infancia, ya que en mi hogar había una planta y mi madre hacía dulce en pan y jalea. Los meses de frío se convertían en un deleite con el consumo diario de queso cuartirolo, membrillo y nueces, pastelitos de dulce de membrillo, tortitas raspadas y tostadas con manteca y jalea. Son insuperables… ¡Cómo no ser feliz con los pequeños detalles de la cocina!

El membrillo es un ingrediente muy dúctil y mi fanatismo me ha llevado a experimentar muchas formas de utilizarlo. Aquí les comparto algunas…

  • Cocinamos el membrillo en el horno -suave-, entero o en mitades. Una vez cocinado, lo pelamos tibio y lo colocamos en un vaso de mixer o en la licuadora: agregamos sal, pimienta negra y aceite de oliva. Realizamos una emulsión consistente como para acompañar cerdo, cordero o carne de vaca. Agregando verduras al horno tenemos un plato ideal.
  • Lavamos muy bien los membrillos. Los cortamos en sextos u octavos, los colocamos en frascos para envasar. Por frasco agregamos una hoja de laurel, un clavo de olor, dos granos de pimienta de jamaica, una cucharadita de vinagre de manzana, almíbar liviana -realizada con un kilo de azúcar y un litro de agua-. Cerramos los frascos con fuerza y colocamos en una olla a hervir por el término de una hora y media. Dejamos enfriar dentro del agua, retiramos, terminamos de enfriar y guardamos por el término de ocho meses. De este modo hemos realizado una conserva para utilizar en dulce o salado.
  • Con el resultado de la conserva podemos realizar una crema de queso o de chocolate blanco tipo mousse. ¿Cómo? Colocamos en vasitos los membrillos boca arriba cortados en cuñita, rompemos nueces y tenemos el postre ideal sin hacer mucho trabajo.
  • Podemos hacer una tarta de membrillos envasados, como si fuera de peras o de frutillas, pero de membrillos.
  • Podemos usar para acompañar verduras salteadas al wok o asadas al horno; en las criollas para acompañar al asado.
  • Una idea es acompañar los membrillos así como vienen del frasco con un buen queso cuartirolo o cáscara colorada.
  • ¡Strudel de membrillos con un helado de crema!
  • Ensaladas con los gajos en conserva, rúculas, berros, queso brie, panceta salteada, remolachas asadas y emulsión de mostaza.
  • Focaccia de membrillos con cebollas moradas y tomillo fresco.

Yo diría que casi todo combina con membrillo, ¡qué delicia!

Receta ilustrada de Patricia Suárez Roggerone

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Rincón de Ciencia: Tips para ahorrar energía en calefacción -->

Rincón de Ciencia: Tips para ahorrar energía en calefacción

El ingeniero Alfredo Esteves* aporta sus recomendaciones para pasar la temporada de frío sin derrochar energía en el interior del hogar.

1- La temperatura interior resulta de un equilibrio entre las ganancias de calor y las pérdidas de energía. Cuando las pérdidas aumentan y las ganancias son pocas, la temperatura es mas baja. Por lo tanto, las opciones que tenemos son: abrigarnos pero mantenernos cómodos (nos sentiremos confortables a menor temperatura) y trabajar sobre el edificio para reducir las pérdidas de calor.

2- Las pérdidas de calor en calefacción resultan en un 40 o 50% por infiltración de aire. Estas se producen en las rendijas que quedan entre marco y puertas, marcos y ventanas. Por lo tanto colocar burletes autoadhesivos del tipo de espuma sintética (los más económicos duran uno o dos años), de goma o epdm (duran hasta 10 años) son elementos muy apropiados para mejorar las infiltraciones de aire. La forma de colocarlos aparece en internet.

3- Las pérdidas por las ventanas ocurren a través del vidriado y a través del marco de las mismas. Una manera económica de reducir las pérdidas por el vidriado, es colocar una cortina interior de paño pesado que cubra totalmente marco y vidrio durante las horas nocturnas. Aún cuando por salubridad quisiéramos tener abierta un poco la ventana, la cortina debería estar cerrada para evitar pérdidas de calor adicionales.

4- Colocar persianas de totora por el exterior es una buena práctica porque al cerrarla de noche previene un menor enfriamiento de las ventanas. Esta medida también servirá en verano -durante el día- para evitar la ganancia de calor en la época cálida y mantener la casa más fresca.

5- La ganancia de calor se debe dar por las ventanas, es decir, las ventanas que miran al Norte ganan calor durante todo el día. Las que miran al Este durante la mañana, y las que miran al Oeste durante las tardes. En esas horas deben permitir que ingrese la radiación solar al interior del local.

6- Cuando tenemos una galería se puede prevenir el enfriamiento de la vivienda colocando una cortina enrollable de PVC. Puede ser de polietileno, aunque tiene muy poca duración a los rayos solares. El PVC transparente permite transformar la galería en un invernadero (si es que mira al N, E u O), y su temperatura es intermedia entre el interior y el exterior durante las noches, evitando pérdidas excesivas en locales que están contiguos a ella.

7- Otras soluciones implican un gasto mayor, aunque generan un ahorro también mayor, estas son: colocar aislaciones térmicas en muros, aislaciones térmicas en techos, colocar doble vidrio (DVH) en ventanas, colocar persianas operables en ventanas, colocar sistemas solares pasivos en la envolvente del edificio para permitir ganancia de calor solar con baja inversión y finalmente incorporar sistemas solares activos (como calefones solares para ayudar a la calefacción central) pero por el costo de éstos debería realizarse un estudio para conocer bien los alcances y la efectividad de tal solución. Hay un libro: “Arquitectura Bioclimática y Sustentable” que permite conocer los pormenores y prácticas de incorporar todos estos sistemas pasivos. Para adquirirlo comunicarse con el autor: Alfredo.esteves@um.edu.ar.

8- Otra solución sería cambiar los sistemas de calefacción hacia otros combustibles más económicos. Hasta hace poco el gas natural era lo mas económico. Hoy se debe hacer un estudio si conviene más el gas natural, la electricidad o los combustibles sólidos (que muchas veces pueden provenir de la poda anual, lo que no implica un gasto adicional).

9- En el caso del agua caliente sanitaria, se puede incorporar un calefón solar. Este es muy redituable ya que durante todo el año consume agua caliente y el calefón solar permite cubrir hasta un 80-90% el consumo en este rubro.

10- En el caso de cocción, se puede utilizar cajas térmicas u hornos solares. Solicitar datos al autor.

*Investigador CONICET / Prof. Universidad de Mendoza – Fac. de Arquitectura; e-mail: alfredo.esteves@um.edu.ar

Escrito en Destacados, Rincón de CienciasComentarios (0)

Hablemos de Vinos: Uva, vid, viña -->

Hablemos de Vinos: Uva, vid, viña

Podría decirse que “el vino nace en el viñedo”. Es así como conocer el potencial de la materia prima en las diferentes regiones vitícolas permite la obtención de vides que responden a un manejo adecuado del viñedo, según el estilo de vino que se desea obtener. Aquí, tres conceptos fundamentales para ampliar nuestra cultura sobre el mundo del vino.


Por Silvia Avagnina*

La uva

Es un fruto carnoso que pertenece a la categoría de baya. Su forma es constante para un cepaje determinado. Se presenta en una infrutescencia llamada racimo, constituido por un eje central de naturaleza leñosa (raspón o escobajo) y por las bayas o granos. Antes de la maduración, los granos, tanto de las uvas tintas como de las blancas, son verdes, contienen clorofila y realizan fotosíntesis.

La mayor parte de los azúcares que poseen los granos se sintetizan en las hojas, aunque mientras están verdes también contribuyen en algo -a dicha síntesis-. Estos azúcares son, primariamente, glucosa y fructosa. Predomina la glucosa durante el crecimiento de las bayas, están en partes iguales durante la maduración y la fructosa es el azúcar principal durante la sobremaduración.

La vid

Es una enredadera que necesita de un apoyo para su desarrollo vegetativo. Es un arbusto trepador que se fija a tutores naturales o artificiales. Pertenece a la familia de las vitáceas y al género vitis, siendo la vitis vinífera la especie más importante. Se multiplica por semillas y por vía agámica (estacas o mugrones). Posee partes leñosas y formaciones del año. La estructura leñosa está formada por la raíz, el tronco y los brazos. Las formaciones del año son los pámpanos, hojas, zarcillos y racimos. Los pámpanos o brotes son sarmientos verdes, tiernos y delgados que soportan los racimos y tienen su origen en la madera del año anterior.

El conocimiento de la vid se obtiene a través de dos especialidades generales: la ampelografía (del griego ampelo = vid) que tiene por objeto la identificación de los cepajes o cultivares y la viticultura, que se refiere al estudio del cultivo de la vid.

La vitis vinífera o vid europea comprende variedades blancas, rosadas y tintas que se destinan al consumo en fresco y pasas y a la elaboración de vinos. Las vides en general, vegetan en las regiones templadas de América, Europa, Asia, África y Oceanía.

La viña

En la implantación del viñedo resulta necesario conocer el potencial del recurso natural, a fin de adoptar la densidad óptima de plantas y el sistema de sostén o conducción que mejor se adecúa para el desarrollo vegetativo de las plantas en el espacio, como asimismo su relación con las modernas técnicas del manejo cultural.

Los sistemas de conducción más adoptados en nuestras regiones vitícolas son la viña o espaldero bajo, la viña o espaldero alto y el parral. Al respecto, en la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza del INTA, se desarrolló un nuevo sistema de conducción denominado Y bm INTA, que aumenta la recepción de la radiación solar a nivel de hojas y racimos, contribuyendo así a la mayor sanidad, producción y potencial enológico de sus uvas. Como sistema articulado de múltiples prestaciones culturales, permite, entre otros, la adaptación a los procesos de mecanización integral.

*Enóloga. Profesional Asociada al INTA. Investigadora en vitivinicultura y especialista en análisis sensorial de vinos.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Elena Elaskar: La partera del pueblo -->

Elena Elaskar: La partera del pueblo

Por Onelia Cobos

En octubre cumplirá 91 años. Es partera. Ha vivido en Chacras de Coria casi toda su vida.

Su mente y sus recuerdos la hacen una adulta mayor espléndida, entera; como si el paso del tiempo no la hubiera gastado, como si estuviera muy lejos del olvido.

Saberla partera implica sospechar la dura lucha que debió enfrentar para estudiar siendo mujer y en una época en la que el sólo hecho de tener que hacerlo en otra provincia significaba un NO rotundo familiar.

Recuerda el tiempo del llanto. Muchas lágrimas ante un padre que, como la mayoría en su tiempo, no aceptaba a la mujer en la Universidad.

La ternura aparece en su rostro, sin embargo, al recordar a un tío, hermano de su padre, que influyó decisivamente en la familia para que al fin partiera a Córdoba con una querida amiga a estudiar juntas.

Juntas las dos y hospedadas en la casa de unos tíos de su amiga, enfrentaron el fantasma económico de tener que seguir una carrera corta como partera y no ciencias biológicas, como querían, porque no podían enfrentar los seis años y la costosa bibliografía de Biología.

Y fueron parteras.

Tres años duraba la carrera entonces y la vuelta a la provincia significó una larga peregrinación ad honorem por los hospitales. En ese entonces, el Hospital Emilio Civit era el hospital provincial de cabecera. Allí trabajó algunos años hasta que la solidaridad vecinal del lugar, encarnada en Vicente Cocucci, concejal y hombre de impecables valores morales, facilitó la entrada a planta en uno de los nosocomios. Así es como después los concursos hicieron lo suyo.

Pero Elena se casó y tuvo hijos y tuvo que enfrentarse a otra limitación, la del esposo, que la quería solamente en la casa.

Dejó hospitales y sólo atendió a particulares.

La población de Vistalba, el Cerro del Melón, la calle Guardia Vieja la buscaba y ella muchas veces llegaba en moto hasta sus hogares porque sus pacientes no tenían otro medio de transporte.

Entre los casos, recuerda los diecisiete partos de una señora que tuvo dieociocho hijos, el último derivado al hospital por la gravedad del caso, pero habiendo asistido a los otros nacimientos sin dificultades.

Aprendió a poner inyecciones cuando el legendario Dr. Levy le enseñó a hacerlo, convenciéndola de que su papá enfermo no tendría asistencia por la lejanía en la que vivía.

Su férrea voluntad le permitió llegar a ser la profesional que soñó ser contra viento y marea, pero no se volvió una guerrillera áspera y resentida en la lucha femenina.

Hay en Elena una templanza y un disfrute familiar que nos lleva a reflexionar en la sabiduría de algunos espíritus mágicos que enriquecen nuestro lugar. Teniéndolos tan cerca podemos rechazar la atmósfera de catástrofe que se desliza en el Planeta.

Escrito en Destacados, VecinalesComentarios (0)

De película: Cine que no sabemos que nos gusta tanto -->

De película: Cine que no sabemos que nos gusta tanto

Por el Lic. Patricio Pina

Catorce horas de formas variadas e historias diversas sin conexión entre sí. Sexo grupal, casi exclusivamente femenino, en bosques, mansiones y hasta una iglesia. El plano fijo de un paisaje durante cuarenta y cinco minutos, donde vemos los efectos de un fenómeno astronómico y escuchamos una canción. Fragmentos de cielos nocturnos y estrellados, extraídos de películas de todos los tiempos.

La flor, de Mariano Llinás

Las oraciones precedentes describen de modo sucinto y, sí, un tanto arbitrario, cuatro películas (respectivamente: La flor, de Mariano Llinás, Las hijas del fuego, de Albertina Carri, L. Cohen, de James Benning y ☆ de Johann Lurf), todas ellas vistas en la vigésima edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (el ya muy reconocido BAFICI).

Los cuatro films proponen temas, tonos y estéticas muy lejanos a los que suelen poblar las salas de cine de los grandes centros comerciales. Cada uno, a su particular manera, plantea un desafío y una aventura para el espectador: la de internarse por terrenos audiovisuales desconocidos sin más guía que la de directores dispuestos a conmovernos con ideas más o menos radicales, apelando a nuestra voluntad de sorprendernos, de salirnos de cierta inercia cómoda con la que vemos las películas. Si esa pretensión consigue generar un diálogo tácito con nosotros, encontrando vasos comunicantes fructíferos, saldremos revitalizados del cine, felices de haber visto algo que no sabíamos que podía gustarnos tanto.

La propuesta para los sábados a la tarde en la Biblioteca Popular de Chacras pretende seguir esa línea. Con un puñado de películas de probado y premiado tránsito en festivales internacionales, quizá se pueda comprobar que el cine es un lenguaje profundo y riquísimo, capaz de dar cuenta de los fenómenos de nuestra vida con modos y estéticas más diversas y virtuosas que las que nos toca en suerte ver en las salas comerciales.

Allí podremos probar las posibilidades de expandir el mundo interior de una obra de arte de la pintura (El molino y la cruz, de Lech Majewsky) y descubrir formas laterales de representar la opresión patriarcal (Canino, de Yorgos Lathimos) o el dolor de la peor pérdida (El hijo, de los hermanos Dardenne), pasando por la eléctrica y explosiva confluencia de un grupo de personas en Varsovia (11 minutos, de Jerzy Skolimowsky) o la contemplación del cruce entre tradiciones rústicas y modos modernos en el norte de Brasil (Boi Neón, de Gabriel Mascaro).

Observar una película es emprender un viaje. No sólo se despliegan vidas ajenas y geografías más o menos distantes. Al mismo tiempo nos adentramos también en lugares que sólo por apariencia se nos antojan más familiares: nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras emociones. El cine puede estimularnos hacia vivencias inesperadas, hacia parcelas donde probablemente, durante más o menos una hora y media, podamos ser un poco más felices.

* El autor es rector de la Escuela Regional Cuyo de Cine y Video. Junto a Claudia Nazar dan el Taller de Cine “Festival de festivales”, en la Biblioteca Popular de Chacras de Coria, todos los sábados a las 18 hs.

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Sobre libros y una librería -->

Sobre libros y una librería

El 23 de abril se conmemoró el Día Internacional del Libro en recuerdo al fallecimiento de Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega, en 1616.

Por Gabriel Gallar


En Mendoza cada vez hay menos librerías atendidas por ‘libreros’. Hoy sólo hay, excepto dos o tres, meros vendedores de libros. Así como venden libros podrían vender cacerolas o camisas. Son todos jóvenes y de ‘buena presencia’. Pero no saben nada de libros, sólo su precio.

En los años setenta había una librería relativamente pequeña en la esquina de San Juan y Entre Ríos: Rovetti. Era atendida por su dueño, don Mario Rovetti, un italiano del norte que vino a nuestra patria empujado por los avatares de la guerra. Al principio vendió libros casa por casa. Luego estableció su local. Era maestro. Hablaba el español correctamente, aunque era indisimulable su acento italiano.

Lo conocí siendo un adolescente. Pasé muchas horas en su librería. Era un librero de verdad. Me enseñó con infinita paciencia a traducir textos del latín, cosa que mis profesores nunca lograron. Me leyó en italiano muchos cantos de la Divina Comedia de Dante Alighieri. Me explicó con pasión la estructura de la obra: El Infierno, El Purgatorio y El Paraíso. Cada parte tiene 33 cantos más el introductorio, que hacen cien.

Nunca leía más de un canto por día. Sabía mucho de filosofía clásica, antigua y medieval. Conocía la calidad de cada libro. Recuerdo que cuando pude comprarle las obras completas de Aristóteles me mostró cuatro ediciones diferentes, algunas económicas y otras muy caras. Le pregunté cuál comprar. Sin dudar me dijo: “Sólo ésta, es la única mejor traducida del griego”. Profundamente católico, cuando le compraba alguna obra de Sartre o de Marx arqueaba las cejas y sonriendo me traía alguna novela policial a modo de chanza.

No sé cuántos libros hay en mi biblioteca. Sí sé que más de la mitad se la compré a don Mario. Me dio una cuenta corriente. En una ficha iba anotando los libros que compraba y su precio. Cuando podía iba pagando. Así fue siempre.

Luego se trasladó a un local un poco más grande en calle Amigorena. Yo había concluido mis estudios universitarios y seguí concurriendo semanalmente a su librería. A veces charlábamos de filosofía o de fútbol. Para mí era importante estar rodeado de tantos libros a los que me dejaba hojear y ojear. Pero lo maravilloso era compartir un rato con don Mario: un librero humanista, humilde, generoso y de algún modo maestro de libreros.

Escrito en Cultura, DestacadosComentarios (0)

Huerta en casa: ¡Listos para el frío! -->

Huerta en casa: ¡Listos para el frío!

Con las temperaturas cálidas seguimos en condiciones de sembrar y transplantar plantines que aún encontrarán buena temperatura de suelo para asentarse y crecer. ¡TIP DEL MES! ¡A no aflojar ahora! Los días frescos nos dejan puertas adentro y las plantas en la huerta empiezan a entregarse o a no dar tanta cosecha como antes. La recomendación de este mes es arremangarse, abrigarse y no desatender la huerta. A medida que cosechemos las verduras que quedan del verano, debemos limpiar los espacios libres para continuar con lo que sea de otoño-invierno. Otros tips: -Colocar pastos secos, aserrín, virutas de madera en los suelos ayudará a cuidar las plantas de las heladas y a luchar contra las malezas. -Hay que dejar algunos frutos de cada especie para sacar semillas para el año siguiente. -Debemos colocar abono orgánico ya sea de nuestra compostera o comprado.

CALENDARIO DE SIEMBRA

Especie / Forma de siembra

Acelga / Directa

Alcaucil / Almácigo / Directa

Ajo / Directa

Apio / Almácigo / Directa

Arvejas / Directa

Brócoli / Almácigo

Coliflor / Almácigo

Cebolla (verdeo) / Almácigo / Transplante

Cebollas Almácigo / Directa

Espinaca / Directa

Habas / Directa

Lechuga / Almácigo / Transplante / Directa

Perejil / Directa

Puerro / Almácigo

Rabanito / Directa

Remolacha / Directa

Repollo / Almácigo

Rúcula / Directa

Zanahoria / Directa

*Por Mariana Rodriguez Rolfi, de Huerta Sin Fronteras. Consultas: 261-5871208; huertasinfronteras@gmail.com / www.facebook.com/huertasinfronteras

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con poner en valor los antiguos surtidores?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Soleado
Soleado
17°C
sensación térmica: 16°C
humedad: 48%
 
Correveidile en Facebook

 

junio 2018
L M X J V S D
« may    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Chacrificados

Edición Papel