Archivo | Necrológicas

En el recuerdo: María Luisa Dalla Torre -->

En el recuerdo: María Luisa Dalla Torre

Formadora de varias generaciones, es recordada por sus amigos de la Escuela Marchionatto.

Se nos fue una amiga, una compañera, una MAESTRA. Quienes tuvimos la suerte de conocerla y compartir algunos momentos con ella sabremos recordarla para siempre. Dejó una huella perdurable en sus alumnos. Todos y cada uno de ellos saben de su bondad, paciencia y perseverancia. Aún después de jubilada, permaneció en contacto con ellos. La invitaban a cada reunión o festejo que celebraban.

Inició su carrera docente en 1946, en la Escuela Nacional Nº 115 de Buena Nueva. En 1952 vendría a lo que fue su última y más querida, su segundo hogar, la entonces Nº 63, hoy 1-155 Juan B. Marchionatto: su segundo hogar.  En 1981, después de 29 años en este establecimiento, se retiró de la docencia activa.

Siempre estuvo pendiente de la vida de ‘su escuela’. Con motivo del centenario de la misma, en 2018, fue distinguida por su trayectoria por el Intendente Omar De Marchi y por todo el amor de sus colega y ex alumnos.

Con 94 años, hace poquito, se despidió de nosotros. Aún perdura su espíritu joven en las aulas que tanto amó.

Escrito en NecrológicasComentarios (0)

Carlos Raúl Giorlando: Adiós, Johny John -->

Carlos Raúl Giorlando: Adiós, Johny John

8-2-1962 / 8-10-2019

Siempre los pueblos nos regalan personajes, son parte de la idiosincrasia del lugar, conocidos por distintos motivos. En este caso era uno muy querido, hijo de Don Giorlando, el guardabarrera de calle Loria. Pocos sabían su verdadero nombre: lo llamaban Cuni, por su hermano mayor, o Menyi; con el tiempo se autobautizó como Johny John. Según cuenta un amigo, era porque en las películas siempre había alguien que se llamaba de esa manera.

Era nómade, nadie sabía su paradero real. Fue percusionista de Koxis, una banda formada en los años 80, integrada por Daniel Girala, Hernán Cruz y Pichuco De Paolis, el hit era “Río seco blues”: ensayaban dentro del río seco de Viamonte y Besares. Bailarín, habilidoso para varios menesteres, su oficio principal era la albañilería. Por su espíritu solidario, distintos amigos lo contrataban para alguna tarea, llegaba al lugar, pedía los materiales y su poder de seducción hacía que lo invitaran a almorzar, hacía alguna tarea, llegaba la hora de la cena y en ese momento ya se había ganado el cariño de toda la familia, entonces comían juntos. Al hacerse tarde dormía en cualquier lugar que estuviera disponible… Así pasaban los días, las semanas y los meses, la obra se prolongaba más de lo previsto y pasaba a ser un integrante más de la casa de absoluta confianza.

Sus historias eran el centro de atención y hacía reír a carcajadas, a la Johna, al Johny y al Johnito (como les decía a todos los presentes) con sus anécdotas y ocurrencias, terminaba las historias con un “Te imagináaaas…!!! “. De repente desaparecía así no hubiera terminado su labor, nadie sabía dónde. Se lo encontraba en los lugares más insólitos. Al tiempo se apersonaba en la casa de otro amigo de la zona y se instalaba unos meses más.

Chacras fue su lugar preferido donde recibió el cariño y respeto de quien tuvo el privilegio de conocerlo. Hace unos meses nos enteramos que estaba internado en el Hospital Central, donde recibió la visita de quienes supieron. En sus últimos días cosechó lo que había sembrado, Micho Guillot, AMIGO de siempre, lo llevó a su casa, donde le acondicionó una habitación cinco estrellas, se encargó de todas sus necesidades, varios vecinos y amigos se acercaron a colaborar desinteresadamente, como lo hacía él. Entre ellos, Alejandra Miguel, Alejandra Antón, Sonia Miranda, Ana Leiva, Julio Guillot y Pablo Mansur, entre otros.

Conservó su humor y no acusó dolor hasta el final, sólo pedía cariños. El 8 de octubre de 2019 se fue llevando sus riquezas inexpropiables a cuestas, la estima de quienes lo conocieron y dejó el recuerdo jocoso que despierta al compartir sus anécdotas. Quedará en el corazón de su gran familia, los amigos que supo ganarse. Chau Johny John, donde sea que estés que sea un jolgorio y sigas derrochando felicidad compartiéndola con los demás.

Alberto Cabanillas

Escrito en Destacados, NecrológicasComentarios (2)

Falleció Amado Mafauad -->

Falleció Amado Mafauad

En horas de la tarde del 29 de mayo y tras sufrir un ACV hemorrágico, murió el reconocido dirigente y empresario lujanino. Este vecino, querido por su solidaridad y compromiso con la comunidad, fue también comerciante -tenía una librería y trabajaba en el Parque Industrial Municipal- y se desempeñó como concejal del 2011 al 2015, representando al Partido Demócrata.

Foto: Gentileza

Escrito en NecrológicasComentarios (0)

Eduardo Aveni y un profundo hasta siempre -->

Eduardo Aveni y un profundo hasta siempre

Con mucho dolor despedimos al querido Eduardo Aveni (09/07/58 – 12/04/19), dueño del restaurante La Tasca y un ícono de la gastronomía de Mendoza y de Chacras de Coria, donde dejó su huella. Fue también baterista de Alta Blanca , banda pionera del rock mendocino junto a Natalio Faingold y Mario Mátar.

Escrito en Destacados, NecrológicasComentarios (0)

Falleció Enrique Marianetti: Vecino ilustre de Luján de Cuyo -->

Falleció Enrique Marianetti: Vecino ilustre de Luján de Cuyo

Hijo del dirigente socialista de nombre Benito, fue un hombre sensible y versátil que atendió en zonas rurales, brindó asistencia gratuita y fue un ejemplo de acciones positivas.

Médico y psiquiatra, reconocido por su perfeccionamiento en reflexología y neurofisiología, pionero de la medicina forense, de la neurobiología y precursor del estudio de la emoción violenta. Además de su actividad profesional, docente y científica, Marianetti desarrolló su faceta artística en distintas expresiones, como canto lírico, pintura y literatura. En esta faceta, su participación plena en el libro “Historia de Luján por Lujaninos” fue una intervención muy importante para el círculo de letras local, entre otras tantas publicaciones realizadas por su autoría.

Hace un tiempo, la vecina Onelia Cobos escribió el texto que compartimos a continuación:

¿Qué resaltar primero, su sapiencia y humor o sus orígenes brillantes, a los que ha respondido con creces?

La calle Cubillos es angosta. Se puede acceder a ella por Besares. Esta arteria guarda la casa que fuera del gran Benito Marianetti, su padre, “el señor de los cerezos en flor”, como lo llamó el poeta Nicolás Guillén.

Enrique vive en ese hogar diseñado por el arquitecto Aubone Videla desde 1940, en la que fue, para su familia, la casa de verano, la de las abejas, las uvas maduras, el viento meciendo las hojas de parra en las tardes frescas del microclima chacrense después de las siestas ardientes.

Fue comprada por Benito con una sola cosecha del viñedo circundante. Estuvo destinada a albergar la excelencia, los valores poderosos del ser humano.

Por allí pasaron Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda, la música y el canto de Mercedes Sosa, Daniel Talquenca, Tejada Gómez…

Enrique Marianetti sigue viviendo en ella sin haber modificado su estructura básica. La completísima biblioteca del altillo parece guardar la antigua atmósfera de luchas ideológicas y visitas ilustres.

Enrique suele subir para ser envuelto por una energía que no ha desparecido del espacio y en esa aparente soledad, vuelve a sentir el abrazo fraterno de los padres y a escuchar “el acorde y las melodías del piano de su madre y la nostálgica mandolina de su abuelo”.

Enrique, doctor en Medicina, legista, psiquiatra, máster en criminología, profesor secundario y universitario, es un espíritu conectado con el profundo significado de la vida, un buscador denodado del mejoramiento de la humanidad y el servicio destinado a los otros.

Poeta, pintor, escritor, su mente lúcida en la adultez mayor, le permite conservar la capacidad de soñar, que junto a su fino humor lo hacen un ser especialmente sensible.

Su preocupación sobre el tiempo presente es la muerte de la sensibilidad. Sigue pensando que en la educación está la esperanza  del futuro para derrotar el desastre de la deshumanización.

Marianetti por Cachilo Púrpura.

Escrito en NecrológicasComentarios (1)

El adiós a Carlos Carrión y Roberto Bordeira -->

El adiós a Carlos Carrión y Roberto Bordeira

José Félix Suárez despide al colaborador de Correveidile y apasionado reportero gráfico, así como al jugador granate que hizo historia en el fútbol del departamento. Hasta siempre.

El adiós a Carlos Carrión

A fines de junio se conoció la triste noticia del fallecimiento de este fotógrafo de raza que prefería que lo reconocieran como reportero gráfico porque siempre acompañó sus imágenes en color o blanco y negro con textos que ilustraban sus trabajos.

En la última etapa de su rica trayectoria profesional, radicado en Tres de Mayo, Lavalle, en compañía de su hijo Diego, se convirtió en colaborador de nuestro periódico con retratos de pueblos, culturas, costumbres, paisajes y lugares históricos que había visitado y recorrido con su inseparable cámara viajera al hombro.

Trabajó en La Opinión, Los Andes y El Andino. Fue corresponsal en Sudamérica de la agencia francesa Sygma. Cubrió las luchas en los regímenes militares y la guerrilla en Nicaragua, el derrocamiento del general Noriega, la guerrilla en El  Salvador, las atrocidades de Sendero Luminoso en Perú y la guerra de Malvinas.

Sus trabajos fueron editados en diarios y revistas de prestigio internacional y su retrato de Pinochet, durante una jornada militar en Santiago en una jornada lluviosa, es todo un documento en la historia del fotoperiodismo. Su ojo clínico captó el momento en que el general chileno levantó su abrigo hasta la altura del cuello para protegerse del clima.

Esa foto fue tapa de distintos medios y mundialmente se la conoció con el nombre de “El Vampiro”. Después de ese episodio fue expulsado de Chile y para volver a entrar a ese país debió hacerlo con valija diplomática.

Roberto Bordeira: Para siempre en el historial granate

Un confuso hecho policial a mediados de julio conmovió a la opinión pública y rodeó la dolorosa muerte de Roberto Osvaldo Viegas Bordeira, el empresario hotelero, cuyo auto apareció quemado y su cuerpo sin vida una semana después de su desaparición en las inmediaciones de un basural en Godoy Cruz, muy cerca de Palmares, donde residía.

Había sido operado del corazón y esporádicamente padecía demencia senil con episodios de confusión. Tenía 74 años y tras la autopsia se confirmó que su deceso se produjo por muerte natural.

Bordeira fue un destacado jugador de fútbol. Se inició en las divisiones inferiores de Lujan Sport Club y con el tiempo fue uno de los grandes referentes, un destacado marcador central, firme y seguro en la marca, de excelente juego aéreo.

Se fue un futbolista que luego del retiro supo construir un presente y un futuro en su actividad privada. Con honestidad y transparencia, con don de buena gente. En el Jardín del Bajo se marchitó una flor, se la llevó el destino. Queda para siempre el recuerdo de su color.

¡Hasta siempre, amigo Roberto! ¡Te vamos a extrañar!

Carlos Carrión

Roberto Bordeira

Escrito en NecrológicasComentarios (0)

Necro: De jardines, plantas y vecinos que parten -->

Necro: De jardines, plantas y vecinos que parten

José Luis Astorga trabajó y se jubiló en el ferrocarril y luego dedicó su tiempo y su vida entera a las plantas. Cuidaba jardines. Fue el jardinero por muchos años de la familia Bonino y Elaskar y otras.

Por Onelia Cobos

Su amor por las plantas y las flores le permitieron construir un especial lenguaje de comunicación con Alicia Cubillo de Bonino, a cuyo jardín llevaba de regalo plantas que él mismo cultivaba en un vivero personal que tenía a la derecha y al fondo de la calle Larrea oeste, a la orilla de las vías.

Creemos que tenía algo más de 80 años. Era parte del paisaje diario. Enviudó, enfermó y partió.

Sus vecinos y jardines lo sienten. Será recordado como una persona integrada a la belleza de la naturaleza. Un amante de los reales íconos del paisaje chacrense. Las flores.

Escrito en NecrológicasComentarios (0)

Inolvidable Irene: El recuerdo de sus amigos de la Biblioteca Popular -->

Inolvidable Irene: El recuerdo de sus amigos de la Biblioteca Popular

Le gustaba caminar desde su casa hasta la Biblioteca, de la que fue miembro fundador en 1996. De regreso a casa, siempre alguno de nosotros la llevaba en auto. Pero al otro día, y diariamente, las veredas volvían a sentir sus pasos cuando salía para las compras deteniéndose  para saludar, comentar novedades o transmitir alguna noticia.

Asistió a las reuniones de la Comisión Directiva hasta que cumplió 90 años. Vivaz, inteligente, siempre enterada de lo que sucedía. Su gentileza, buen humor e interés por todo, más una asombrosa memoria, nos admiraba. Su corazón estuvo siempre en la docencia que ejerció con pasión, y sus alumnos se lo recordaban cuando la encontraban caminando por Chacras a la “señorita Irene”.

Su casa fue siempre lugar de encuentro para familiares y amigos. Sus cumpleaños serán inolvidables. Todas las reuniones tenían el encanto y la gracia de su personalidad, el don de su amistad valorado y retribuido por todos.

Su amiga más cercana, Chela Cocucci dice de ella: “Yo no puedo callar el amor entrañable que sentí por su persona. Su bondad, simpatía y buen humor sorteaban todos los problemas. Fue un ser exquisito que se brindó dejando una estela luminosa que nos acompañará siempre”.

Nuestra memoria volverá a ella a través del recuerdo de su mesita de trabajo donde compartían importancia sus libros, el Evangelio, el Rosario y el tejido de los cuadraditos de lana que hacía para llevar a la parroquia.

Sin duda Irene se iluminará por siempre en ese rincón del estar, con vista al jardín, donde se sentaba con serenidad y paz, y la luz se posará en ella, y revivirá  sus encuentros de amistad que compartimos y que añoraremos por siempre.

José Manuel Martín con su mamá la querida y bien recordada maestra de la Teresa O’Connor Irene Giovarruscio y Diego-Fredes.

Escrito en NecrológicasComentarios (0)

El adiós a Elba Vallejos, vecina de Chacras -->

El adiós a Elba Vallejos, vecina de Chacras

Su familia la despide con unas sentidas palabras a pocos días de su fallecimiento.

“Elba Felicitas, vecina de Chacras de Coria, el día 10 nos dejó. Una mujer luchadora y una gran madre de diez hijos: Verónica, Laura, Hernán, Gastón, Belén, Gonzalo, Agustín, Lucas, Valentina y Sofía. Esposa de Orlando Aveiro y abuela de 7 nietos/as. Se fue dejando un vacío enorme en nuestras vidas. Con tan sólo con 49 ella nos enseñó los valores de la vida y a ser luchadores como ella lo fue. Siempre estarás en el corazón de cada persona que te conoció por ser tan pura y buena persona. Serás nuestro angelito. Te amamos vieja”.

Escrito en NecrológicasComentarios (3)

Falleció Elio Orsini, un histórico vecino de Chacras -->

Falleció Elio Orsini, un histórico vecino de Chacras

Compartimos la nota que le hicimos tiempo atrás con motivo de recordar su historia familiar.

En 1935 la familia Orsini dejó atrás su vida en Las Heras y se instaló en Chacras de Coria. Eran parte de ese núcleo, Horacio Orsini, Asunta Grasso y sus siete hijos: Antonio, Nicola, Margarita, María Esther, Oscar, Héctor y Elio, quien relata esta historia una fría mañana de agosto en la casa ubicada en la calle que lleva por nombre su apellido. Lo acompañan en este rememorar, dos de sus hijos y su mujer, Clara Colombano, una porteña que de niña vivió en Chacras y a la que él, a pesar de la diferencia de edad, le prometió casamiento.

Elio Orsini y Clara Colombano.

En Nápoles, el abuelo paterno de Elio trabajaba en la chacra y con ese aprendizaje creció y llegó luego Horacio Orsini a Mendoza, donde alquiló un galpón para el empaque de frutas que poco a poco fue creciendo. “Llegaron a trabajar unas 300 personas, mayormente mujeres y muchas de nuestro pueblo”, dice Elio acerca de la empresa familiar que exportó su producción a Brasil, Venezuela o Alemania, que tuvo su frigorífico y armado propio de cajas en nuestro pueblo y que contó con un puesto además de oficinas en el Mercado del Abasto en Buenos Aires. Unas 300 hectáreas en Tunuyán fueron otras de las aristas del negocio que, luego de retirado Horacio, continuaron sus hijos hasta 1963, año en que se disolvió la sociedad Orsini Hermanos.

“A los 7 años empecé clavando cajones; a los 12 ya rotulaba las ciruelas, peras y manzanas que más tarde eran distribuidas; a los 15 supervisaba la cuadrilla de cosecha y a los 18 manejaba camiones y coordinaba otro establecimiento dedicado a la uva de mesa. Dos años más tarde ingresé en el Servicio Militar, ahí está el diploma que me dieron por buena conducta”, dice Elio, más conocido como Pochi. Hacia 1954 el hombre se instaló en Buenos Aires, donde retomó contacto con la ya no tan pequeña Clara, la mujer con la que se casó en 1962 y tuvo cuatro hijos -Marcelo, María Eugenia, Paola y María- y regresó una década más tarde a Chacras de Coria, donde aún residen.

“La hermana de él, Margarita, era muy amiga de mi mamá y entonces nos visitábamos. A mí me daba vergüenza cruzármelo a él, porque cuando me veía, me tiraba las trenzas y me decía: Cuando seas grande me voy a casar con vos. Después yo me fui a vivir a Buenos Aires nuevamente, y allá nos encontramos”, recuerda Clara, hija de Emilio Colombano, quien fuera presidente del Club Chacras de Coria.

Elio recuerda que por entonces, en tiempos de la infancia, el pueblo era muy distinto al lugar que vemos ahora. Pura viña. En Mitre y Viamonte, dice, estaba el Turco Chantiri -actual supermercado Dandi-. Además de un almacén en el que había de “todo”, se encontraba en la zona un surtidor de nafta: “Ese era el casco comercial. También estaba Gelasich, al lado una ferretería y una tienda de ramos generales, Casa Quilisi. A Chacras venían las familias de mucho dinero a pasar el verano. Cuando yo era jovencito hacíamos bailes, “malones”, les decíamos. Ahí íbamos con el Ñato Spezia y Elaskar”, se sonríe Elio, cuando recuerda a sus amigos.

Escrito en NecrológicasComentarios (1)

Encuesta

  • ¿Se siente segura/o en Chacras de Coria?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
30°C
sensación térmica: 29°C
humedad: 28%
 
Correveidile en Facebook

 

diciembre 2019
L M X J V S D
« nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Chacrificados

Edición Papel