Archivo | Arquitectura

La Tienda, un nuevo espacio de Hipercerámico para conocer colores y texturas -->

La Tienda, un nuevo espacio de Hipercerámico para conocer colores y texturas

La empresa líder en materiales para final de obra, presentó un sector renovado y exclusivo dentro de su showroom, dedicado a la exposición de productos exclusivos y con gran nivel de diseño.


Este 5 de septiembre, Hipercerámico abrió las puertas de La Tienda, espacio de diseño, un nuevo sector que se suma a los ya existentes en el showroom de la empresa mendocina ubicada en Las Heras.

Con la presencia de autoridades del Hiper, arquitectos, diseñadores y clientes quedó inaugurado el nuevo espacio con el tradicional corte de cinta. Luego del acto de inauguración los presentes pudieron degustar un cóctel.

La Tienda está dedicada a la exposición de productos de vanguardia destinados a la terminación de obra, aquellos con diseños exclusivos, nuevos colores y texturas.

Dispuesta en la planta baja de la sala comercia, este espacio de diseño ocupa 100 m2 en los que se pueden encontrar artículos sorprendentes, segmentados en tres tipos; productos con relieve, aquellos decorados estilo vintage y mosaicos estilo venecianos en múltiples combinaciones (metal, piedra, mármol y vidrio).

La propuesta, dirigida a arquitectos, diseñadores y particulares, surgió luego de pensar en un sector cómodo y agradable para que los clientes exploren libremente y encuentren mixturas y combinaciones ideales para la terminación de obra. Así es como se llegó al concepto de “La Tienda”, simular un local en el que a través de percheros, mostradores y etiquetas se pueda despertar la creatividad jugando con todas las misceláneas posibles.

“En los últimos años la tecnología avanzó a pasos agigantados y esto permitió mejorar fuertemente en la calidad de imagen HD así como también, en lograr texturas que hasta hace poco no se podían alcanzar con tanta precisión”, aclara Facundo Gauna, gerente comercial y uno de los titulares de Hipercerámico. Este adelanto tecnológico da paso a productos que reflejan con exactitud “un mosaico, una piedra, una tela, una madera a para darle mucho relieve a la superficie”, añade.

Lo que intentamos es mostrar combinaciones, que los productos no estén expuestos de forma independiente, sino que puedan verse jugando con otros para ver las múltiples aplicaciones que tienen, ya sea para el uso comercial o para darle carácter a cualquier ambiente del hogar”, dice Gauna.

Cabe destacar que Hipercerámico cuenta con personal capacitado para asesorar y encontrar el equilibrio entre la idea del cliente, el espacio y las nuevas tendencias. Además, es la única firma del país en comercializar algunas líneas de productos importados exclusivos, de gran calidad y vanguardia.

Sobre Hipercerámico

Es una empresa familiar que nació en 1980 por inspiración del empresario mendocino Jorge Gauna y tiene hoy como continuadores a sus tres hijos: Facundo, Mackenna y Amaru; todos profesionales que ocupan puntos estratégicos, además de la gerencia general, por más de dos décadas consecutivas, de Diego Pérez Colman.

En Las Heras, posee un espacio de 3.800 metros cuadrados de exposición, destinados a que sus clientes, no sólo de Mendoza sino de toda la región, encuentren las más variadas tendencias de actualidad en materia de elementos para la terminación de obra.

La mitad del staff comercial está compuesta por profesionales del diseño y la arquitectura y es, por este motivo, que a la venta se le agrega un plus de asesoramiento y guía para que el ciclo sea completo. Además, las 125 personas que trabajan en el lugar tienen la permanente capacitación para hacer realidad la proyección de seguir creciendo.

Av. Acceso Norte y Manuel A. Sáez. Las Heras. 0261- 4373000. Horario de atención: lunes a sábado de 9 a 20.30 hs; sac@hiperceramico.com.ar | mgauna@hiperceramico.com.arwww.hipercerámico.com.ar


Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Vistalba y Potrerillos como enclaves turísticos durante los años ’30 y ’40 -->

Vistalba y Potrerillos como enclaves turísticos durante los años ’30 y ’40

Turismo en zona de montaña. Un camping, una hostería y un hotel fueron parte de las primeras construcciones estatales para fomentar el turismo en la zona de montaña lujanina.

Por Arq. Cecilia Raffa (INCIHUSA- CONICET)

Mendoza fue siempre un lugar de paso para quienes circulaban entre el Atlántico y el Pacífico. A partir de las últimas décadas del siglo XIX, las fuentes termales se constituyeron en un destino para el descanso y la sanación a raíz de sus propiedades curativas. El siglo XX propició el comienzo de un turismo de sectores sociales acomodados que comenzaron a viajar por el país y por supuesto por Mendoza. Aparecieron entonces, los centros termales inmersos en paisajes naturales rodeados de cerros nevados, con hoteles organizados en torno a las salas de baño y las funciones medicinales.

Con un turismo de montaña desarrollado por inversiones mayoritariamente privadas, durante el gobierno conservador (1932-1943), esa actividad tuvo la importancia de una industria fecunda para la provincia. A partir de la creación de la Dirección de Turismo en 1936, se ejecutaron una serie de construcciones para potenciar la actividad vinculándola a las bellezas naturales de Mendoza. Luján de Cuyo, fue uno de los receptores de esa política pública.

En 1937, sobre terrenos fiscales de la localidad de Potrerillos, el gobierno provincial habilitó un camping con capacidad para 150 personas, servicio sanitario, pileta, pista de baile, restaurante y cantina. Al turista se lo recibía con una carpa armada, que contaba con catre, colchoneta, mesa, banco, farol y tacho para agua. Se organizaban tours directos desde la Capital Federal con alojamiento por 15 días y pasajes de ida y vuelta incluidos. Lo que se pretendía era que la vida al aire libre y sus beneficios para la salud física y espiritual, se incorporaran rápidamente al gusto de la población de grandes centros urbanos del país que pudieran llegar a Mendoza.

Un año después, la sanción de la ley n° 1298/38 habilitó al Estado a la construcción de un alojamiento para el uso turístico. El diseño de ese equipamiento quedó en manos de la Dirección de Arquitectura de la provincia. Así fue como en las inmediaciones del dique Cipolletti se construyó una hostería inaugurada en 1940. El proyecto incluyó en planta baja un living-room, comedor, cocina, sanitarios, office y dependencias de servicio, amplias galerías, terraza y pérgolas. En la planta alta se distribuyeron cuatro dormitorios, tres baños, terrazas y balcones para poder admirar el entorno. En las inmediaciones del edificio se generó un lago artificial con una isla en el medio.

El Hotel de Potrerillos, por su parte, terminó de construirse en 1941. Contaba con cuarenta y tres habitaciones y veinte baños; y una serie de galerías, balcones y terrazas que hacían más fluida la conexión con el paisaje. Tenía provisión de agua caliente y calefacción central. Los jardines, proyectados por el ingeniero Benito J. Carrasco seguían el diseño de un parque español con fuente, pérgolas y bancos.

En los dos casos, el lenguaje arquitectónico adoptado fue el pintoresquista en su variante californiana, un estilo que tuvo una gran aceptación en los proyectos de arquitectura para el ocio en nuestro país y que suponía en términos simbólicos un arraigo a lo regional. El aspecto rústico se adaptaba a Mendoza, según los proyectistas, por las características del clima, la topografía del suelo y la luminosidad de la región. Ambos ejemplos son muestra de la mejor arquitectura que desde el Estado se ha construido para el servicio turístico en la provincia.

Hosteria del Río Mendoza

Escrito en Arquitectura, DestacadosComentarios (0)

Chacras y la arquitectura como patrimonio. Primer paso: Ir tras las huellas -->

Chacras y la arquitectura como patrimonio. Primer paso: Ir tras las huellas

Por MONICA ITOIZ -arquitecta y docente, vecina de Chacras-

“La arquitectura cobija un espacio donde las personas residen y hacen su vida, pero es interesante -en función de la intención del nuevo equipo de trabajo municipal- poner en práctica algunos conceptos de urbanismo. Eso es valioso y elogiable, sobre todo el hecho de que lo que se proponga cuente con el consenso de la población. (En relación al proyecto presentado por De Marchi)

En este sentido hay una tarea que resulta esencial y es que se conozca y difunda la historia y las características de esta localidad. Cada lugar depende del sitio, del momento y de quienes viven allí y si uno recorre los orígenes de Chacras de Coria encuentra rasgos sumamente especiales. En esta zona, que puede estar acompañada de Vistalba y La Puntilla, si nos referimos a un área mayor, existen antecedentes de localización desde los Huarpes y luego los españoles, y es precisamente por esto que se distingue: en este punto, el agua del Río Mendoza tiene su primera derivación, por lo tanto, existe agua pura. Además, si uno compara esta zona en relación a la Ciudad, es alta y eso supone frescura.

Hay un libro de Ricardo Ponte, “De los caciques del agua a la Mendoza de las acequias”, en el que muestra claramente los mapas de localización de cada uno. Sumado al agua y la altura, otro aspecto de valor por el cual estas poblaciones eligieron este lugar es que forma parte del Pedemonte, de la falda de la Cordillera, y eso representa una calidad de suelo excepcional.

Estas condiciones hacen que Chacras de Coria y sus alrededores sean un oasis verde, un oasis sumamente amable para la vida. Esas poblaciones de antaño, más las que vivieron a lo largo de las distintas épocas, se fueron localizando aquí y dejando sus huellas a través de sus construcciones, del uso del lugar, de su agricultura y demás. Estos aspectos hacen que esta zona tenga una riqueza cultural e histórica particular que es preciso conocer, porque en la medida que entendamos el valor del lugar en el que vivimos, seremos los primeros en defender y preservar los elementos de calidad que continúan presentes. Para desarrollar esa actitud futura, la tarea de difusión de los valores del lugar, sumado al aporte de sus habitantes, resulta fundamental.

Calle Victor Delhez

La arquitectura planteada a lo largo del tiempo es la que cierra ese espacio y define los ámbitos de cada uno de los grupos que viven y vivieron aquí. Este encuadre de base permite pensar luego algo tan particular como la arquitectura.

Esta vendría a constituirse como una huella, como una pisada que dejaron quienes residieron aquí, en sus espacios abiertos y libres.

La arquitectura está constituida por momentos, como si fueran capas superpuestas; personas que vivieron en distintas épocas, con distintas realidades y propósitos, con intereses culturales diversos, con lo cual las respuestas son también diversas. Allí se suma un valor más: la diversidad en un mismo sitio.

En un análisis más particular, se podría pensar en quiénes estuvieron aquí y entonces, de acuerdo a su origen, trabajo o función, detallar esas situaciones. La arquitectura es el reflejo de esa variedad de situaciones; entonces es preciso comprender primero el contexto y la simbología de la arquitectura dentro de él. En ese sentido, la huella no es borrada a través del tiempo y persiste con el paso de los años a través de sus construcciones.

Entre los aspectos generales que también hay que considerar antes de hablar de lo puntual de la arquitectura, podemos ver que, comparando Chacras, Vistalba y La Puntilla, tienen una conformación claramente diferente. Vistalba o La Puntilla no tienen un centro, una plaza que constituyan el núcleo para la vida del pueblo como sí sucede aquí en los terrenos donados por Mazzolari.

Cuando llegué a Chacras de Coria, en 1967, alcancé a vivir en Chacras desligada de Mendoza, cosa que ahora no se puede distinguir, pero en aquel momento, en este lugar, había que autoabastecerse con una iglesia, un correo, la policía, la escuela, el banco y esos edificios institucionales, su farmacia, su centro de salud, configuraron también la identidad del lugar.

Calle Almirante Brown

Recorrer la historia de este lugar permite entender su estructura pasada y actual. Cuando no había transporte, salvo un colectivo con horarios pautados, ni gas natural, ni teléfono, no resultaba apetecible vivir aquí salvo para quienes habían nacido en estas tierras y para aquellas familias dedicadas a la agricultura, hasta que empezó a darse la situación de algunas personas que vivían en la Ciudad y estaban bien posicionadas económicamente que decidieron hacer sus casas de veraneo. Ahí se dio una simbiosis entre el agricultor, quien vivía todo el año y aquel que venía en determinados momentos a gozar de las características del lugar. Cuando se instalan esas personas, empiezan también a influir en el lugar.

Los valores de conjunto están dados a su vez por las personas que han vivido en Chacras de Coria. Este era un pueblo con integrantes importantes para su grupo social; en ese sentido, el doctor Levy, las maestras de la escuela, el enfermero, las hermanas Crescini, el bicicletero, el peluquero, era un pueblo que tenía la riqueza de esas personas que eran claves en el día a día: Galina Tolmacheva, creadora de la escuela de Teatro de la UNCuyo, Edmundo Correas, primer rector de la Universidad, personas que sentaron antecedentes a través de sus construcciones, sus espacios, y siguieron matizando lo que era la sociedad de este lugar hasta entonces. También la confluencia de artistas, Delhez, Pardo, la familia Rossell que tocaba la flauta, la familia De Borbón que tenía un coro familiar; habitantes que le dieron una riqueza especial a este lugar gracias a que eligieron vivir aquí. En la calle Besares vivieron las maestras traídas por Sarmiento. Cuando empezás a sumar esto te das cuenta de que es un lugar singular, único e irrepetible, y por eso uno llega a enamorarse y a ponerlo en valor con todos los matices que realmente tiene. Ese es el único camino para poder avanzar en tareas a futuro: formar e informar sobre esa conciencia a través de una sucesión de situaciones que en síntesis estaría dado por el lugar, el tiempo y las personas.

Por eso me parece a mí que recuperar sitios patrimoniales es en realidad observar la envoltura de quien vivía allí dentro y eso es inseparable de su contexto, teniendo en cuenta que la arquitectura es la representación o la huella de quien habitó en ese momento ese lugar, y de ahí considerar su capacidad constructiva, el manejo de los espacios, su uso, su tamaño.

Muchas veces el hecho de impactarlo negativamente, y que sucede de muchos modos, no es estrictamente por un interés monetario o de posesión sino ignorancia: no haber comprendido los valores del lugar”.

Escrito en ArquitecturaComentarios (1)

Tendencia: Aportes para crear un paisajismo consciente -->

Tendencia: Aportes para crear un paisajismo consciente

Durante la jornada sobre edificios sustentables que se realizó en Luján de Cuyo, uno de los temas expuestos fue el diseño de espacios verdes, del que compartimos algunas nociones esenciales.

Por Eugenia Videla*

“Cada nación tiene su propia forma de construir de acuerdo a los materiales que dispone y a las tradiciones de su país”. Vitrubio (80-70 A.C – 15 A.C) De Architectura, libro II, 1ª.

El diseño de paisaje implica modular y gestionar los entornos naturales que habitamos. La tarea responde a los condicionantes socio-económicos y culturales del momento histórico en que ocurre esa intervención y le otorga significados y valores particulares. Así, en el siglo XXI, el paisajismo ha evolucionado desde el campo de lo sostenible y sustentable, hacia lo toma de conciencia de que es nuestra obligación la transformación responsable de los paisajes.

Esta nueva ética proporciona criterios de diseño, muchos de ellos ya conocidos por las culturas ancestrales. Criterios orientados al respeto de la naturaleza y la identidad del lugar, enfocados en la calidad de vida y el bienestar individual y colectivo de las personas.

El punto de partida es una correcta planificación que inicia en la evaluación del paisaje en todas sus dimensiones: la ecológica/ambiental, la humana/social y los atributos estético/perceptuales. Los paisajes son, en esencia, miradas y representaciones cargadas de significados que es preciso desentrañar.

Este paradigma también aboga para que el paisaje sea una herramienta en las políticas públicas y en la gestión institucional que permita ordenar la planificación, la creación y la protección de los espacios naturales y construidos.

Prevalece la protección del ambiente, principalmente en el uso eficiente de los recursos, en optimizar el consumo de energía y materiales, en el ahorro de tiempo (y costo) de mano de obra, en la protección y fomento de la biodiversidad. En nuestro contexto de tierras secas, sin lugar a dudas, el primer recurso que todo proyecto debe considerar es el uso responsable del agua y ser prudentes en las acciones que generen dudas respecto a su consumo.

En los aspectos socio-económicos, se piensa en paisajes inclusivos, generosos y de calidad, como nuevo derecho fundamental de las personas. Visto desde la gestión, el paisaje es un elemento estratégico para garantizar niveles adecuados de desarrollo y de calidad de vida pensando en el bienestar de todos los habitantes que viven en el territorio.

Surge la idea -que cada vez toma más fuerza- de la construcción social del paisaje según las necesidades y los anhelos de la ciudadanía. Esta participación es una acción a tener en cuenta cuidando que los valores culturales de los paisajes no se pierdan o que sean sustituidos por modelos que no responden a las raíces de la identidad colectiva que le dan sentido al lugar.

Para resolver holísticamente la problemática paisajística, se ha de promover una respuesta que contemple las distintas miradas. De allí que la mayoría de los proyectos, según la escala, requieran de la conformación de equipos interdisciplinarios de trabajo.

*Ingeniera agrónoma

Encuentro multidisciplinar

La primera jornada de edificios sustentables se realizó en la Facultad de Ciencias Agrarias el pasado 24 de octubre y contó con la participación de profesionales involucrados con el desafío de construir un hábitat ambientalmente consciente en cuanto al diseño y la tecnología utilizada en viviendas, comercios, empresas e instituciones. Disertaron los arquitectos Florencia Oña y Guido Elgueta sobre energías renovables en edificios, el arquitecto Roberto Dabul habló sobre arquitectura bioclimática, el ingeniero Emiliano Flores sobre entorno sustentable y el técnico del INTA Carlos Vitoria hizo referencia a huertas domésticas. Por su parte, el ingeniero Lucas Bianchini se refirió al tratamiento de aguas y efluentes, y la ingeniera agrónoma Eugenia Videla a paisajismo sustentable. Asimismo, un equipo de obras privadas habló sobre sistema de construcción con materiales no tradicionales.

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Primera Jornada de Edificios Sustentables -->

Primera Jornada de Edificios Sustentables

El desafío de construir un hábitat sustentable es hoy una realidad. Viviendas, comercios y edificios para empresas e instituciones pueden concebirse con un diseño y tecnologías ambientalmente conscientes.

La primera Jornada de Edificios Sustentables es de acceso libre y gratuito, y es organizada por el municipio a través de la Subdirección de Gestión Ambiental con el apoyo de la Dirección de Obras Privadas. La misma contará con la participación de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, Universidad de Congreso, Colegio de Arquitectos de Mendoza (CAMZA), INTA y CONICET.

Disertarán importantes profesionales sobre temas como energías renovables, eficiencia energética, arquitectura bioclimática, entorno sustentable, sistemas de construcción de materiales no tradicionales, tratamiento de agua y efluentes, entre otros. Además se contará con la participación de empresas que ofrecen sus productos y servicios en dichas temáticas.

¿Cuándo? 24 de octubre

¿Dónde? Aula Magna de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, sito en Almirante Brown 500, Chacras de Coria.

Horario: de 13.30 a 21 hs.

Coffee Break y ágape final.

Temario:

Energías renovables para viviendas familiares y edificios comerciales. Arq. Florencia Oña y Arq. Guido Elgueta (UC)

Arquitectura bioclimática. Estudio de caso de vivienda. Arq. Roberto Dabul (CAMZA)

Entorno Sustentable.

- Techos verdes Ing. Emiliano Flores (CONICET)

- Paisajismo Sustentable Ing. Agr. Eugenia Videla (Ciencias Agrarias)

- Huertas domésticas Téc. Carlos Victoria (INTA)

Sistema de Construcción materiales no tradicionales Tierra Mejorada. Equipo Obras Privadas.

Tratamiento de agua y efluentes. Sistemas alternativos. Estrategias de reducción de agua. Ing. Lucas Bianchini

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Le Montreal para vivir la Ciudad con estilo -->

Le Montreal para vivir la Ciudad con estilo

Departamentos modernos con terminaciones de último nivel. Le Montreal ofrece una arquitectura que refleja el profundo pensamiento en los detalles.

El edificio cuenta con Sala de Usos Múltiples, terrazas, piscinas y un fitness center con vista a la montaña y a la ciudad de Mendoza. Monoambientes, departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios están disponibles y cuentan con muros de aislación térmica, carpintería con doble vidrio, pisos de madera o porcelanato, calefacción central independiente y equipamiento 100% eléctrico.

Le Montreal queda en Av. Godoy Cruz 589 y además de estar a pocas cuadras del microcentro, está rodeado por los principales parques de la Ciudad.

Informes: 2614675691; www.le-montreal.com; ventas@le-montreal.com

Foto: Le Montreal

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Jardines verticales y techos verdes -->

Jardines verticales y techos verdes

Babilonia Jardines Alternativos ofrece diseños para darle vida a azoteas, paredes y techos.

El arquitecto Agustín Palmada y el ingeniero agrónomo Enrique Verazay son los socios fundadores de esta empresa que crea techos y muros verdes que aportan belleza natural a cada ambiente. Desde Babilonia Jardines Alternativos buscan influir positivamente en el ambiente diseñando y construyendo techos y muros verdes a nuevos proyectos y a edificios ya existentes como centros comerciales, hoteles, bancos, comercios, hospitales, instituciones públicas o viviendas.

Ambos sistemas poseen un sistema de riego de diseño simple y automatizado de bajo mantenimiento. Los techos y muros verdes son aislantes termo – acústicos, se integran con el paisaje natural, dan valor agregado, disminuyen el efecto isla de calor, atraen aves y mariposas y posibilitan el uso recreativo de terrazas y balcones. Además disminuyen los efluentes pluviales ya que retienen agua y son adaptables a casi cualquier techo o muro. Todos los sistemas se entregan funcionando y con mantenimiento por un año.

“Luego de una visita al lugar y de relevar datos vinculados a la orientación del espacio, por ejemplo, buscamos en nuestro catálogo las plantas más acordes a cada situación. Lo mismo si se trata de un lugar interior o exterior. Además del relevamiento técnico hacemos uno vinculado a las necesidades de diseño que tiene el cliente y a partir de ahí surgen nuestras propuestas. Si bien en Chacras de Coria muchos ya tienen su jardín, suele haber espacios desaprovechados o desvinculados que pueden ser tapizados de verde con una terminación inigualable que impacta en lo visual y en lo térmico”, explica Agustín Almada.

Para más información comunicarse al: 2616747600 – 2616684709; www.babiloniajardines.com

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Curso de Construcción Sustentable y Natural -->

Curso de Construcción Sustentable y Natural

La Fundación Rural informa que el próximo Viernes 13 de abril comienza un nuevo curso de capacitación gratuito sobre “Construcción Sustentable y Natural.”. El mismo tendrá una duración de 3 clases y se llevará a cabo los días Viernes 13, 20 y 27 de abril, de 15.30 a 18.30 hs., en la Sede de la Fundación, ubicada en Godoy Cruz 127, de Ciudad. Informes: 4- 298728 o 4- 234228.

El curso, a cargo del Arq. Gustavo Monteverdi, tiene como principal objetivo involucrar a las personas al proceso creativo de su propio habitar, teniendo como principios el cuidado de la tierra, de las personas y de todos los seres vivos. La idea es valorar la tierra y moldear una casa a medida dándole identidad y salud.

Está destinado especialmente a personas que deseen construir con materiales nobles como la tierra y la madera, y que quiera beneficiarse de las maravillosas cualidades del barro en la vivienda, sin depender del uso y compra de productos caros y tóxicos.

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Historias del Pago: Un desconocido tesoro en Luján -->

Historias del Pago: Un desconocido tesoro en Luján

Por Carlos Campana

Luján, aunque usted no lo crea, posee una de las construcciones más antiguas que actualmente existe en Mendoza. Erigida junto a otras tres más, a mediados del siglo XVIII, hoy es una vetusta edificación de ladrillo -poco común en ese lugar- que se encuentra en pie, pasando la localidad de Punta de Vacas, junto al río Las Cuevas y hacia el sur, en lo que se denomina “Los Puquios”.

Foto: Pablo Betancourt

Similares a la ya mencionada, están diseminadas por el trayecto de la alta montaña siguiendo la ruta internacional Nº 7, camino hacia Chile, las denominadas “casuchas de la cordillera o del rey”. Conozcamos un poco más sobre su historia.

La ruta real

En la época colonial existían dos alternativas para unir los océanos. En la primera, las personas que venían del viejo continente surcaban el Atlántico hasta Buenos Aires; desde allí, atravesaban por vía terrestre la extensa planicie y la cordillera, y llegaban hasta algún puerto chileno.

La segunda opción era llegar a Buenos Aires y luego navegar hacia el Sur hacia el cabo de Hornos para después incursionar por el agitado estrecho de Magallanes y, si habían sobrevivido al susto, pasar al Pacífico para amarrar en el puerto de Valparaíso.

La primera ruta brindaba mayores ventajas y con el tiempo los viajeros y transportistas la eligieron, lo que favoreció a Cuyo por su desarrollo comercial.

Muchos de los conquistadores aprovecharon estos caminos para llegar a diferentes lugares de Cuyo. Con el establecimiento de los españoles, a mediados del siglo XVII, la ruta entre Mendoza y Santiago de Chile fue una activa línea de comunicación tanto para el transporte de mercadería como para el traslado de personas.

El camino era una huella de no más de 1,60 metros de ancho con subidas y bajadas muy pronunciadas. Los transportistas y viajeros debían vadear arroyos caudalosos y subir alturas mayores a 3.800 metros.

En invierno, el camino se cerraba para evitar grandes temporales de nieve, para volver a habilitarse con la llegada de la primavera.

Una experiencia religiosa

Muchas personas perdieron la vida al viajar por aquella ruta. Los derrumbes o aludes eran unas de las tantas fatalidades que afrontaban los aventureros.

En 1762, una comisión compuesta por funcionarios del gobierno chileno, encabezada por Ambrosio O’Higgins -padre del prócer chileno-, partió en pleno invierno desde Santiago rumbo a Buenos Aires.

Al cruzar el paso del Bermejo (muy cerca de donde actualmente se encuentra el Cristo Redentor) fueron atrapados por un recio temporal de viento y nieve que diezmó al infortunado grupo que se dirigía a Mendoza y le ocasionó a uno de ellos la muerte.

El desventurado viaje de O´Higgins motivó al Presidente de Chile, Antonio de Guill y Gonzaga, la decisión de construir “casas de postas” en la cordillera. Las mismas servirían para resguardar a los viajeros y al correo, de los crudos temporales invernales.

La edificación de estas casuchas mantendría las comunicaciones y el comercio permanente con los rioplatenses. Inmediatamente fueron designados para este proyecto los irlandeses Juan Garland y O’Higgins.

Titánica construcción en la montaña

Durante 1763, el ingeniero Garland realizó un viaje de exploración junto a O’Higgins y dos colaboradores. Estos hombres delinearon y determinaron los lugares más adecuados para ubicar los refugios. La primera etapa del proyecto encomendaba levantar tres casuchas de ladrillo, abovedadas, y con disposición para que no las cubriera la nieve.

Se emplearían más de 10.000 ladrillos y cerca de 500 mulas fueron utilizadas para trasladar los materiales.

Las construcciones proyectadas se terminaron en un año y medio en Punta de Vacas, Los Puquios y Paramillo de Las Cuevas. En Chile se encontraba la de la Cumbre, Juncalillo o llamada Santo Tomás y Ojo del Agua.

Con la habilitación de estos puestos, comenzaron a transitar los correos con regularidad en las gélidas temporadas, sin paralizar el intercambio de comunicación entre Buenos Aires y Santiago.

En 1774 el mandatario de Chile, Agustín Jáuregui, ordenó edificar dos más: una en el lado chileno llamado Las Calaveras y la otra a la entrada de los caracoles de Las Cuevas.

Las llaves que salvaron vidas

Los correos ordinarios en época estival partían desde Buenos Aires el 16 de cada mes, y llegaban a Santiago de Chile en los primeros días del siguiente. En cambio, cuando el frío y la nieve se hacían notar con mayor intensidad, el correo podía retrasarse algunas jornadas.

En el momento que los correos o “chasquis”, como también se los denominaba, tenían que cruzar la cordillera, recibían del Administrador de Correo en Mendoza o de Los Andes (Chile), 9 llaves de cada una de las puertas de las casuchas.

Desde la Administración de Correo de la Ciudad de Mendoza partían con sus valijas hacia la cordillera realizando su primera parada en Villavicencio. Luego pasaban por la posta de Uspallata y desde allí hasta la casucha de Punta de Vacas, que se ubicaba en el margen norte del río Mendoza.

Al llegar el correo con una de sus llaves, abría la puerta y se alojaba en su interior. Para no pasar hambre y frío, se encontraba en una alacena de madera, charque en rama, yerba mate y en la parte inferior del mueble, gran cantidad de leña. Después, el correo seguía su itinerario.

La tradicional desidia

En menos de tres años, los edificios fueron deteriorándose por las inescrupulosas manos de algunos viajeros y correos que despojaban sus maderas. Las mismas quedaron en ruinas sin poder ser utilizadas, perjudicando así las comunicaciones.

A pesar de las disposiciones impuestas por las autoridades en las denominadas “Ordenanzas de la Cordillera”, en las que se establecían penas con años de cárcel, multas, confiscaciones y hasta azotes a los individuos que destruyeran las casas, aquellos preceptos nunca fueron puestos en práctica. Para que el servicio siguiera funcionando, las autoridades tuvieron que realizar restauraciones a cada una de ellas.

A partir de la primera década del siglo XIX numerosos viajeros europeos visitaron aquellas construcciones y dejaron interesantes relatos sobre ellas; viajeros británicos como John Miers, Robert Proctor, Francis Bond Head, Samuel Haigh, Alexander Caldcleugh, el pintor alemán Mauricio Rugendas y el famoso científico Charles Darwin entre otros, pasaron por ellas dejando riquísimos relatos y dibujos.

Las casuchas fueron también escenario de la guerra entre unitarios y federales, luego de la batalla de Rodeo del Medio, en setiembre de 1841, los vencidos unitarios emprendieron su huída al vecino país de Chile. Mientras cruzaba la cordillera, el disminuido ejército fue sorprendido por una intensa tormenta de nieve. Los hombres, desesperados, se refugiaron en aquella casilla y así salvaron sus vidas. Otros, no tuvieron tanta suerte y sucumbieron de frío en sus alrededores, al no poder albergar a tanta cantidad de tropas.

En 1865, el gobierno de la Provincia de Mendoza realizó la recomposición del camino cordillerano. También aprovechó la oportunidad para reparar las arruinadas cuatro casas.

Las casuchas hoy

Estas antiguas casas cumplieron más de 250 años y a pesar de tanto tiempo, la mayoría de ellas siguen existiendo: Los Puquios, Paramillo de las Cuevas, Las Cuevas, Caracoles y Juncalillo.

En nuestra provincia, la posta de Punta de Vacas fue la única destruida por el aluvión de 1895 y sus ruinas permanecieron hasta mediados del siglo XX cuando en ese sitio, se construyeron los cuarteles de Gendarmería Nacional y otras dependencias.

Mientras tanto, en Chile, a unos 800 metros hacia el Sudoeste, se encuentran los restos de la casucha de La Cumbre, que fue destruida por un alud. Otra de las desaparecidas fue la del Ojo de Agua.

En 1973, las tres construcciones del lado argentino fueron declaradas “Monumento Histórico Nacional”, con la intención de restaurarlas, pero han pasado ya 45 años sin que la obra hasta ahora, haya sido ejecutada.

Escrito en Arquitectura, DestacadosComentarios (0)

Venta de terrenos y casas en espacios sustentables -->

Venta de terrenos y casas en espacios sustentables

En La Crucecita las casa de piedra y la energía solar proporcionan un hábitat amigable en un entorno natural. Se trata del primer emprendimiento autosustentable del país. En Luján de Cuyo. Informes: 2615710496 o Nextel 54*661*5268. Más info en la lacrucecitamendoza.com

Otra alternativa, urbanizada y en el Pedemonte, son los lotes y casas de La Magdalena Olivar. También en el departamento. Para más información comunicarse al: 4201567, 26157710496, 2616610855.

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Se siente segura/o en Chacras de Coria?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Parcialmente Cubierto
Parcialmente Cubierto
5°C
sensación térmica: 4°C
humedad: 75%
 
Correveidile en Facebook

 

octubre 2019
L M X J V S D
« sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Chacrificados

Edición Papel