Archivo | julio 2nd, 2020

Cristian Bassin: La generosidad como naturaleza -->

Cristian Bassin: La generosidad como naturaleza

Este docente es un incansable trabajador social que brinda asistencia, comida y propuestas culturales a su entorno, sin ayuda del Estado. Desde “Comunidad Solidaria” hemos sumado con entregas de donaciones. Coherente, fiel a sus principios y decidido a ser útil para fines sociales y educativos, el ex sacerdote salesiano Cristian Pablo Bassin lleva adelante con ayuda vecinal y de particulares, el centro de inclusión social “Vengo a proponerles un sueño”, ubicado en Palmira Sur, del departamento de San Martín.

-¿Qué podés compartirnos sobre tu persona en relación a lo que hacés?

-Soy oriundo de Palmira, donde me crié. A los 18 años cumplí con el Servicio Militar y a los 20 partí a la Congregación Salesiana a estudiar el profesorado de filosofía y teología, donde me ordenaron sacerdote en 2001. Trabajé en Tucumán y en Córdoba en colegios salesianos, y luego fui enviado a Rodeo del Medio, donde fui cura párroco. Estudié en Quito y también en Roma para hacer la docencia en salesianidad en la vida de Don Bosco. En 2013 decidí retirarme de la vida religiosa tras la muerte de mi madre. Tengo un hermano menor con síndrome de Down y junto con otro hermano nos hemos hecho cargo de él. En 2016 falleció mi padre y eso confirma mi presencia en mi familia, porque la caridad comienza por casa. Soy docente de escuelas secundarias, de un terciario de San Martín y de la Universidad de Congreso con sede en el departamento. Soy profesor de filosofía y ciencias de la educación con orientación en pastoral juvenil.

-¿Cómo surgió la idea de abrir un centro de contención social?

-En 2013 el gobernador Francisco Paco Pérez me propuso ser Ministro de Desarrollo de la Provincia de Mendoza. Siempre trabajé desde niño en sectores de alta vulnerabilidad, en barrios pobres, en villas de emergencia y estuve escuchando a la gente, armando mesas de gestión, pidiendo a los municipios correspondientes los servicios públicos y ayudando desde Cáritas. Mis padres fueron muy solidarios y en esa cuna crecí yo. El 31 de mayo de 2015, el día de mi cumpleaños, me quise hacer un regalo y fue comenzar con un espacio de inclusión social. “Vengo a proponerles un sueño” no se reduce a merendero o comedor sino que también tiene un ropero comunitario, promueve el deporte, brinda apoyo escolar y paseos con niños y madres de familias de alta vulnerabilidad.

Primero alquilamos un salón y con la crisis de los últimos cuatro años no pudimos más y nos trasladamos a la casa de una de las mamás. Hoy funcionamos en tres casas simultáneamente, en una con la leche, el cacao y el azúcar; en otra con la mercadería y el ropero comunitario y en otra con el panificado. En tiempos de cuarentena estamos de alguna manera llevando a las casas, botellas con leche y bolsitas con panificados, de lunes a viernes de 16 a 17 hs. para 91 niños y los sábados de 12.20 a 13.30 hs, con los tupper del almuerzo.

-¿Cuáles son las necesidades? ¿Cómo se puede colaborar?

Las necesidades actuales son leche, azúcar, cacao como primera necesidad; alimentos no perecederos (harina, levadura), calzado, ropa de abrigo, mantas, colchones. Y cuando comiencen las clases presenciales, útiles escolares, juguetes, lavandina, alcohol en gel; todo lo que nos donen, suma.

¿Dónde? “Vengo a proponerles un sueño” funciona en Calle Maestra Cancio al 630, 642 y 652, en Palmira. Para colaborar, comunícate con Cristian Bassin al 261 575-7856.


Escrito en Comentarios al margen, DestacadosComentarios (0)

Vistalba y Potrerillos como enclaves turísticos durante los años ’30 y ’40 -->

Vistalba y Potrerillos como enclaves turísticos durante los años ’30 y ’40

Turismo en zona de montaña. Un camping, una hostería y un hotel fueron parte de las primeras construcciones estatales para fomentar el turismo en la zona de montaña lujanina.

Por Arq. Cecilia Raffa (INCIHUSA- CONICET)

Mendoza fue siempre un lugar de paso para quienes circulaban entre el Atlántico y el Pacífico. A partir de las últimas décadas del siglo XIX, las fuentes termales se constituyeron en un destino para el descanso y la sanación a raíz de sus propiedades curativas. El siglo XX propició el comienzo de un turismo de sectores sociales acomodados que comenzaron a viajar por el país y por supuesto por Mendoza. Aparecieron entonces, los centros termales inmersos en paisajes naturales rodeados de cerros nevados, con hoteles organizados en torno a las salas de baño y las funciones medicinales.

Con un turismo de montaña desarrollado por inversiones mayoritariamente privadas, durante el gobierno conservador (1932-1943), esa actividad tuvo la importancia de una industria fecunda para la provincia. A partir de la creación de la Dirección de Turismo en 1936, se ejecutaron una serie de construcciones para potenciar la actividad vinculándola a las bellezas naturales de Mendoza. Luján de Cuyo, fue uno de los receptores de esa política pública.

En 1937, sobre terrenos fiscales de la localidad de Potrerillos, el gobierno provincial habilitó un camping con capacidad para 150 personas, servicio sanitario, pileta, pista de baile, restaurante y cantina. Al turista se lo recibía con una carpa armada, que contaba con catre, colchoneta, mesa, banco, farol y tacho para agua. Se organizaban tours directos desde la Capital Federal con alojamiento por 15 días y pasajes de ida y vuelta incluidos. Lo que se pretendía era que la vida al aire libre y sus beneficios para la salud física y espiritual, se incorporaran rápidamente al gusto de la población de grandes centros urbanos del país que pudieran llegar a Mendoza.

Un año después, la sanción de la ley n° 1298/38 habilitó al Estado a la construcción de un alojamiento para el uso turístico. El diseño de ese equipamiento quedó en manos de la Dirección de Arquitectura de la provincia. Así fue como en las inmediaciones del dique Cipolletti se construyó una hostería inaugurada en 1940. El proyecto incluyó en planta baja un living-room, comedor, cocina, sanitarios, office y dependencias de servicio, amplias galerías, terraza y pérgolas. En la planta alta se distribuyeron cuatro dormitorios, tres baños, terrazas y balcones para poder admirar el entorno. En las inmediaciones del edificio se generó un lago artificial con una isla en el medio.

El Hotel de Potrerillos, por su parte, terminó de construirse en 1941. Contaba con cuarenta y tres habitaciones y veinte baños; y una serie de galerías, balcones y terrazas que hacían más fluida la conexión con el paisaje. Tenía provisión de agua caliente y calefacción central. Los jardines, proyectados por el ingeniero Benito J. Carrasco seguían el diseño de un parque español con fuente, pérgolas y bancos.

En los dos casos, el lenguaje arquitectónico adoptado fue el pintoresquista en su variante californiana, un estilo que tuvo una gran aceptación en los proyectos de arquitectura para el ocio en nuestro país y que suponía en términos simbólicos un arraigo a lo regional. El aspecto rústico se adaptaba a Mendoza, según los proyectistas, por las características del clima, la topografía del suelo y la luminosidad de la región. Ambos ejemplos son muestra de la mejor arquitectura que desde el Estado se ha construido para el servicio turístico en la provincia.

Hosteria del Río Mendoza

Escrito en ArquitecturaComentarios (0)

La etiqueta como guía de diferencias para conocer un vino -->

La etiqueta como guía de diferencias para conocer un vino

La etiqueta es la carta de presentación de un vino. Un compendio informativo que ayuda al consumidor a descubrir lo que encierra cada botella. Es el medio de comunicación entre el productor y el consumidor.

Por Silvia Avagnina
Enóloga. Profesional Asociada al INTA. Investigadora en Vitivinicultura y Especialista en Análisis Sensorial del Vino.

Aquello que atrae la atención en primer lugar al mirar una botella de vino, es la etiqueta, cuyo diseño debe ser el reflejo del producto que contiene: un vino de crianza, de barrica, varietal, joven, frutal, etc.

Qué debe especificarse en la etiqueta:

La región de producción. Se debe mencionar la región de origen de la uva, de manera que el consumidor apreciará en una primera instancia su procedencia.

El lugar de origen o denominación. Son zonas más pequeñas que presentan particularidades dentro de cada región, conformando una serie de ambientes netamente diferenciados.

La variedad. Se indica la variedad de uva que ha dado origen al vino porque ella constituye una nota distintiva. Cada región y dentro de ella cada viñedo ubicado en ese lugar, modifica a su vez el carácter de la variedad añadiendo la tipicidad de la zona y creando más diferencias.

Año de cosecha. Añada. Deberá indicarse la vendimia en el marbete. Se sabe que cada año es distinto para los vinos, en la Argentina y en cualquier lugar del mundo.

La “añada” se refiere exclusivamente a aquellos años en que se dieron todas las condiciones para obtener un vino con una identidad enológica superior en calidad que lo habitual. Un equilibrio entre suelo, clima y planta que deja su marca.

Vino varietal. No siempre aparece esta leyenda porque es aquel vino elaborado con una sola variedad y al estar ésta indicada con el nombre, no hace falta otra aclaración.

Blend. Es el resultado de mezclas de diferentes uvas donde el enólogo define un estilo de vino. Esas uvas pueden provenir de una sola región o de varias, como así también de un año determinado de cosecha o de varios.

Roble, barrica, o crianza en barrica

La crianza del vino en la barrica de roble le produce modificaciones en el color, aroma, gusto y sensaciones táctiles, que se traducen en una mayor complejidad. En nuestras regiones, el tiempo de crianza de un vino es en general, de 12 a 18 meses, aunque algunas bodegas han trabajado con mayores plazos.

Reserva y Gran Reserva. Hace referencia a vinos elaborados con uvas de calidad superior y con una crianza de 12 y 18 meses respectivamente.

Estate. Este concepto indica que las uvas empleadas fueron cultivadas por la bodega y no provienen de terceros. Se usa cada vez más en el mundo del vino y no sólo se emplea para el o los viñedos propios sino también para afirmar el trabajo sobre calidad.

Single Vineyard. Esta indicación en las etiquetas hace referencia a que el vino es elaborado con uvas provenientes de un único viñedo, que la bodega repite todos los años. Un single vineyard o viñedo único tiene nombre, una calidad reflejada en su historia y características diferenciadas.

Grado alcohólico.

Se puede detallar en la etiqueta o contraetiqueta y se expresa en grados. Es el contenido de alcohol absoluto en 100 cc o lo que es lo mismo, el porcentaje de alcohol que contiene el vino. Un vino de 13 grados significa que tiene 13 cc de cada 100 cc = 13% es alcohol absoluto. Se expresa generalmente con el contenido de alcohol seguido del símbolo “% Vol”.

Otros aspectos:

Las contraetiquetas llevan asimismo mensajes. Se suele indicar la temperatura en que debe beberse el vino, notas de cata o maridajes. Algo importante y obligatorio es el número de análisis del Instituto Nacional de Vitivinicultura que garantiza la genuinidad del producto.

Escrito en Cocinarte, DestacadosComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con la expropiación de un terreno en calle Mitre para continuarla entre Viamonte y Panocchia?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Soleado
Soleado
16°C
sensación térmica: 15°C
humedad: 16%
 
  • + leidos
  • Nuevos
  • Comentarios
Correveidile en Facebook

 

julio 2020
L M X J V S D
« jun   ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Chacrificados

Edición Papel