Categoría | Cultura, Destacados

Las acequias: Patrimonio de todos

Fueron, son y serán un ícono de la provincia de Mendoza, un legado y un rasgo que nos identifica en todo el mundo.

Por Carlos Campana

Hace 450 años, los conquistadores españoles se sorprendieron al ver un sofisticado sistema de riego que tenían los nativos del Valle de Huentota. Aquellas acequias construidas por los Huarpes eran utilizadas para proveerse de agua potable y de riego.

Con el asentamiento de los españoles, los colonos utilizaron estas acequias que habían construido los Huarpes, para continuar con la provisión de agua potable y de riego. A esta estructura ya preexistente se sumó la incipiente industria molinera que, aprovechando la fuerza hidráulica, se extendió por toda la ciudad. Estos molinos de trigo y otros cereales servían para la alimentación de gran parte de la población.

Las acequias urbanas mendocinas solían funcionar en paralelo, de manera que la más alta colectaba las aguas que bajaban del pedemonte y las más chicas las distribuían en las zonas agrícolas. Así, estas bajadas intempestivas no destruían a la acequia proveedora de agua para consumo de la población, que estaba normalmente más baja que la colectora.

Acequias famosas

Hacia el siglo XVIII, dos acequias eran las que servían con agua potable y de riego agrícola: la acequia de Tabalqué y la acequia de la Ciudad, con sus respectivas tomas de agua en la acequia Grande de la Ciudad.

La primera regaba y proveía de agua a la porción oeste del casco urbano, hasta la calle de la Cañada (hoy Ituzaingó), la principal de la Ciudad, al borde de la Plaza Mayor, y que funcionaba como un colector que recogía las aguas de lluvia y las derivaba hacia el norte, hacia los arrabales de la Chimba.

La segunda corría paralela al actual curso del Canal Zanjón, hasta llegar a la entonces calle Larga, que era el principal acceso y salida de la ciudad colonial. Este canal era también activador de molinos hidráulicos en su curso.

Hacia el Oeste de la Ciudad existían también zonas de Chacras a las que servía la acequia de Allayme, con nacimiento en el Dique- Toma de la Carrodilla.

El siglo de la vid

A principios del siglo XX, nuestra provincia sufrió un verdadero cambio en la economía, ya con la vitivinicultura como su gran basamento.

Mendoza no pudo competir con la calidad y el precio del trigo de la Pampa Húmeda, lo que conllevó a la desaparición de los establecimientos molineros mendocinos. Los que pudieron perdurar se reciclaron con turbinas hidráulicas accionadas por los canales disponibles.

El sistema de acequias sirvió entonces para regar a los nuevos árboles plantados en las calles y para el riego agrícola de los alrededores con chacras y viñedos. La función de la acequia, no obstante, siguió siendo tan fundamental como en aquellos años en que los Huarpes capeaban contra el desierto y la sequía.

Deje su comentario

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con el ensanchamiento de las principales calles de Chacras de Coria?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
2°C
sensación térmica: 5°C
humedad: 93%
 
Correveidile en Facebook

 

abril 2019
L M X J V S D
« mar   may »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Chacrificados

Edición Papel