Archivo | junio 14th, 2018

Receta del día: Estofado de ternera y papas -->

Receta del día: Estofado de ternera y papas

Los estofados son una excelente manera de cocinar la carne, cualquiera que sea y en especial si es roja. La razón es que se logra un sabor maravilloso y también una textura muy suave, que casi se derrite en la boca al comerla. Otra ventaja es que se puede usar un corte de carne que sea más económico, de manera que sale bueno para cualquier bolsillo.

Ingredientes:

  • 2 y 1/2 kilos de carne en cubos de 1 centímetro de espesor
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1/2 kilo de zanahoria
  • 1 kilo de papas
  • 3 apios
  • 2 cebollas
  • 1 cabeza de ajo
  • 3 cucharadas de pasta de tomate
  • 1 botella de vino rojo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 rama de tomillo
  • 3 tazas de caldo de carne
  • 3 tazas de agua

Preparación:

Sazonar la carne con suficiente sal y pimienta. En una olla grande, amplia y profunda, añadir la mitad del aceite y calentar bien. Luego poner los trozos de carne a sellar a fuego alto y cuando estén dorados, retirar. En la misma olla, con el resto del aceite, añadir el apio, las zanahorias, las papas, las cebollas y también los dientes del ajo (todos picados en cubos). Cocinar a fuego medio por unos 12 minutos. Mover los vegetales a un lado y agregar la pasta del tomate al otro lado, cocinar un par de minutos y luego mezclar todo.

Agregar el vino, las hojas de laurel y el tomillo, cocinar por unos 12 minutos, añadir agua, caldo y la carne. Agregar sal y pimienta a la preparación, hervir la mezcla, bajar el fuego y tapar. Cocina por dos horas.

Fuente: El Gran Chef

Escrito en CocinarteComentarios (0)

Prácticas sustentables: Cómo reciclar residuos orgánicos -->

Prácticas sustentables: Cómo reciclar residuos orgánicos

Por Mariano Cony, ingeniero agrónomo (IADIZA-CONICET – Fundación CRICYT)

La poco reconocida basura

En los últimos 20 años, el tratamiento de la basura urbana ha sido un tema muy importante de preocupación de las sociedades modernas. En nuestro país, y en particular en nuestra provincia, sigue siendo un tema candente, que todavía no alcanza un tratamiento que derive en una solución sustentable. Problemas de índole social, técnico y económico impiden que estas soluciones se logren. La falta de utilización de eficientes métodos de reciclaje, los costos económicos de la aplicación de estos métodos y la falta de reconocimiento por parte de las poblaciones en general del valor que tiene para una sociedad contar con urbanizaciones “limpias”, han impedido que el tratamiento “sustentable” de la basura generada avance en nuestra provincia.

Vaya como ejemplo: Usted vecina/o de Chacras de Coria, sabiendo que los recursos económicos que maneja un municipio son “finitos”, ¿a qué le daría prioridad: a que sus calles fueras asfaltadas o mantenidas cotidianamente en buenas condiciones o a elaborar y ejecutar un buen plan de reciclaje de toda la basura generada -por supuesto, hay que considerar la disminución de su generación- en su localidad?  Recuerde, los recursos económicos tienen límites y muchas veces, hay que priorizar.

La mal llamada “basura orgánica”

Cáscaras de frutas, restos de café, los fideos del mediodía, los tomates que se pudrieron, etc., constituyen parte de uno de los componentes más importantes de nuestro ecosistema: ¡la materia orgánica! Para muchos -y no se equivocan- la materia orgánica representa la vida. Todos los organismos “vivos” están constituidos por materia orgánica. Su cuerpo, vecina/o está constituido en una muy importante proporción por materia orgánica.

Desde el punto de vista químico la materia orgánica es rica en los elementos Carbono (C), Hidrógeno (H) y Oxígeno (O), acompañados en muchos casos por Nitrógeno (N), Azufre (S) y otros elementos, llamados inorgánicos, en menores concentraciones. Cuando Ud. escucha hablar a los nutricionistas de la correcta ingesta de proteínas, aminoácidos, hidratos de carbono, etc., están hablando de la materia orgánica.

Esta resulta un recurso vital para la fertilidad de los suelos agrícolas o de su jardín. En Mendoza, dadas sus características climáticas y del origen de sus suelos, es, naturalmente, ¡muy escasa!

Por lo tanto, si en los suelos de nuestra provincia es escasa y es un recurso fundamental para su fertilidad, ¿tiene lógica desperdiciar o enterrar -a veces, ni siquiera esto- la mal llamada “basura orgánica”? La respuesta está dada en la lógica económico-social imperante: recuperarla o reciclarla tiene costos que la sociedad mendocina, todavía, no está dispuesta a asumir.

Recuperación o reciclaje de los recursos orgánicos de la basura

Muchos autores han denominado a la mal llamada basura orgánica, “recursos orgánicos”.

La recuperación o reciclaje de  esos “recursos orgánicos” se denomina compostaje.

En Mendoza, se usan dos métodos o tecnologías de compostaje: el compostaje tradicional, bajo condiciones aeróbicas -el más utilizado- o anaeróbicas, y el vermicompostaje, más conocido como lombricultura.

Compostaje tradicional vs. “lombricultura”

El compostaje tradicional consiste en la acumulación de materia orgánica, comúnmente en pilas o montones, y el mantenimiento de condiciones adecuadas de temperatura que alcanzan los 65° C; humedad, 60% y la presencia de oxígeno de acuerdo a que se trate de descomposiciones aeróbicas o anaeróbicas, que permiten que actúen los microorganismos presentes o incorporados ex profeso, causantes de la descomposición.

El vermicompostaje o lombricultura consiste en la alimentación de lombrices con materia orgánica semidescompuesta, cuyo proceso de descomposición es terminado en el aparato digestivo de la lombriz. Una parte de esta es utilizada por las lombrices para su desarrollo y la otra depositada en forma de fecas en los lugares de crianza.

La diferencia fundamental entre el compostaje tradicional y el vermicompostaje radica en los microorganismos que actúan en la descomposición de la materia orgánica.

En el primero actúan microorganismos termófilos, porque en la fase inicial del proceso de descomposición se alcanzan altas temperaturas de 65° C. En el segundo, se trata de microorganismos mesófilos, ya que se mantienen valores inferiores a los 35°C, mediante la alimentación de las lombrices en capas inferiores a los 40 centímetros y el riego de las mismas, que impiden la elevación de la temperatura.

Mientras en el primer caso al producto obtenido se lo llama compost, en el segundo se lo conoce como humus de lombriz, lombricompuesto o vermicompost.

Una mejor utilización de la materia orgánica

Evidencia científica  publicada en los últimos años en diferentes partes del mundo demuestra las enormes bondades de la utilización de los compost y lombricompuestos.

Lo que destacan los trabajos científicos con más vehemencia es la mayor actividad microbiana de los lombricompuestos y su efecto benéfico para los vegetales.

Si se comparan los procesos de obtención de compost y humus de lombriz, a igualdad de residuo orgánico transformado, se puede destacar que el vermicompostaje presenta un menor consumo de mano de obra o maquinaria que el compostaje tradicional y una mayor velocidad de descomposición y estabilización de la materia orgánica que redunda en un menor tiempo de obtención del abono.

Los bajos tenores de materia orgánica que presentan los suelos de Mendoza, consecuencia de las condiciones ecológicas existentes, hacen prever que la aplicación de abonos orgánicos continuará siendo una labor común en la agricultura provincial y en nuestros espacios verdes.

La pregunta es: ¿cuándo nos terminaremos de concientizar sobre las ventajas, no sólo ambientales sino también económicas, del reciclaje de nuestros residuos – recursos orgánicos?

Escrito en Rincón de CienciasComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con que la calle 6 de setiembre se llame ahora Raúl de la Mota?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Soleado
Soleado
26°C
sensación térmica: 30°C
humedad: 47%
 
Correveidile en Facebook

 

junio 2018
L M X J V S D
« may   jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Chacrificados

Edición Papel