Archivo | diciembre 9th, 2015

¿Cómo influyen las hormonas y los neurotransmisores en nuestro estado de ánimo? -->

¿Cómo influyen las hormonas y los neurotransmisores en nuestro estado de ánimo?

Por Anabel Villegas, profesora de Biología*

¿Se ha puesto a pensar cuántos estados emocionales vivencia diariamente? Más allá de las situaciones por las cuáles transitamos en el día a día y que hacen que esto sea un vaivén de estados de ánimos, y cómo reaccionamos a ello. Sin que podamos percibirlo, dentro de nuestro organismo existe una serie de reacciones de biomoléculas que regulan y condicionan dichos cambios.

El estado de ánimo es una actitud o disposición emocional en un momento determinado. En la regulación del ánimo participan factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales, etc. En este escrito nos centraremos sólo en los factores biológicos, entre los que se destacan los neurotransmisores y las hormonas.

Hormonas y neurotransmisores

Las hormonas son sustancias químicas producidas por determinadas glándulas, que se desplazan por el cuerpo a través del torrente sanguíneo, con el fin de influir en la función y regulación de otras células y ejercer un efecto específico sobre ellas. De allí su nombre, que proviene del verbo griego hormao y que significa poner en movimiento, estimular.

Actúan en diferentes órganos vitales como el aparato digestivo, reproductor o el respiratorio, así como controlando procesos biológicos como el ritmo cardíaco, el crecimiento muscular, el sueño, el ciclo menstrual o el hambre. Por ejemplo “la insulina es una hormona que regula la glucemia -concentración de azúcar en la sangre-”.

Según las propias necesidades del organismo, son fabricadas y liberadas a un ritmo que precisamente viene dispuesto por éste, a la par que su vida media tiende a ser muy variable de minutos a horas.

Se llaman neurotransmisores a las biomoléculas que conducen los mensajes a distintas zonas del sistema nervioso -cerebro, médula espinal y nervios-. Transmiten información de una neurona -un tipo de célula del sistema nervioso- a otra neurona consecutiva, unidas mediante una sinapsis.  Puesto que una neurona puede enviar o no un estímulo, su comportamiento siempre se basa en el equilibrio de influencias que la excitan o la inhiben en un momento dado.

Estos neurotransmisores están encargados de hacer funcionar muchos órganos del cuerpo sin nuestro control consciente, es decir, a través del sistema nervioso autónomo. Por lo tanto el control de la tensión arterial, frecuencia cardíaca, sudoración, movimiento de los intestinos, piloerección, llegada de sangre a los diferentes órganos, respiración, sueño, vigilia, emociones e inmunidad, entre otras funciones orgánicas, están controladas por estos neurotransmisores.

Ambas son sustancias químicas que se encargan de transmitir la información entre las distintas partes del cuerpo. La diferencia está en que los neurotransmisores al ser liberados sólo comunican a una neurona inmediata, mediante la sinapsis. En cambio las hormonas se comunican con otra célula sin importar lo lejos que esté, viajando a través del torrente sanguíneo.

Dicho todo esto, claro está que las hormonas y los neurotransmisores son las responsables de regular ordenadamente todas nuestras funciones. Intentan no equivocarse buscando el orden perfecto. Así como ofrecen beneficios y bienestar en cada uno de nosotros, también el desequilibrio de estos en nuestros organismos, generan efectos negativos o malestares sobre las funciones mentales, el comportamiento y el humor.

En conjunto, estas sustancias se comportan como un termostato: cuando el estado de ánimo decae por algún motivo, se producen diversas sustancias para impedir que se alcancen niveles demasiado bajos que podrían poner en peligro la supervivencia del sujeto. Cuando el ánimo se eleva se producen otras que evitan un exceso de euforia, que también podría acarrear problemas, como ignorar el riesgo y sobrevalorar las propias fuerzas. Por este motivo, la sensación de alegría tras un acontecimiento positivo suele durar poco, aunque a continuación no ocurra nada negativo. Cuando este «animostato» pierde precisión, cualquier situación estresante puede terminar provocando una alteración importante del estado de ánimo.

Por ejemplo, las depresiones que aparecen después de un parto,  son fruto de la combinación del descenso súbito de la concentración de ciertas hormonas en la sangre (estrógenos), que actúan indirectamente sobre la dopamina, un neurotransmisor que forma parte de este «animostato», junto con las dificultades psicológicas de adaptación a una situación nueva.

Estos son algunas hormonas y neurotransmisores que regulan nuestros estados de ánimo:

1. Serotonina. Sintetizada por ciertas neuronas a partir de un aminoácido, el triptófano. Juega un papel importante en la coagulación de la sangre, la aparición del sueño. Los niveles altos de serotonina producen calma, paciencia, control de uno mismo, sociabilidad, adaptabilidad y humor estable. Los niveles bajos, en cambio, hiperactividad, agresividad, impulsividad, fluctuaciones del humor, irritabilidad, ansiedad, insomnio, depresión, migraña, dependencia (drogas, alcohol) y bulimia.

2. Dopamina. Crea un “terreno favorable” a la búsqueda del placer y de las emociones, así como al estado de alerta. Potencia también el deseo sexual. Al contrario, cuando su síntesis o liberación se dificulta, puede aparecer desmotivación e, incluso, depresión. Por ello, los niveles altos de dopamina se relacionan con buen humor, enamoramiento, espíritu de iniciativa, motivación y deseo sexual. Los niveles bajos muestran depresión, hiperactividad, desmotivación, indecisión y descenso de la libido.

3. Noradrenalina. Se encarga de crear un terreno favorable a la atención, el aprendizaje, la sociabilidad, la sensibilidad frente a las señales emocionales y el deseo sexual. Al contrario, cuando la síntesis o la liberación de noradrenalina se ve perturbada, aparece la desmotivación, la depresión, y la reclusión en uno mismo.

4. Adrenalina. Es un neurotransmisor que nos permite reaccionar en las situaciones de estrés. Las tasas elevadas de adrenalina en sangre conducen a la fatiga, a la falta de atención, al insomnio, a la ansiedad y, en algunos casos, a la depresión. Los niveles altos de adrenalina llevan a un claro estado de alerta. Un nivel bajo al decaimiento y la depresión.

5. Endorfina. Es la encargada de proporcionar bienestar general, felicidad y placer. Son hormonas que se segregan principalmente realizando ejercicio físico, actividades de ocio placenteras, riendo.

6. Estrógeno y progesterona. Ambas son producidas por los ovarios e intervienen en el ciclo menstrual, el aspecto femenino, la fertilidad y la reproducción. Favorecen el metabolismo de músculos, huesos, piel y, por supuesto, influyen en el comportamiento. Si no están balanceadas, todo el cuerpo puede verse afectado: aparición de acné, cambios de peso, estrés crónico, irritabilidad, migrañas, depresión, cambios de humor, síndrome premenstrual severo.

Nuestro estado de ánimo, pensamientos y conductas frente a la vida necesitan de este delicado equilibrio que nos proporcionan las hormonas y los neurotransmisores y que son la clave de una buena vida, sobre todo, de una longevidad saludable. Nuestras emociones, las positivas como las negativas, liberan hormonas que pueden perjudicar o beneficiar el sistema inmunitario. Por eso, para llegar lúcidos a la vejez, es fundamental cultivar los buenos sentimientos y tratar de alejarnos de la ira, el miedo o los enojos.

*Tesinista de Licenciatura. Instituto de Investigaciones Biomédicas (INBIOMED) – IMBECU – CONICET. Facultad de Ciencias de la Salud – Universidad de Mendoza. E-mail: vanina_villegas@yahoo.com.ar

Escrito en SaludComentarios (1)

Las mamis de Peumayén son campeonas argentinas -->

Las mamis de Peumayén son campeonas argentinas

Por José Félix Suárez  -  Especial para Correveidile

Las Mamis Hóckey del Peumayén Rugby Club de Luján de Cuyo obtuvieron en Tucumán el primer puesto en la Copa de Oro de la categoría Intermedia del 27° Campeonato Nacional de Mamis Hóckey, del que participaron 61 equipos en representación de todo el país. Entre ellos, elencos de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Misiones, Neuquén, San Juan, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y Mendoza. Lo significativo es que la final la disputaron con Luján Hóckey, también de nuestro departamento, al que superaron merecidamente 2 a 1, con goles de Claudia Dallape y Alejandra Goncalves.

Se recuerda que las Mamis Hóckey del club Peumayén ostentan seis títulos consecutivos a nivel local y van ahora por su séptima estrella provincial. Peumayén significa “lugar de ensueño” en lengua huarpe, y es la primera vez que un equipo del medio obtiene un éxito de esa naturaleza tan resonante y gratificante.

Has recorrido un largo camino, muchacha

Las pioneras de esta actividad en Luján de Cuyo fueron las alumnas del Instituto José Manuel Estrada a fines de los ’60 y comienzos de los ’70, en la época que jugaban con palos de escoba y las bochas, que se confeccionaban en cuero o tela, se rellenaban y se cosían a mano, porque los palos reglamentarios eran importados de Pakistán a un alto precio.

Cuando se calzaban además los botines marca Sacachispas, y se improvisaba la indumentaria de las arqueras sobre un verde tapiz, junto a un irregular, seco y pedregoso río Mendoza. Más tarde, por una disposición de la rectora del establecimiento educativo, las chicas saldrían a la cancha vestidas con una túnica corta,  camisa y corbata, bajo la dirección del querido profesor Chicho Velazco. El actual grupo de madres, que comenzó su actividad hace 14 años cuando llevaban a sus hijas a los entrenamientos de hóckey sobre césped del Peumayén Rugby Club, y que desde hace 12 se inició oficialmente en la faz competitiva, está compuesto por mujeres que van de los 30 a los 60 años de edad.

Estas damas realizan un gran esfuerzo para practicar tres veces por semana en horas de la siesta, poder jugar cada 15 días y viajar cuando es necesario, lo que es posible con el apoyo de sus familias. Entre ellas hay amas de casa, docentes, profesionales, empleadas públicas y todas están muy comprometidas con lo que hacen, pasión que heredaron de sus propias hijas. Siempre con  alegría, una sonrisa y una felicidad más que especial, muy orgullosas  y reconfortadas en  estos días por la corona que trajeron del Jardín de la República.

Las “rayitas doradas”, como se las conoce en el ambiente deportivo, son dirigidas por Rodrigo Buttini, cuerpo técnico que se completa con la profesora Paola Peleitay, que también es jugadora,  en la preparación física y el área de kinesiología a cargo de Omar Cabrera.

El plantel

La siguiente es la nómina de las mamis campeonas: Susana De Innocencio, Elizabeth  D’ Ambrosio, Liliana Pacheco, Mónica Farina, Cecilia Busajm Abdala, Evelina Camargo, Alejandra Mesa Titarelli, Verónica Oviedo, María Elena Funes, Claudia Dallape, Andrea Ponce, Alejandra Goncalves, Lis Yunes, Paola Peleitay, Analía Leyes, Betty Riu, Susi Riu, Flavia Jara, Natalia Méndez,  Fabiana Romero y Alejandra Jara.

Distinción

A su regreso de Tucumán, las mamis fueron recibidas y distinguidas  por el Concejo Deliberante de la común, a que hizo lugar a un proyecto de reconocimiento de la edil Gisela Amorós. En nombre de las campeonas agradeció el gesto Paola Peleitay, quien entre otros conceptos destacó: “Para nosotras ha sido una experiencia muy valiosa, además de una satisfacción increíble que nos llena de orgullo y felicidad. Fue muy emocionante todo lo que vivimos y el título que conseguimos ante otro representativo de nuestro departamento. Queremos agradecer a nuestras familias que nos permiten hacer lo que tanto nos gusta y a todos los que nos apoyan a diario con su estímulo y buenos consejos. Tenemos otros sueños y también sabemos que estamos en la senda correcta y vamos a esforzarnos como el primer día que nos reunimos para alcanzar esos nuevos logros”.

Otra de las campeonas, Mónica Farina, destacó: “Tenemos nuestro propio estilo de juego, que es el que más nos gusta, con muchos pases, relevos y con una permanente rotación. Ponemos mucho entusiasmo y temperamento y se puede decir que somos muy aguerridas, además respetamos por igual a todas nuestras adversarias. Salimos campeonas con algunas compañeras muy lesionadas y algunas mamis se tuvieron que infiltrar para poder jugar. La recompensa fue el título que logramos, que nos hace sentir muy orgullosas”.

Escrito en Deportes, DestacadosComentarios (0)

Campanario electrónico para la parroquia Goretti -->

Campanario electrónico para la parroquia Goretti

Las mismas poseen un software digital y fueron donadas por un feligrés.

La misa del pasado 8 de diciembre fue distinta para muchos vecinos de Drummond. Es que por primera vez, los fieles de ese distrito lujanino se encontraron con cuatro campanas electrónicas en el campanario de la nueva parroquia Santa María de Goretti -en construcción-. La adquisición es una donación de alguien que prefirió no dar a conocer su nombre. “Son cuatro campanas de bronce, cada una con una impresión especial y que funcionan con un software digital, por lo que se puede programar para que suene en distintos horarios”, destacó a Los Andes el diácono Alberto Benteo, también en la voz del padre Juan Carlos Vignoli, párroco de la iglesia.

Ir a la nota: La parroquia Goretti inaugura su campanario electrónico

Foto: Diario Los Andes

Escrito en MunicipalesComentarios (0)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con la expropiación de un terreno en calle Mitre para continuarla entre Viamonte y Panocchia?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
18°C
sensación térmica: 18°C
humedad: 31%
 
Correveidile en Facebook

 

diciembre 2015
L M X J V S D
« nov   ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Chacrificados

Edición Papel