Archivo | julio 14th, 2015

Teatro para niñxs: Los piratas de M.A.R -->

Teatro para niñxs: Los piratas de M.A.R

Es la obra que presenta el Movimiento Artístico El Resorte en el Teatro La Compañía (Av. San Martín 2494, Ciudad) hasta el domingo 19 de julio a las 17 hs. El valor de las entradas es de $40.

El Capitán Barba Larga y su fiel ayudante Anchoa se encuentran presos en su barco debido a una maldición que cae sobre ellos. Juntos se embarcan en una aventura para recuperar su libertad y con la ayuda de la Sirena, se enfrentaran a peligrosos monstruos marinos y al temible corsario Pata Chueca. En infantil colorido, lleno de suspenso, humor, música y personajes divertidos se rescatan los valores del juego, el compañerismo, la humildad y la posibilidad de compartir una aventura única.

Informes: Francisco Martin (261) 15 – 6948690.

Escrito en Comentarios al margen, Info generalComentarios (0)

Instantáneas de vecinos -->

Instantáneas de vecinos

El vecino Néstor Campos nos envía para compartir estas hermosas imágenes tomadas en Chacras de Coria.

La foto del hielo fue sacada un sábado a las 9 de la mañana, con la mirada fresca dispuesta en la calle Pueyrredón. La segunda imagen fue tomada en su casa de Álzaga, una siesta de junio.

“Ambas fotos fueron tomadas con mi teléfono celular. Me dedicaba a la fotografía hasta que mi cámara fue robada”, agrega.

Escrito en VecinalesComentarios (0)

Chacras y sus raíces: La Casa Guldberg -->

Chacras y sus raíces: La Casa Guldberg

En el año 1888, Don Jacobo Enemark, un agrimensor danés que llegó a estos lares una década antes, junto con su esposa Tekla Nyholm terminó de construir esta casa chorizo, de corte colonial inglés, en cuyos alrededores se encontraban parte de las chacras cultivadas por el Capitán Coria.

Vista de la casa rodeada del parque. Al fondo viñas y en primer plano Hans Christian Guldberg.

Don Jacobo Enemark y su esposa llegaron por recomendación de su tío, un Capitán de barco también apellidado Enemark, cuyos viajes lo llevaban habitualmente al puerto de Valparaíso.

Tekla sufría de una afección pulmonar y el Capitán Enemark sugirió a su sobrino trasladarse a Mendoza. Una vez acá, Jacobo adquirió parte -aproximadamente veinte hectáreas- de la propiedad que originalmente perteneciera al Capitán Coria, quién con mano de obra indígena se dedicaba al cultivo de chacras.

Con el paso del tiempo y por diferentes razones, los Guldberg fueron perdiendo parte de la propiedad.  Ya fuera porque cedieron una parcela donde vivirían las maestras de Sarmiento o por la venta de otras parcelas por urgencias económicas debido a, por ejemplo, un ataque de langostas.

La familia se dedicó a la chacra, al cultivo de frutales y por supuesto de viña. Contaban, como la mayoría de los inmigrantes de la época, con su propia bodega en la que procesaban sus uvas.

Don Jacobo Enemark su hija María con su esposo Hans Christian Guldberg y sus siete hijos.

El parque que rodea a la casa pone de manifiesto el paso de los años. Robles y cedros gigantes dan un marco antiguo y apacible al lugar. Los naranjos, nogales,  castaños, cerezos dejan ver la herencia del pensamiento familiar de cultivar para el propio consumo. Los bisnietos de Jacobo recuerdan que su abuela María les contaba cómo colgaban, en un membrillero del jardín la heladera de moda, que consistía en una caja con tela mosquitera donde guardaban la carne que consumirían en el día.

Inés Kammer, esposa de Roberto Preben Guldberg, nieto de Jacobo, junto con su hijo Olaf y su sobrina Sonia destacan la perfecta construcción de esta casa de adobe con muros  de ochenta centímetros que ha resistido el paso de más ciento veinte años sin manifestar ninguna decadencia.

Al fallecer Jacobo, quien sobrevivió a Tekla y crió solo a las cuatro hijas del matrimonio, la propiedad quedó en manos de María, la menor.

María, se casó con Hans Christian Guldberg, un maltero -productor de malta- también danés atraído por la colectividad que se había formado en esta zona. El matrimonio  tuvo siete hijos entre los que se dividió la propiedad. Actualmente viven en la casa uno de aquellos hijos, Sven e Inés la viuda de otro de ellos, Roberto Preben Guldberg.

Los bisnietos de Jacobo y Tekla proponen que el callejón comunero que comunica todas las parcelas en que se dividió la propiedad sea llamado Callejón Guldberg-Enemark.

El living del lugar, rodeado de una gran biblioteca, objetos decorativos y obras de arte.

Vista de la casa rodeada del parque. Al fondo viñas y en primer plano Hans Christian Guldberg.

La familia Guldberg.

Escrito en Arquitectura, DestacadosComentarios (3)

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con la expropiación de un terreno en calle Mitre para continuarla entre Viamonte y Panocchia?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
5°C
sensación térmica: 6°C
humedad: 65%
 
Correveidile en Facebook

 

julio 2015
L M X J V S D
« jun   ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Chacrificados

Edición Papel