Categoría | Destacados, Vecinales

Víctor Hugo: un peluquero con mucha onda

Por Andrea Calderón

Cuando Víctor Hugo Sirera instaló su peluquería en Chacras, a fines de los ´80, lo hizo en la antigua casona -ahora demolida- pegada a la ex Farmacia Mitre, en el pasaje de piedras con salida a la calle Viamonte. “Ese fue un lugar muy querido para quienes trabajamos allí, que lo hicimos a pulmón, inclusive le pusimos vigas a la propiedad porque se estaba por caer”, recuerda. Desde entonces, el hombre manos de tijera -hijo de un español y una italiana- invitó a artistas a intervenir sus paredes. En las habitaciones contiguas al living donde montó su espacio funcionaba una sala de masajes, una agencia de viajes y un consultorio odontológico. Una década más tarde la propiedad fue demolida por sus dueños y Víctor Hugo se mudó a un local de forma transitoria hasta que abrió las puertas de la peluquería que lleva su nombre en el Complejo Los Pinos: “Aunque de pinos no queda nada. Ahora tenemos tres palmeras”, bromea.

La solidaridad y la alegría son aspectos que rescatan quienes lo conocen; a la vista queda su sensibilidad por el arte y su espíritu joven. “Debo ser uno de los pocos peluqueros viejos mendocinos que se mantiene muy actualizado con su trabajo. En cuanto a este lugar, acá hay happy hours todos los días y la música va de acuerdo al mood, al estado en el que estamos. Hoy elegimos algo tranquilo, pero puede que a la noche escuchemos electrónica porque mi yerno es el rey de la electrónica. También hay momentos para la bachata porque una de las chicas que trabaja es subcampeona argentina y la otra chica es cantante de cumbia entonces depende de cada momento. El objetivo es pasarla bien”.

Lleva 36 años de casado “con la más linda de todas” -dice-, la mujer con la que tuvo a sus dos hijos y con la cual vivió nueve años en Australia y pasó decenas de temporadas en Estados Unidos. “Cumplí el sueño del pibe, que era vivir en verano, hasta que llegó un momento en que me cansé de transpirar y empecé a ir a Nueva York. Hasta hace tres años iba y venía pero ahora no me quieren dar la visa para que no me jubile allá”. En paralelo su peluquería en Mendoza continuó siempre abierta.

-¿Por qué decidiste ser peluquero?

-Mi papá era peluquero. Su primera peluquería funcionó al lado de los Baños Públicos, en San Juan y Vicente Zapata. Era una barbería. Eso que ves allá es el esterilizador donde calentaban las toallas y allá en el rincón hay un sillón de él, el otro que tenía se lo regalé a un artista plástico. Yo estudiaba ingeniería en petróleo en la facultad y de a poquito me fui metiendo en esto. En la época de los militares nos fuimos con mi señora a Australia y allá hice unos cursos donde aprendí mucho. Después, en el año ´86, seguí formándome acá hasta que abrí mi peluquería.

-¿Qué te gustaba de trabajar en la peluquería de tu papá?

-Escuchar la historia de los viejos. Hay una anécdota muy divertida de mi papá y es que durante 50 años le cortó el pelo y afeitó al doctor Cicchiti, un psiquiatra. Se iba los domingos en bicicleta hasta la casa de él y nunca le cobró en 50 años. Hasta el día de hoy sus familiares se acuerdan de mi papá. Ocasionalmente alguno viene a la peluquería.

-¿Qué es lo que más disfrutás de tu trabajo?

-Todo, estar en la peluquería, cortar y hacer colores. En este trabajo el buen resultado depende de la experiencia y del conocimiento del peluquero. Si vos entrás a la peluquería y yo no te conozco te voy a hacer esperar o me voy a mantener ocupado para no atenderte inmediatamente, para robarte pequeños detalles que harán que el trabajo sea bueno: cómo vestís, tu pelo, tu onda, a qué te dedicás y después de analizar eso haremos lo que se pueda y si me das libertad de acción, que generalmente eso no pasa hasta que te conocen, lo hago. Si no sigo estrictamente lo que me dicen, aunque soy de aconsejar mucho: si me pedís algo que sé que no te va a quedar bien no te lo hago, te derivo a alguien si querés, pero yo no lo voy a hacer porque esos cinco minutos te pueden costar el prestigio de muchos años. Nosotros acá hacemos todos los colores: verde, fucsia, azul, lo que sea, pero también mantengo clásica a una clienta si lo quiere así.

-¿Conservás clientes desde tus inicios?

-Sí y muchos son amigos. A veces demoro dos horas en llegar a mi casa a pesar de que vivo acá cerca porque me encuentro con uno, con otro, un café, una cerveza y no llego más. Como buenos mendocinos que somos nos unimos en una copa.

-¿Qué es lo que más disfrutás de Chacras de Coria?

-Mi casa, mi jardín, mi espacio verde hecho por mí; cada planta que hay la traje yo y muchas de la casa de mi madre. Mi casa es muy bonita, muy tropical. La tengo llena de souvenirs y de recuerdos de los lugares por donde he viajado.

-¿Cómo era este lugar cuando llegaste?

-Era realmente vida de pueblo. Muy tranquilo, todo el mundo se conocía, para las fiestas los vecinos te ofrecían un trago y eso ahora ya no sucede. De todas maneras a mí me gusta así porque mi servicio depende de la cantidad de personas que haya en el pueblo. Así está bien, pero me gustaba también aquello. Yo soy muy extrovertido y egocéntrico si se quiere, entonces me copa estar con gente, está fenómeno. Para mí Chacras es un estilo de vida; mirá que yo he trabajado en lugares fantásticos y en grandes ciudades, pero la vida que tengo acá es maravillosa. No cambio este pueblo por otro.

-¿Cuál es el concepto de tu peluquería?

-La moda y la estética son fundamentales para mí. Yo trato de cortar el pelo de acuerdo a la actividad que esa persona desarrolla en la vida. No le voy a hacer el mismo corte a una mujer que trabaja en una oficina ocho horas que a otra que vende ropa en una boutique. Estoy convencido de que de eso sé mucho y en cuanto al color, a pesar de que hago todos los modernos para la gente joven, me gusta pasados los 30 algo más tranquilo, relajado y elegante. En cuanto al largo del pelo, hoy por hoy estoy tratando de cortar mucho recto en todos sus largos porque para mí es fundamental cuidarle el pelo a la gente. A veces he dejado de hacer trabajos que económicamente me hubieran redituado porque soy muy honesto con lo que hago. En un principio yo era peluquero de mujeres nada más, pero me fueron pidiendo que le cortara al hijo, al marido y así es como hoy vienen hombres y mujeres, desde chiquitos hasta grandes.

Víctor Hugo ayuda a Pablo para la foto de su DNI.

Ping pong

¿Un vecino entrañable? Son muchos. Me encanta hablar con don Cecidio, el tipo más “culturoso” de este pueblo.

¿Un momento de relax en Chacras? En Barijo con mojito o un café en Jebbs.

¿Un mural? Me gustaban los murales que hicieron distintos artistas plásticos en la calle Viamonte; lamentablemente la falta de cultura de foráneos o locales, no lo sé, destruyó a todos. Hoy por hoy un mural bonito es el de mi peluquería que hizo Dötz y también el que está en la Delegación Municipal sobre el carnaval.

¿Qué propondrías para mejorar Chacras? Me gustaría que el corazón del pueblo, desde el comienzo de la Plaza viniendo por Viamonte hasta la estación de servicio fuera peatonal y que los colectivos no tocaran el centro de Chacras. Algo que me parece perfecto es que la Casa Cerutti sea Espacio de la Memoria pero estaría bueno que en la caballeriza, donde hay un predio muy grande, se hiciera una pista para los skaters.

Víctor Hugo y Don Cecidio en el invierno de 2014.

1 Comentar este artculo

  1. gladis Dijo:

    Conocí a Victor en el año 2008 mas o menos, por razones personales me tuve que ir de Chacras, desde entonces deambulo por peluquerías y hasta hoy 06/01/2018 no he logrado encontrar el profesionalismo, carisma y certeza al dejarlo hacer con mi cabello.
    Logró lo inesperado, sali de su peluquería sintiéndome que ésa persona si era yo.

    Fué genial. Hoy vuelvo a Chacras y lo primero que haré será ir a su salón, no se acordará de mi por supuesto, sólo espero que VICTOR me atienda y vuelque su talento en mi cabello que lo necesita.

    SALUDOS Y PRONTO NOS VEREMOS!!!!!

Deje su comentario

Encuesta

  • ¿Está de acuerdo con poner en valor los antiguos surtidores?

    Loading ... Loading ...
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Mendoza
Despejado
Despejado
8°C
sensación térmica: 7°C
humedad: 49%
 
Correveidile en Facebook

 

junio 2015
L M X J V S D
« may   jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Chacrificados

Edición Papel